domingo, 5 de mayo de 2013

París es infinito

 Primavera de perros. Flores de ruina. Patrick Modiano. El cuenco de plata. 2011. Este excelente libro provisto por la comisión nacional de bibliotecas populares cayó en mis manos, según el remito de préstamos, hace dos semanas. Y ese fue el tiempo que tardé en liquidarlo, un libro breve: 160 páginas. No por pereza sino por razones que todavía no acabo de dilucidar, tiempo en el cual estuve picoteando otras novelas y, a decir verdad, agarré este libro de una de los peldaños de lenga de la escalera de casa, sitio en el que dejo los libros que estoy presuroso a leer.


Dos relatos componen este libro. Dos viajes al pasado por un París detenido en los 60 o 70 con repentinos flash back al París ocupado por los alemanes. Primavera de perros nos cuenta la vida de un fotógrafo que poco quiere dejar en esta vida y de un joven escritor decidido a catalogar tres maletas hasta el tope de fotos que narran un París infinito. Por momentos, el narrador se ocupará de seguir los pasos de Jansen ( el fotógrafo ) visitará pueblos, indagará directorios telefónicos, tocará puertas, recorrerá aldeas, subirá a trenes. Empecinado en desaparecer el fotógrafo no hace otra cosa que perpetuar. Al tanto que el narrador, envuelto en una bruma de melancolía, recorrerás diez mil cafés parisinos y ocho mil plazas. Es que Jansen, objeto de estudio del narrador, con su carácter esquivo y nihilista, conquistará a una chica y arrastrará a su vida tranquila, como se llegan los troncos a las orillas dice un compadre, los celos de un marido que aguarda en la oscuridad, un mimo, un artista loco de celos.Primavera de perros: retazos de una ciudad poblada de bohemios, valijas con fotografías sin catalogar, una cámara reflex posada en una mesa de café parisino, un mimo celoso que arrastra a su mujer a la última función y una cofradía de amigos que desaparecen en el tiempo.

Flores de ruina, el otro relato, nos cuenta la historia de un matrimonio que luego de una salida por los cafés y bares nocturnos de un París estrafalario, se suicidan con un revolver. La historia es el intento de investigación de lo ocurrido con la respectiva enumeración de cafés, muelles, luces, noches, mozos, parejas de amigos, que se cruzaron con los suicidas. Sin embargo todo esto luego se va fundiendo en otras historias que lo configuran los barrios de París ( el barrio de las escuelas es descripto de una manera palpitante ), una fonda con una danesa que tiene un cochecito de película francesa de los 50 que lleva a un adolescente por calles húmedas allende a los muelles del Sena.
 
Modiano, absolutamente confesional y buscador de climas en un París que parece infinito.

4 comentarios:

marichuy dijo...

Cuánto tiempo sin venir a tu blog, aunque sí te leo en el Reader (antes de que Google lo desaparezca). De Modiano sólo he leído “La calle de las tiendas oscuras”. La historia de un hombre sin pasado y sin memoria que se adentra en los recovecos de un París oscuro en busca de algo que le dé certidumbre. Este que comentas se antoja interesante aunque la editorial me intriga: acá en México a Modiano lo distribuye Anagrama, la carísima Anagrama.

Un abrazo, Mariano

mario skan dijo...

Hola Marichuy: tanto tiempo. Un autor interesante Modiano. El libro que vos comentás parece bueno, voy a ver si lo consigo.Acá Anagrama tiene precios dispares. Tenés por ejemplo un Bolaño caro y un Pauls accesible.
Nos estamos leyendo.
Un abrazo

Teresa dijo...

Tengo en casa esperando elde la calle de las tiendas oscuras. Peo este me ha parecido estupendo. Over a recorrer París no estaría nada mal
Un saludo
Teresa

mario skan dijo...

Hola Teresa: estoy a la espera de otro libro de Modiano. Me parece un escritor interesante cargado de introspeccion y viajes interiores. Por supuesto, un París al detalle. saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs