lunes, 27 de febrero de 2012

El barrio y las arañas

Es miércoles y me prestan dos libros:  "Los lemmings y otros" de Fabián Casas ( acá no asoma la foto ) y "La máquina de pensar en Gladys" de Mario Levrero en la edición de la Eloisa Cartonera.
Sin dudar un segundo dejo de lado la lectura de 1984 ( Orwell ) que leía en ese momento aunque en la foto aparece la tapa del libro de Murakami 1Q84, del que voy leyendo recien sólo 145 páginas,  y me mando de cabeza sobre Los lemmings que, resulta tener una letra altamente perjudicial para mi astigmatismo, sin embargo leo el libro en el día. Hacía tiempo que no leia con tanta velocidad. Es un libro de relatos, tal vez ese sea el secreto de la rapidez. Leo el libro y lo devuelvo al toque. Creo que son cinco relatos o cuatro. Lo que tengo presente es que al final hay un apéndice con  monólogos interiores de dos personajes que aparecen al principio.
El primer relato cuenta sobre una barra de amigos, la escuela, el barrio y el primer amor. Si no fuera por el amor la enumeración parece un programa de la materia Cívica para 1º año de secundario.
El narrador nos va a relatar todas las vivencias de un grupo de pibes adolescentes que escuchan rock, se drogan con jarabe para la tos marca Talasa y piensan estrategias para conquistar chicas. La historia de la barra de amigos y sus andanzas continúa en El bosque pulenta, donde se narra la vida de un pibe que logra vincularse con los barras bravas, consume drogas duras hasta que desaparece del mapa del barrio. 
Los otros relatos se alejan de la infancia y juventud del narrador para meterse en la vida de persanas normales que habitan la ciudad de Baires a la que le suceden separaciones, pérdidas de mascotas, sueños, asesinatos de poetas y ya no recuerdo más.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------
La máquina de pensar en Gladys de Levrero. No tengo mucho para decir de este libro de cuentos cortos. Por momentos sólo pienso en Kafka cuando leo a Levrero por ese estado de pasividad con el que toman las cosas sus personajes: una mujer obliga a un hombre a escuchar sus ejecuciones de piano, un tipo le pide la casa para acostarse con una opulenta dama mientras el dueño de la casa debe vagar por lugares siniestros. También asoman arañas en este libro, arañas acróbatas adiestradas por un oriental. El horror a las arañas de Levrero asoma sus patitas peludas. Hay muertos en un ropero, una máquina que ronronea en una casa común y silvestre. El mundo Levrero en 55 páginas.
------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Velcro y yo ...( después ).

4 comentarios:

Valeria dijo...

sigo debiendole una lectura a Ocio de Fabián casas... me coparon los temas del libro de cuentos.

e. r. dijo...

yo también quiero leer Velcro!!!
Creo que acertaste lo esencial en Casas. Ese libro de Levrero todavía no lo leí y también tengo ganas, pero me da más curiosidad Velcro. En fin, Mario,
saludos

Teresa dijo...

Yo tengo pendiente a Levrero y cada vez que leo algo de él son cosas buenas.
¿Me aconsejáis alguna para empezar?
Un saludo
Teresa

mario skan dijo...

Valeria: Casas sacó todos sus recuerdos del barrio, los aderezó un tanto y lo mandó al horno. Ocio para la próxima. saludos

e.r: Velcro es todo un descubrimiento oculto tras la bruma de los 90. Levrero sigue siendo el tipo que escribe bien. saludos

Teresa:el primer Levrero que leí fue La ciudad y después el atípico Diario de la beca que viene con La novela luminosa, un librazo. Pero no esperes historias... saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs