sábado, 23 de marzo de 2013

Interiores de Caparros: Los Living

En Los Living de Martín Caparros el narrador protagonista nos cuenta su vida que comenzó el mismo día en el que Perón dejó este mundo. Nace, no se reproduce ni muere pero si lleva un itinerario que va desde la venganza temprana, ideada en la niñez contra su maestra y otra posterior, en correlato directo con la muerte de su desconocido padre. Por ahí viene la génesis de las acciones ulteriores. La madre vive su vida de telenovela y parejas de corta duración. Hay una transición que no recuerdo que va desde la adolescencia hasta que decide hacerse "parlador". Es que las lecturas si no se reseñan enseguida uno va olvidando como en los sueños y solo recuerda fogonazos. La cosa es que el protagonista, el mismo que nació el mismo día que murió Perón, tiene la habilidad para inventar como puede morir la gente. Lo hace con detalle, tan convincente que sus interlocutores a los que les cuenta cómo van a morir, que van a sentir que es lo que se les va a pudrir primero, quedan desahuciados.

IMAGEN DE INTERNET


El narrador de desgracias ajenas, por algún contacto que no recuerdo, estrecha vínculos comerciales con un pastor de una iglesia brasileña, de esas que son bien chantas y predican la salvación, la merma de dolor espiritual, el atosigamiento del espíritu santo y la mar en coche. Hacen buenas migas, dinero, fama y una cartera de enemigos interesantes, entre ellos los católicos ofendido por la escupida de asado.
Nadie sabe que mientras uno tira la piedra y esconde la mano el otro se ofrece como salvador hasta que sale a la luz.

IMAGEN DE INTERNET

Hay un tercer actor en esta acción de timadores: un artista plástico muy moderno con ideas super locas que a la manera de los inventores yankis que cuando pegan uno ( un invento ) se hacen ricachos. Este tipo gravita poco en la novela pero al final todos caen en su agujero negro. Los Living tiene un gran final con resonancias aireanas, sin duda. Es una novela con remate.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


7 comentarios:

Andromeda dijo...

Me apunto este libro, Mario, me parece muy interesante y entretenido, además no he leído nada del autor.

Me identifico mucho con esta frase que has puesto: "Es que las lecturas si no se reseñan enseguida uno va olvidando como en los sueños y solo recuerda fogonazos". :)
¡Un saludo!

Richard dijo...

¡Hola Mario! Tengo un libro de viajes de Caparros, El interior, con el que me gustaría continuar en algún momento, pero no he leído nada más escrito por el tipo. ¿Es tu comentario al final de tu post sobre "resonancias aireanas" una crítica o sólo una descripción? Yo había pensado que vos no te consideraste un aficionado de Aira. ¡Saludos!

mario skan dijo...

Richard: lo de Aira es un elogio. Como se sabe el escritor de Pringles acuñó el sello de finales imprevistos en los que suele involucrar a personajes de la farándula.

Andrómeda: después de una lectura suelo olvidar detalles o circunstancias importantes. Por eso a veces es bueno anotar.

saludos

Valeria dijo...

También me sentí identificada con la importancia de reseñar los libros. Empecé el blog con idea de establecer una suerte de conversación con amigas que se qeudaron a vivir en Buenos Aires, pero creo que si lo leyeron tres veces es mucho.. En cambio sumé interlocutores nuevos que me han enriquecido un montón. Y desde que tengo el blog siento otro compromiso con la lectura, lo leo pensando que "algo" voy a tener que decir sobre los libros y eso hace que le ponga mas onda a la lectura.
En cuanto a Los Living, es una novela que me gustó, me gustó la pintura costumbrista argentina, y la historia es super original. Aunque me impresionaron un poco las descripciones de las muertes. Saludos

mario skan dijo...

Si, creo que el narrador se copa con las descripciones de las muertes, en un momento le pone todas las fichas a esos episodios como si hubiera encontrado la veta y luego volantea hacia un final aireano con farándula incluida.
Comencé con el blog escribiendo circunstancias que hacían a la lectura pero terminé escribiendo comentarios únicamente de lo que leo. Saludos

e. r. dijo...

Mariano, Caparrós es un plomo, aunque me da curiosidad lo que contás, pero pienso en sus bigotes y reboto... Caparrós, en todo caso, es autor de la novela más cursi qeu leí alguna vez: Amor y anarquía.
Me suele pasar eso de olvidar enseguida los libros, en ocasiones recuerdo pasajes, frases, pero no sé de dónde vienen, y a veces incluso los libros no entran en absoluto en mi memoria. A veces, al reseñar, hay que guiarse con lo que se tenga, en ocasiones no importa tanto el libro, sino solo reseñar.
Saludos!

mario skan dijo...

Caparrós, especie de Alte Brown de Capusotto, tenés razón, aburre más de la cuenta, auqnue en este libro tiene algunos pasajes copados. saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs