jueves, 9 de julio de 2015

Las habitaciones de Morábito

Los relatos que abren ventanas, ofrecen resquicios y obligan al lector a inmiscuirse delatan mi falta de entrenamiento para abordarlos pero en el caso de los relatos que componen La vida ordenada de Fabio Morábito, Eterna Cadencia, queda demostrado que mucho tiene que ver la perfección del escritor .
Me pregunto : ¿será la letra grande ? y reduzco mi impresión.
Termino de leer el libro y no lo devuelvo a la biblioteca pública. Me lo quedo un tiempo mas para apreciar el diseño de tapa, los colores y las imágenes. La  reseña de contratapa me resulta acertada, digo entonces, funciona la simpatía con el libro al punto que todo me cae bien. Obnubilado con Morábito salgo a la calle pensando en la cantidad de situaciones que se pueden dar en los espacios cerrados y  eso es de  lo que tratan los relatos que componen La vida ordenada.
Hay en el libro ( no puedo evitar la enumeración ) una visita a parientes con la sorpresa inquietante de que la antigua casa de los tíos se redujo quedándose sin baño. Unas tratativas de  alquiler que deviene en festichola con la pregunta: ¿esto fue un sueño o simplemente me dejé llevar? acá no hay flor de Coleridge. Otra extraña visita a la casa de la madre de antiguos amigos y la ornamentación de un árbol de navidad, quizá el relato más conmovedor, con frases logradas y cargadas de sensibilidad que no sé de dónde salen. Un cumpleaños que troca en una velada  en espera mechado con retazos de la película Thelma y Louise. Un adolescente que sobrevalora la imaginación y por último, un hombre que sale de la cárcel con una misión: luchar contra ratas y cartas no leidas.
¿ Dónde radica lo genial en Morábito ? Supongo, y esta opinión puede variar luego de una segunda lectura o no ( la marea de las impresiones nos depara sorpresas o nos falla el juicio primerizo ) en la sencillez de las situaciones que narra, en esos marcos cotidianos verosímiles que gradualmente se tornan en otras escenografías. 
En los seis cuentos que componen La vida ordenada se aprecia un asomo leve de erotismo: una prenda femenima que deja entrever, un gesto mal interpretado que pone en funcionamiento la máquina de imaginar mundos posibles. Pero también están los celos o las observaciones que ponen en evidencia el alfiler que pincha y duele.
Variadas formas de la vida sentimental,  eso es lo que plasma como quien no quiere la cosa,  por las dudas.

La Vida Ordenada - Morábito, Fabio (etc)
IMAGEN TOMADA DE INTERNET



5 comentarios:

e. r. dijo...

hola, Mario! Este me lo quiero pescar alguna vez, pero no tanto como para comprarlo... Hace un par de días, en la sala de espera del kinesiólogo, leí impresionado un relato que transcurría en una playa: un tipo leía las historia de los bañistas a través de sus huellas en la arena. Me tocó turno y nunca supe cómo terminó, pues ya se sabe que después del kinesiólogo uno solo quiere irse a casa. Linda prosa, o al menos fue linda la espera en el consultorio; una mezcla de ambas cosas seguramente...
Saludos!

mario skan dijo...

Hola Ever: todo un descubrimiento Morábito. Hay mucho material de él en la web, artículos, cuentos, poemas ( creo, su principal actividad )Me gusta el clima que crea en los cuentos como de desinterés, muy al pasar, es una sensación que me quedó.
Ahora sé que si veo otro de sus libros en la biblioteca la agarro de una, aunque sea de poesía ( te cuento : la poseía no es mi fuerte )
Estuve leyendo algunos artículos de Morábito en revistas, parece ser está en la cresta de la ola como alguna vez lo estuve el reflote de Caicedo: veía reseñas de Caicedo por todas partes. Lo leistes a Caicedo?
Saludos colega

e. r. dijo...

De Caicedo leí Viva la música. Está muy bien esa novela, al menos eso recuerdo, o más bien eso creo recordar, o quiero recordar...
http://barcoborracho1871.blogspot.com.ar/2010/11/que-viva-la-musica-de-andres-caicedo.html

Richard dijo...

¡Hola Mario! Anotado. Gracias a vos (y, bueno, a mi biblioteca también), espero poder leer "La vida ordenada" de Morábito después de mis vacaciones en agosto. Estoy pensando en leer esa novela de Caicedo en agosto también. Muchos bloggers británicos que yo conozco se enamoraron de la traducción en inglés el año pasado. ¡Saludos!

mario skan dijo...

A mi se me terminan las vacaciones de invierno, extendidas una semana más por cuestiones edilicias y de cálculo. Aproveché para leer un poco de todo, salpicado total, algo de Pron, de Mairal y sus Pornosonetos ( seudónimo: Ramón Paz ), la novela de Philip Dicks ¿ sueñan los androides con ......?. Saludos Richard

Leí su reseña e.r y recuerdo haberla leído pero no dejé comentario por vago, seguro. Caicedo, que tanto me suena a jugador de fóbal,y su libro Viva la música ( como un tema de ABBA? ) está pa´darle para adelante como reza la publicidad del banco aunque con consecuencias positivas.
Siempre lo dije e.r: sus reseñas son mejores que los libros. Es más, despertó mis ansias para encarar a Rimbaud, un mal leído por mua.

salduos Colega

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs