lunes, 13 de octubre de 2014

Intercambio de libros

 Intercambio de libros con V,  pasaje de volúmenes de una casa a otra para situarlos en el lugar habitual de los libros nuevos, los que transponen el umbral de la casa y de a poco se ambientan a la luz de las dicroicas del living, al foco de luz amarilla de la lámpara de dibujo que me vendió M,  a toda la secuencia que convierte a la casa en un organismo. Pero para esa operación  tuve que encarar con el auto por la ciudad vacía del sábado a la siesta. El puente, la barda y otro puente  que pasa por encima de la autopista, rulito de cemento con guardrail, hasta llegar a la casa de V.
V tiene una notebook de película de ciencia ficción conectada a dos  parlantes Edifier por los que suena la música de Talking Heads en un video de youtube. Es grandioso como vibran los graves de la guitarra de Byrne y el bajo de la chica de trajecito, o al revés.  Que triste tema Heaven.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Me cuenta V que ligó unos libros para su cumpleaños. Los tenía todos apilados en la mesa redonda, sobre la pila un cenicero de metal repleto de puchos, es raro ver en estos tiempos a un tipo que fume demasiado. Recordé un cuento del libro Hombre salmonela en el planeta porno gentilmente prestado por Bss en la que se persigue animosamente al último fumador pero no lo matan, lo dejan de muestra. En la lista de libros había dos de Roberto Bolaño. No te conté: cuando estuve en Baires fui a ver la muestra Archivo Bolaño, dijo V. Curioso, agrego, mi hijo Tomás también vió una muestra  pero de Capusotto en Tecnópolis. No viene al caso desdeña V. La muestra Bolaño consistía en cuadernos, libretas, manuscritos ( ¿me habló de máquinas de escribir ? no recuerdo. )
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Viste el libro de Marcel Schowb Vidas imaginaria.  Así, en ese estilo, es Literatura nazi en América, dice V. Lo encuentro parecido también a Historia universal de infamia, inventando vidas de poetas argentinos, chilenos, colombianos. Vida de desarropados, poetas malditos que se arrastran por las calles de París, mujeres apasionadas, cretinos, aviadores, sátrapas, voluntarios de la guerra civil española pero del lado de Franco. 
¿Y la otra novela ? Esa que tiene el título dickiano : Los sinsabores del verdadero policía, la novela está dedicada, entre otros, a Philip Dick, pregunto. Ahh¡¡¡ esa otra es como un apéndice, tal vez exagero,  de la novela enorme 2666, publicada póstumamente por orden de su albaceas desoyendo el pedido de Bolaño  que pretendía que 2666 sea lanzada al mercado en 5 libros independientes, me informa V detrás de su cigarrillo. Cuando leas el prólogo darás con unas claves apetitosas. Si, digo y me llevo los dos libros de Bolaño, una novela de Martín Kohan Museo de la Revolución, bastante ploma, además del libro de Fabian Casas La supremacía de Tolstoi, donde se reúnen  los post que Casas publicó en su blog Los trabajos prácticos.
¿ qué me trajiste vos ? pregunta V mientras me pasa un mate. Saco de la bolsa de papel tres libros.
----------------------------------------------------------------------------------

2 comentarios:

Pollo dijo...

Que genial V! Me gusta la relación que planteas entre "La literatura nazi en América" e "Historia Universal de la Infamia" aunque más relación le veo con cuentos como "Pierre Menard..." y "El acercamiento a Almótasim", pues en ambos los personajes son escritores. Hace ya algunos años que leí 2666, tengo que leer "Los sinsabores.."

mario skan dijo...

Hice el camino inverso, primero lei el apéndice y luego la obra, aunque a 2666 lo tengo relegado pero sé que está ahí, en cualquier momento regreso para extasiarme. saludos Pollo

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs