viernes, 2 de septiembre de 2011

Lecturas

** Me pasan una versión de El necronomicon de H. P. Lovecraft. Encuentro más interesante el estudio preliminar que la versión del libro de los muertos. Dice el prólogo que muchas desgracias le sucedieron a los compiladores del libro que, en realidad, es un invento del mismísimo Lovecraft.
La profesora de inglés,  que antes me había pasado la versión del libro de los muertos, ahora me pasa La sombra sobre Innmouth y otro relato en una edición de NEED, traducción de Cancini, del autor atormentado H. P. L. La tapa muestra a una mujer con el torso desnudo presta a ser  devorada por unos monstruos horrendos que irrumpen de una niebla color  mostaza. No me entusiasma mucho Lovecraft pero confieso que estos cuentos, repletos de situaciones en las que el narrador cuenta al menos 20 situaciones de asco con respecto a las figuras que en ellas aparecen ya sean: rostros humanos, cuerpo enjutos, aguas podridas, iglesias derruidas, marineros maricones, etc.
 Dejo por un momento al cuentista yanky y me adentro en otros dos cuentos.


*******************************************************************************
Como no me engancho con una novela leo cuentos. La elección  suele ser deliberada, pocas las sugeridas. En eso andaba cuando cuando alguien me mostró la versión de los cuentos completos de Yourcenar de Alfaguara y recordé que en casa están los cuentos completos, en la misma colección, de Nabokov y Fogwill. No tuve mejor idea que volver a leer la psicotrópica historia de Help a él, cuento que emula a El Aleph de Borges, en lo que respecta a la introducción : uno en Retiro la otra en Constitución.  Fogwill promueve una visión del mundo desde las visiones que le da un hongo mientras que Borges enseña el universo a través de un circulo de no más de 2 cm de diámetro que se encuentra alojado en un escalón de la casa de Carlos Argentino Daneri. Carlos argentino es un escritor canchero Adolfo Laiseca puede que tenga las mismas características. Fogwill hace un buen homenaje a Borges, si lo pensó como tal.


*********************************************************************************
Me pongo a leer una novela de Vitagliano. Me cuesta avanzar. Será la pálida que tira la mujer del taxista ?
El color amarillo de la tapa ?


8 comentarios:

Leox dijo...

Yo en el mundo de los cuentos, no he incursionado mucho, pollo tiene en su ultimo post , hablar precisamente de el arte de leer en cuentos completos o recopilaciones o leer por unidad.

Lo del cuento también lo aplico al cine, siempre me voy por el largometraje ante el corto.

Eso no quiere decir que en los pequeños formatos, uno encuentre cada joya.

saludos colega

mario skan dijo...

Para mi los cuentos en primer lugar fueron los de Cortázar, antes de Rayuela y LOs premios. Después vinieron los de Borges y las traducciones de Cortázar de los de Poe. Los cuentos están muy bien, sobre todo cuando ando con poco ánimo como para meterme en un mundo grande como es la novela.

saludos colega

Valeria dijo...

Hola Mario, yo ahora he decidido que llego la hora de los cuentos, también. Ahí tengo en la mesa de luz dos de Vila Matas y uno de Alice Munro. De Lovecraft justo llevamos uno al garage, jaja... tengo que hacerle lugar a mi bebita, que ocupará lo que era el estudio... así que algunos libros parten al garage... igual en bibliotecas, eh...
Igual ahora estoy muy copada con una novela gráfica re entretenida.¡Ah! y ahora que me acuerdo creo que tenemos una versión de cuentos de Lovecraft en cómic muy bien hecho, me tengo que fijar asi lo miro. De Poe tengo un comic excelente,buenísimos los dibujos, acordes al clima lúgubre de los cuentos.
Beso

María dijo...

Muchas veces no puedo con grandes libros y me voy a los relatos o los cuentos. Este verano he ocupado bastante tiempo a los ensayos cortos y/o relatos...Pero los cuentos vienen y van de cuando en cuando en cualquier época del año.
Saludos!!

mario skan dijo...

Hola Valeria: me preguntaba si Lovecraft y Poe no son esos autores cuyos libros tienen un destino de almacenamiento en un altillo o cochera, ja. En casa tengo una fotocopia de un libro de Lovecraft que duerme en el altillo. y si de cuentos se trata, ahora leo,a cuenta gotas, cuentos completos de Capote y volví a los japoneses. saludos

María:un poco como vos, los cuentos van y vienen de la biblio a la mesa de luz. Me costó la idea de leer un cuento y abandonar el libro por un período largo y después tomarlo nuevamente, pero es lo que hago ahora. Leí algunos cuentos de Capote realmente buenos, de los primeros dice el prólogo, que tratan de lugares calurosos y tipos extravagantes. De vez en cuando, cuando aparece una novela corta la ataco, ahora estoy,entre otros libros, con En el lago de Kawabata.
saludos

Andromeda dijo...

Hola, Mario, yo también me inclino más hacia los cuentos cuando no tengo ánimo de leer novelas. La última recopilación que leí -muy buena- fue Cuentos breves para leer en el bus. Lo malo es que en general los olvido con mucha facilidad. :(
¡Saludos!

Andromeda dijo...

Ah, de Lovecraft leí hace poco El horror de Dunwich, me gustó pero no me dieron muchas ganas de ir por más... Antes le había leído otros relatos pero no recuerdo ni sus títulos, je je.

mario skan dijo...

Hola Andrómeda: otra variante para los casos en los que uno no se puede enganchar con nada es continuar una novela larga que hace tiempo se dejó de leer por ser exactamente eso: larga.
Todavía tengo en stan by un cuento de lovecraft.

saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs