domingo, 23 de junio de 2013

La playa y el dinero

Vigorizado, tal vez, por el reciente invierno que asoma tibio detrás de los cristales y luego corroborado en una caminata a la panadería donde aprovecho a observar el esqueleto de la alameda allende a las chacras, los altos y desnudos troncos de los plátanos y el rojizo tinte que cobran los tamariscos que pueblan las vías, que de un saque me quito los dos libros Pauls que estaba leyendo: La vida descalzo e Historia del dinero, éste último abandonado por desidia en la parte en la que nada sucede como en todo el libro. 
La vida descalzo es una reflexión sobre la playa, de cómo la desnudez, las superficies expuestas, la vida moderna y mucho más conformaron lo que es la playa en la actualidad, en argentina, al sur de América del sur-.
La vida descalzo tiene algo que la hermana con La historia del dinero, la masiva digresión de Alan Pauls en toda su dimensión Proustiana ( así se dice ? para qué lo escribís entonces ? breve pelea con el super-yo ) Si hay algo que no se puede hacer con La historia del dinero es agarrar el libro en cualquier parte, la desorientación es inmediata. Pero como todo libro que no cuenta un hecho linealmente,  cuando se atraviesa la gruesa membrana del sentido de su prosa, recién ahí se puede disfrutar la densidad de la escritura de La historia del dinero y digo, no será para tanto don skan, lo que dice, como si estuviera frente a una figura literaria. Digo que sí.
Sigo atando cabos autobiográficos o repetitivos, en La historia del dinero el niño pasa las vacaciones con su padre en las playas de la primigenia Villa Gesell lugar donde visitan a unos croatas. Estos caballeros aparecerán también en La vida descalzo, metiéndose al mar con las piernas chuecas. Es la primera vez que encuentro rastros similares en un libro de Pauls pero este es un dato gil que no tiene validez.
En el comienzo del invierno, en vez de meterme con el comienzo de El chino de Mankell que sucede en pleno invierno nevado en el circulo polar ártico, me meto en la playa candente analizada y en la historia del dinero que sustancialmente ocurre en verano. Dos libros para leer con parsimonia.

3 comentarios:

Valeria dijo...

eh, che... vos me andás ganando de mano con los libros este año a full!!!!!!!!! Tengo Historia del Dinero para empezar hoy!!! Me reservo los comentarios respecto a mi "querido enemigo" Pauls porque si no me quemo lo que tengo para decir en mi blog!!! jaaajaja

Petinatta dijo...

Muy buena la introducción, el comentario y las comparaciones; debería escribir una novela.

mario skan dijo...

Hola Valeria: Historia del dinero es medio denso, no la terminé, debe ser la época del año porque la letra de libro es adecuada. A partir de su libro EL PASADO que me parece una genialidad, decidí leer todo Pauls, pero bueno, hay libros y libros. saludos

Petinatta: ud. exagera sobremanera. Pero es verdad que los tamariscos están colorados y los plátanos pelados, ja, se pueden ver desde la ventana del laburo.
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs