lunes, 10 de agosto de 2015

El amigo androide

 Pasaron muchas lecturas hasta que volví a dar con otro Dick. Pasaron libros de todo tipo: diarios, novelas, cuentos, poemas, pocos ensayos. Pasaron textos de diferentes texturas, colores, anchos y altos. Pasaron sobre la mesa, la cama, la tapia, el mostrador de la biblio, la mesita de atrás. Siempre se vuelve al escritor que deja una impronta. No importa  cómo regresa, de pronto está ahí. No es un acontecimiento, la vida sigue igual si se lee o no. El reloj amarillo enseña su hora, la pava calienta, la pelusa se junta, el polvo domina todo como el kippel, porque estoy en ese territorio donde lo quieto es recipiente de todo lo que flota en el aire.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Blade Runner de Ridley Scott la vi  el año del ñaupa. Eran los tiempos en los que se alquilaba la videocasetera . Sé que era invierno y que tenía una campera ceñida donde me cabía cómodamente las manos, el frío, el humo del cigarrillo, la llave del depto.
Blade Runner se proyectó en una pantalla gigante en una confitería de pacotilla donde ahora hay una librería, frente a una farmacia, en una calle con nombre de piedra. Yo no veo nada, en ese entonces me pasaba lo mismo. Veía una nave, una chica de flequillo y ojos café. Vimos la película sin antes  contaminarnos de marketing.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

 ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?  Imprimido en una Hp láser 1102, hojas A4, a una velocidad aceptable y temperatura que no dobla demasiado el papel Pampa, económico, comprado en la librería del centro comercial, muy cerca de mi trabajo.
¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas ? propuesto como libro de lectura de un fallido club de lectores perdido en la patagonia austral, tan lejos de Rusia, Indochina y Portugal. Tan lejos de Pekín, Kiev y el pueblo de Pessoa.
¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? y la inevitable comparación con la película vista el año del ñaupa.
¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? 
 Las reacciones del cuerpo siempre son espurias.
Artificial-natural ¿El humano es el único que puede amar ?

----------------------------------------------------------------------------------
 Es el año 199-. La tierra sufrió una guerra atómica. Las consecuencias son nefastas para la vida. Los animales se extinguieron. Los  humanos sobrevivientes se dividen en normales y cabezas de chorlito, debido a los estragos de la radiación. Aun así, nadie está exento a degradarse. Hay que protegerse.
Los humanos que habitan la tierra son los que no han podido emigrar a las colonias ( otros planetas ). Razones: muchas; las más usuales tienen que ver con el dinero y la inteligencia.
La ciudad está deshabitada. Edificios enteros fueron y  son arrasados por la entropía. Un cuadro decadente de una ciudad contaminada.

----------------------------------------------------------------------------------

El caza bonificaciones  Rick Deckard es llamado a cumplir una misión peligrosa. Debe retirar a unos androides escapados de una colonia en la que han provocado estragos. Los androides eran esclavos. Se rebelaron.
La interacción con los "andrillos", su caza, relaciones y situaciones son el contenido de esta novela corta.

---------------------------------------------------------------------------------
Algunos aparatos interesantes que asoman en la novela tienen forma de caja. Las imagino como Xbox pero con funciones que provocan reacciones inmediatas en el organismo. Una de esas cajas programa estados de ánimo actuando directamente sobre el cerebro mediante ondas.
La otra caja de interacción es mística. Actúa sobre la creencia y la fé. En la novela se llama caja de empatía y provoca siempre  la misma alucinación: el encuentro con Mercer. 
¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Y el deseo de amar lo perdido.
---------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs