martes, 26 de febrero de 2013

La opera y el discurso

Busco la cámara de fotos para retratar los libros que estuve leyendo.

 Para empezar digo que a Vineland lo leí hasta la página 18 y luego lo dejé , entre los otros Pynchon. En cuanto a los Levreros, leí El discurso vacío, especie de La novela luminosa. En esta ocasión el uruguayo se planta nuevamente con historias de animales: gato y perro, una mujer que no termina de encantarlo como chl ( la musa en el diario de la beca ), una máquina ruidosa de la compañía de energía que lo tiene mal, la narración de los  sueños, un diario para ejercitar la caligrafía y a través de ella ordenar los pensamientos y la vida.

 El discurso vacío es un libro que se lee rápido, pero ¿ quién quiere leer rápido a Levrero ? Los dueños de Mondadori decidieron que el libro tenga una letra grande




Me enganché con La ópera flotante de John Barth de El Aleph editores. Edición sobria, papel gris, letra adecuada y de buen contraste. Traducción: Marcel Covian. ¿ Cómo se produce el encanto con la obra de BARTH ? el narrador en primera persona nos cuenta la historia de su vida hasta la decisión que puede cambiarla. La cotidianeidad de abogado acomodado que vive en pueblo con río, amigos con ideas modernas acerca del amor que luego trocaran como todo se troca en esta genial historia de pacatismo, suicidios y pases de factura. El tiempo pasa por vías encontradas, construyendo una imagen lograda de la vida del personaje. Su perfil: sarcástico, inerme, afable, etc. ¿ Por qué se titula ópera flotante ? hay un vapor que surca el mississippi. En ella se presenta una compañía de teatro de variadades que también representará la miseria de sus vidas, ja, como una gran metáfora. Al fin y al cabo no digo nada de la novela porque es demasiado buena. Hay que deleitarse  y nada de adelantos. John Barth ya encontraré otra novela tuya.

Queda para la próxima Los Living.

2 comentarios:

e. r. dijo...

Hola, Mario!
la de john barth es unA novela absolutamente encantadora! Es como única en ese sentido, un caso rarísimo. Leí una parte de otra novela de él y la verdad no pegó ni ahí, la abandoné rápido; pero la ópera es uno de mis libros de cabecera, casi cada párrafo.
Un abrazo!

mario skan dijo...

Ud. lo dijo Ever, esta novela surte un efecto raro. como que pone de maniefiesto todos los mecanismos de la novela hasta la equivocación del narrador que luego nombra o esa confesión final acerca de su carácter engreído y nihilista.
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs