domingo, 8 de julio de 2012

Fin de El arco iris de gravedad e inicio de un policial

FOTO DE LA RED.

Y hubo un día en el que terminé de leer El arco iris de gravedad de Pynchon. No sé en qué lugar leí que de las cuatro partes que componen el libro la última es la más accesible, por decirlo de alguna manera, pues no, se equivoca ese articulista; la última parte, titulada La fuerza contraria es un collage delirante que aclara algunos cabos como el del imipolex y narra la historia distópica  de la bombilla Byron  (abro paréntesis para decir que por estos días había una publicidad de teléfono móvil donde el  protagonista hacía  mención a la bombilla que " nunca se apaga " . También me viene a la memoria el video de la  bombilla que aún sigue encendida, y de la longevidad de algunos productos y de cómo las industrias  ponen fechas de utilidad a sus productos para asegurar su venta;  incluso le  colocaron una cámara web para poder seguirla online ¿seguirá encendida ? Busco y hallo esta dirección, http://www.centennialbulb.org/, la bombilla que dura más de 110 años encendida y se encuentra en la ciudad de Livormore, California.   ), la única lámpara inmortal con conciencia de clase, militante y luchadora. Por lo demás, La fuerza contraria concentra todo una serie de delirios pynchonianos que van desde una descripción del puticlub Putzi´s  ubicado en un paisajes de un cuento de Thomas Hardy, la castración por equivoco de un militar, el atentado con bomba por parte de un mono metido en un baño de travestis y la historia de Shirley, la chica de la cruz rojas que estaba donde no debía estar y esnifa tanta cocaína como su umbral la deja.

Dijo Elumber, Pynchon es el exceso, Mario. Con sus fórmulas matemáticas, tiradas de tarot e interpretaciones de rigor, Pynchon deslumbra con su bagaje de conocimiento . La caída de Perón, balística, cinematografía, Martín Fierro y la difunta Correa. ¿Qué le pasa a este Pynchon? Y me olvido de varias cosillas más como: psicología pavloviana, departamento del gobierno de la USA dedicado a los asuntos paranormales, mitos germánicos, etc.
Hay algo que alienta a leer las novelas de Pynchon y esto es su eterna busca de la fiesta perfecta. La descripción desopilante de una extraña party en un crucero que surca un río interior de Europa oriental,  o bien un casino con un tipo disfrazado como el de la película La máscara ( su primera versión ). Mejor si es en un baño de travestis o en un subterráneo.
La aventura en El arco iris de gravedad no da respiro. Cómo decirlo: esta novela es ALUCINANTE y no digo nada original-

------------------------------------------------------------------------------------------------------
Tesis sobre un homicidio de Diego Paszkowki.
Como lo indica el título es un policial. Ya me lo había dicho un amigo hace un tiempo: un policial debe tener un final intempestivo, bien razonado. Debe dejar al lector boquiabierto. Pero este género tiene su desgaste. El escritor del género policial debe buscar nuevos ingredientes, elementos paranormales, místicos, legales, sociales y no sé que más, pero algo debe hacer.
En Tesis sobre un homicidio hay un personaje desquiciado. Para Pychon Riviere, la locura tiene su base en la tristeza. Entonces se puede decir que Paul, el asesino de nuestra Tesis, sufrió esa tristeza por el abandono solapado de sus padres que, como toda gente bien, están en otra. Padre abogado, agregado cultural en París, madre francesa jugadora amateur de tenis. Hijo brillante en los estudios opaco en lo social, el muchacho da miedo.
Tenemos en la novela a dos narradores: uno en tercera persona que nos cuenta lo que pasa por la cabeza de Paul, el abogado loco que se empecina en demostrar que la justicia es ciega, es decir, se puede asesinar a alguien y salir impune por los mismo mecanismos de las leyes. 
EL segundo narrador es el catedrático y famoso abogado penalista Bermúdez, en primera persona. Un tipo amargo que, luego de la separación de su mujer, muta en un ácido abogado asiduo al JB.
A modo de desafío, como dos payadores, el primero desafía al segundo a resolver un caso que no tiene resquicios, sin embargo la naturaleza humana  asomará y con la ayuda del dinero y el prestigio, pondrá todo en un lugar de justicia.
Mezcla de Emma Zunz y filmografía tarantinezca.
DORÉ DE LA RED.

2 comentarios:

Valeria dijo...

El de Pynchon me mareó!!! Tendría que leer algo de este autor... veré si hay algo en casa. No leo muchos policiales, ultimamente están como tan de moda que naturalmente les escapo. Ya me compré Bahía Blanca, saludos

mario skan dijo...

Así las cosas con Pynchon. Un amigo pynchoniano dice que para comenzar con este capo lo mejor es su novela V, a la que leo pero dejé por la mitad. Funciona Pynchon for me sólo por temporadas, figaces y productivas en lo tocante a la lectura, ja.
En cuanto a Bahía B. a mi me gustó demasiado .

saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs