domingo, 30 de octubre de 2011

Los amigos de París

Mucho de satisfacción tiene esto de leer una novela en un volumen cómodo. Mucho de placentero encontrarme nuevamente con una novela de Hemingway, mal traducida, of course, aunque no lea en el idioma original, no hay que ser un capo para darse cuenta que las frases suenan terribles al oído, hay una super abundancia  de "y" capaces de destruir cualquier ecosistema.
 Pasado el primer capítulo el ruido de la narración se hace costumbre.
París era una fiesta, dice por ahí el escritor, es una ficción por lo que no debería, el lector, forjarse imágenes erradas de los tipos que asoman en la historia: nombremos a Stein, a la que describe como una mujer ancha similar a una campesina que se dedica a coleccionar pinturas en vez de utilizar su ingenio artístico para combinar ropa. Fue ella quien los nombró la generación. Sin embargo Stein queda como una capa en relación al gran Scott Fitzgerald, al que presenta como un hombre mañoso, alcohólico y dominado por su esposa loca. No sabía que la mujer de F fuese orate o  caí en otras de las trampas de las  vidas noveladas.




Un amigo me dice que la novela de Stein "Autobiografía de Alice B. Toklas" es superior al libro de Hemingway pero sobre todo, la traducción no la arruina. Recordé la novela magra pero hechizante de Philip H. Dick "Confesiones de un artista de mierda ", para mi, uno de los libros más subyugantes que leí de él, a pesar de no ser el mejor, estuve dos días imaginando la casa que construyó en la colina, el caballo blanco y el grupo de locos que aguardaba por la invasión de no sé qué catzo.


También recordé ese apéndice de Las memorias de Adriano, traducido por Julio Cortázar, en la que la francesa cuenta o imagina, todo el itinerario que vivió con ese libro y como la consumió la fiebre mientras comenzaba la reescritura, en un tren, en la noche.


Que quede bien claro. Hemimgway le ponía toda la pila al proceso de escritura. Con horarios y rutinas contra el demonio de la hoja en blanco. Si no tienen nada que escribir piensa en una frase natural, de esas que se oyen todo el tiempo, Después todo fluye.


Puntos de contacto entre H y Buko. El hipódromo.
¿Y la librería de Silvia Beach ?

El volumen de las obras escogidas de Ernest Hemingway, editado por Planeta, Barcelona. Con su lomo rojo y papel biblia tiene más pero llego hasta acá.

9 comentarios:

Teresa dijo...

Me lo leí días antes de viajar a París, no sabes lo que disfruté buscando los cafés donde todos estos escritores pasaban horas. Fascinante fue cuando me topé con la librería Shakespeare and Company. Luego me leí el libro que escribió Sylvia Bach sobre su librería, me encantó. Te lo recomiendo.
Un saludo
Teresa

mario skan dijo...

Tomó tu recomendación Teresa, voy a encarar al libro de Silvia B. Dicen que era muy amiga de Joyce. Además el nombre que le puso a su local está genial. saludos

Teresa dijo...

El libro me encantó fue la editora del primer libro de Joyce Ulises y esa historia es muy interesante y algunas veces parece de risa.
Ya me contarás que te pareció.
Un saludo
Teresa

Pollo dijo...

Hace un tiempo conseguí "París no se acaba nunca" de Vila Matas, que es justaente también un recorrido espiritual sobre esta ciudad y de arranque mencionan la obra de Hemingway. Creo que debería empezar leyendo "París era un fiesta". A ver si la consigo.

Espero que te vaya bien con el libro de Murakami, saludos.

Valeria dijo...

Fue el primer y unico libro del autor que leí. Asignaturas pendientes: Volver a leerlo y leer algo mas. Saludos

Andromeda dijo...

A mí me encantó ese libro, Mario, al igual que Shakespeare & Company, de Sylvia Beach. Me acabas de recordar que tenía la intención de comprar el libro de Alice B. Toklas, aunque me temo que no debe ser fácil conseguirlo.
Ese mundo me apasiona, quizá por eso disfruté tanto con Midnight in Paris, de Woody Allen.
¡Un saludo!!

mario skan dijo...

Pollo: trataré de agenciarme de París no se acaba nunca. Ya tuve una experiencia con Dublinesca. Imagino que debe ser un libro entretenido. saludos

Valeria:Ahora estoy tratando de hacerme un tiempo para ver la película de Allen con Owen Wilson. saludos

Andrómeda: el libro de Stein lo podes conseguir de la red si no aparece una versión en papel.
Es un buen salvavidas de vez en cuando. saludos

María dijo...

Hemingway, esos libros que te llevan de viaje por el tiempo...a un Paris, mal traducido, pero lleno de gente interesante. Me ha recordado, leyendote, a la película de Midnigth Paris, que te recomiendo sin lugar a dudas. Desde luego, este libro andaba en mi lista, y algún día lo leeré. Me sumo a recomendarte el de Sylvia Bach...de nuevo te llevará de viaje por Paris.
Un Saludo!!

mario skan dijo...

Hola María: no sé que le ocurre a esta caja de dialogo que no permite que salga el comentario. En las anteriores contestaciones te decía que a la película de Allen no me la voy a perder, estoy tratando de hacer un hueco. Con respecto al libro de Silvia Beach me gustaría su relación con Joyce.

saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs