lunes, 28 de noviembre de 2011

Una de Juan Forn y otra de Coetzee

El diario Página 12 acaba de publicar cinco libros del escritor argentino Juan Forn en formato económico. Oportunidad increíble para conocer la obra de un escritor del que no había leído nada y del que mucho había oído hablar. Si la memoria no me engaña Leox es un ferviente lector de Juan Forn.
De los cinco libros ( Pag/12 publicó : Corazón, Nadar de noche, El hombre que fue viernes, Puras mentiras y el que nombro ) elegí María Domecq. La novela  toma elementos de la vida del escritor con una pizca de ficción, algo de la historia grossa argentina reciente, otra pizca de guerra con el Paraguay, algunas voces de la semana trágica y más. Como un Pynchon que navega por la historia argentina,  Forn ( el narrador ) se arriesga a pensar que Madame Baterfly tuvo un romance con un pariente lejano y asi la cadena de sucesos, el efecto dominó, llega hasta Domecq.
La enfermedad está muy presente en la trama: una pancreatitis casi fulminante y el lupus que socava el cuerpo de una chica.
La novela de Juan Forn no es solo desopilante en su trama sino lo es también en su forma. Crónica, relato histórico, autobiografía, raconto, todo se mezcla en la novela.
Ni bien terminé María Domecq quise comenzar otra novela del mismo autor donde encontré elementos similares: datos autobiográficos del escritor,  pero no...
Elegí para la ocasión una novela de Coetzee, Hombre lento, que es más o menos, la historia de un hombre mayor que pierde una pierna y con ella gran parte de su vida se va al garete. Luego se enamora tontamente, pierde los estribos y es visitado por una mujer, Elizabeth Costello, terrible manipuladora, que llega para quedarse y quemarle la cabeza todo el tiempo al hombre lento y también al lector que, a esa altura de los acontecimientos se cree metido en una novela de Cervantes pero el Quijote no se escribió hace ya un tiempo ? ayyy de las bondades del Quijote¡¡¡¡¡¡
Eso me pasa cuando ocurre una cosa así en una novela. Uno no puede tragarse la píldora aguardando por el próximo episodio. El narrador ya te dijo, esperá, esto va más allá de una simple historia, hablemos de literatura. Entonces uno recuerda el título del libro de relatos de Carver De qué hablamos cuando hablamos de amor que, según dicen los diarios, todo lo bueno de Carver lo escribió un tipo con corbata que mandaba sus originales a la imprenta, y qué te parece Raymond si en vez de colocarle el insulso título ese le ponemos De qué hablamos...Bueno, con el tiempo Murakami también se afanó la idea de ¿ Carver o del tipo  de corbata ?

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Le hablé de Hombre lento a una profe amiga y ella me sacó a colación a Niebla de Unamuno. Por lo que me contó algo tenía que ver, en realidad, por lo que yo le conté sobre Hombre lento a ella se  le disparó el recuerdo de Niebla. Habrá que leer a Unamuno. Por mi parte yo desenterré de mi memoria lectora al caballero de la triste figura y también, un poquito,  a Paul Auster de la Trilogía de New York. Supongo que debe haber una técnica que hace que el texto se ponga rarito, nebuloso, con un guiño, etc.
Picado por la curiosidad me atosigué de Coetzee.
Ahora me aguarda Foe y Vida y época de Michael K.


La imagen está bajada de Internet. Es la edición de Emecé,  no es la versión que tuve entre manos.

Imagen bajada de Internet. Traducido por J. Calvo. Ahora, no entiendo por qué está el perro besuquero.

7 comentarios:

Leox dijo...

Yo hace un mes en los banners de pagina 12 vi que estaban promocionando los libros de Forn , dije wauu.

Por que los libros de Forn por este lado de la Cordillera son difíciles de encontrar a pesar de que gran parte son Alfaguara.

María Domecq es el único que leído , junto con su magistral cuento nadar de noche.

Me gusta como escribe Forn , siento cercanía a sus personajes. Hay un biblioteca en Stgo que tiene todos sus libros de momento , emulando los tiempos de los abuelos me conformo con imaginar las ficciones

Andromeda dijo...

¡Hola, Mario! Muy interesante lo que cuentas de la obra de Forn, autor desconocido para mí. De Coetzee no he leído Hombre lento, pero sí Vida y época de Michael K., otra novela que deja una sensación desasosiego (qué novedad).
El de Unamuno lo leí hace mucho, recuerdo que me encantó pero poco más (debo volver a ciertos autores).
¡Un saludo!

Valeria dijo...

De Forn tengo en casa NAdar de Noche pero no lo he leído. De Coetzee lei varios, pero Hombre Lento lo léyó mi marido y no me lo recomendó, asi que pasé de el (me estoy poniendo gallega de tanto amigo blogger del otro lado del charco, jeje) Los que leí, creo, son los mejores: Infancia, Juvcentud, Desgracia y Verano. Saludos

mario skan dijo...

Colega, siguiendo con Forn ahora comencé a leer los cuentos de Nadar de noche. Está buenos, veré como sigue esta historia, las historias.
De momento dejé para más adentro de las vacaciones: Foe.saludos

Andrómeda:Si, Coetzee es fundamentalmente desosiego, desamparo, desgracias como su gran novela. Sin embargo tiene elementos en la estructura de sus novelas que lo convierten en genial.saludos

Valeria: tengo que avanzar con esos títulos que nombrás. Lo que si me parece que es aconsejable: no meterse de lleno, uno tras otro, en la lectura de Coetzee, sino espaciados.saludos

oesido dijo...

Cuando leía Hombre lento deseé que hubiera perdido las dos piernas, un brazo, un ojo, un riñón ...

Valeria dijo...

Hola MAriopasé por aqui a desearte feliz año nuevo... qué comienzo para los rionegrinos, no? incertidumbre.......

mario skan dijo...

Ja Oesido, a mi esta novela me gustó mucho. Me llevó a compra Foe y otro libro que no recuerdo el títula.saludos

Valeria: me enganché con un libro de Aira. Cortito y sanatero. En Las Grutas siempre tengo buenas experiencias de lectura. La mejor fue Anatomía humana de Chernov, también estuvo buena La novela de Perón.
Voy para el mar la última de enero. No sé que voy a llevar este verano para no romper la magia.saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs