domingo, 20 de octubre de 2013

El camino de Piglia

Los caminos del lector son múltiples y los  atajos y senderos que en su experiencia de lectura logra tomar concuerda, a veces, con lo que el escritor quiso direccionar o no, entonces la lectura indicada, la perfecta, la que coincide con el escritor, la verdadera, ¿es real ? pregunta Raúl con el libro en la mano.

El polisémico título El camino de Ida, la última novela de Piglia, pone en el centro de la escena al lector y al texto como revelador: alguien conoce una frase, alguien encuentra pistas  en un texto de Conrad. Otra vez, como en el episodio de la máquina de Macedonio o los fragmentos de los discursos de Perón, Piglia se mete con el lector, los modos de leer y el texto.

El camino de Ida es la historia de Renzi, profesor universitario en una universidad de EEUU, que dicta un seminario sobre Hudson ( recuerdo la novela de Martín Kohan, la del profesor que viaja a una universidad  de Bahía Blanca para trabajar los textos de Martinez Estrada. ¿Es inevitable para el escritor-profesor, no escribir sobre su experiencia ? ) 

Decía, Renzi en el campus ordenado de una universidad yanky tiene un romance con una bella profesora exitosa. Amorío inusual de costumbres ocultas que termina abruptamente tras la muerte de ella, la académica brillante. Inmediatamente comienza la investigación. Interviene el FBI, el caso se va agigantando, no es sólo el crimen de la profesora, es una serie de atentados contra profesores universitarios, un ataque organizado a la inteligencia que teoriza y  lleva al mundo a la destrucción segura en nombre de la modernidad y el progreso científico.

Mientras se lee El camino de Ida nos vamos a encontrar con Hudson, Conrad,  Tolstoi, Borges, Marx, Saer ( todavía estoy buscando el fragmento de un cuento perteneciente al libro Lugar donde dice que los hombres de 50 años comienzan a ser invisibles para las mujeres ) y me olvido de otros.

Policial negro, relato de experiencia de escritor, teoría literaria solapada tras el velo del asesinato ( no hay verdadera literatura si no se perpetra un robo o un asesinato ) ensayo ficcionado como una película de Godard.
 La última novela de Piglia es imperdible.




5 comentarios:

Valeria dijo...

No leí ninguno de Piglia pero este me lo vendiste, che. Me gustó. Lo anoto en mi libretita "Monoblock/Macanudo" de anotaciones literarias. Saludos

mario skan dijo...

La ciudad ausente es una masa ese también lo podés encarar sin tapujos. eu anoto en un cuaderno rivadavia (50 hojas lisas en la contra tapa )Te hice caso y leí uno de Umpi, la verdad que no me gustó mucho. saludos

Petinatta dijo...

Muy interesante el comentario, pero Piglia es muy K??? jajajaja

Richard dijo...

¡Hola Mario! Es tiempo que yo leyera otra novelita de Piglia sobre Renzi, y por eso te agradezco la recomendación. Tambien gracias por acordarme del libro de Kohan (iba a buscarlo en la biblioteca hace un rato, y olvidé hacerlo). ¡Saludos!

mario skan dijo...

Hola Petinatta:k o no k el libro de Piglia es una masa. saludos kumpa, ja


Hola Richard ¡¡ si, son dos novelas muy entretenidas y copadas. La de Piglia mucho más jugosa. saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs