sábado, 14 de marzo de 2015

Los escritores de Irving

Foto tomada de Internet


Son pocas las novelas que leí de John Irving pero de ésta puedo decir que tira al blanco sobre una pila de libros de su propia autoría. Mis dudas se disiparon y las ideas se ordenaron como en un fichero de biblioteca. En esta novela aparecen personajes escritores, cuatro para ser exactos y para completar el círculo, un editor, una periodista y varios lectores. Hay viajes a ferias de libros, críticas, lecturas públicas y resúmenes de novelas que están dentro de la novela, en un juego casi cervantino.
Confieso que me atrapan las novelas con personajes escritores. Podemos enumerar la tipología:
1-escritor y dibujante de historias para chicos, sumamente mujeriego.
2-muchacho que, tras experiencia adolescente con mujer madura,  queda atrapado en un rulo temporal  y escribe sobre eso, una y otra vez, recurrente y luego con algunas fintas.
3-mujer mayor que abandona su pasado por trauma luego se dedica a escribir desde la lejanía en todos los aspectos que la palabra lejanía pueda acaparar.
4-muchacha que escribe novelas autoreferenciales como todos los  anteriomente nombrados.

No utilizo la memoria, los recuerdos me vienen solos de un lugar llamado lecturas anteriores, es como un déjà vu y si de Irving se trata aparecen hoteles, los países bajos, las putas. Esta vez no hay osos ni seres concebidos de manera estrafalaria. El narrador de Una mujer difícil dice que las novelas de Ruth Cole, la chica estrella de la historia, carece de verosimilitud. Lo que en realidad está diciendo es que las novelas de John Irving tienen esa característica además de estas otras: amplios espacios de divagación, la certeza de sus ambientes y palpación en cuestiones que hacen al tiempo ( será posible que la lluvia, el frío y la nieve sean tan reales ). No olvido el exceso de teatralidad en algunos episodios, teatralidad adrede, pisada al mango para que el lector diga : no podés venir con esto otra vez don Irving, ya lo hiciste en El mundo según Garp y El Hotel New Hampshire ( que son las únicas novelas que leí de él ...) y don Irving dice: voy a hacerlo todas las veces que tenga que hacerlo. y ?

También está esa costumbre de lector de indagar los paralelos,  repeticiones, antiguas sensaciones de lecturas que son las perecederas y puedo decir que Una mujer difícil no me dejó la impronta de una novela anterior. 
Dice Biber que todo la anteriormente escrito no dice nada. Toda la razón.



7 comentarios:

Richard dijo...

Irving no me interesa tanto, pero sí eso de los "personajes escritores" y en particular lo de leer algo que es "un juego casi cervantino". Gracias por tu regreso a la blogósfera, Mario. ¡Saludos!

mario skan dijo...

Irving es como mirar una película, esa es la sensación. Escribe el tipo de novela en la que uno puede discutir que tal estaban dibujados los personajes. saludos Richard

Leox dijo...

para mi irving es el mundo segun garp , despues lo perdi o me lo he perdido .

saludos señor

Leox dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
mario skan dijo...

No sé si se lo ha perdido o no, pero garp es genial. Una mujer difícil llegó a la mesa de luz y se dejó leer.
saludos colega

María dijo...

Cuánto tiempo sin venir por aquí,...y al mismo tiempo parece que no me he ido.

Me quedo con ganas de leer a Irving y más si se parece a una película.

Gracias, saludos!!

mario skan dijo...

Hola María, siempre paso por tu blog.
Nos visitamos y leemos. saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs