viernes, 17 de junio de 2011

Una playa con fantasmas revelados


La playa en invierno, no sé por qué, siempre es peor. El clima,  la humedad de la ropa de cama, el toallón frío a la salida de la ducha, el dobladillo de  los pantalones con arena. La playa en invierno no es buena idea porque la probabilidad de que se te aparezca un fantasma es alta, en una novela, no falla.
Algo de esto tiene el libro de Gustavo Nielsen, La otra playa, con el agregado de que también hay  acontecimientos que pasan en un espacio temporal y otro tanto, en otro espacio y luego, ambos se unen por amor a la literatura de terror.
Es una historia bien narrada, con capítulos cortos Y  el sebo justo para no dejar de leer.
  Los protagonistas de esta novela de playa son de profesiones artísticas: fotógrafos y escritores. Hombres y mujeres sabedores de encuadres, revelados, zoom, diafragmas, aberturas, velocidad, exposición, obturador, etc. En este pasaje de la novela recordé al cuento de Cortázar, Las babas del diablo, no porque se parezca mucho sino porque hay un fotógrafo, una mujer y un hecho inasible.
No soy lector de novelas de fantasmas, tal vez uno avezado en la materia podría encontrar riquezas ocultas, alusiones, metáforas o referencias. En mi caso personal, encontré una historia de un hombre aburrido, varios matrimonios mediocres, hijas, amigos, playa, fantasmas, fotos y revelados, en todo sentido: de rollos y de secretos.



9 comentarios:

Valeria dijo...

A mi la vendiste!!
¿Leíste alguna novela de Pablo De santis?, me hizo acordar un poco tu reseña. La mejor, lejos, es "Filosofía y Letras", pero hay una "La Traducción" que también va de una playa fuera de temporada y un misterio a develar. Están buenas.
Y aunque digas que la playa en invierno no está buena...yo me iría unos días a Las Grutas, a leer, leer, leer y dormir, dormir, dormir

Andromeda dijo...

Ay, Mario, esta novela seguro me va a encantar: playa invernal, fantasmas y trama que atrapa.
No he leído Las babas del diablo, así que también tomo nota (tengo la colección completa de los cuentos de Cortázar pero en realidad me falta leer muchos de ellos).
Saludos.

mario skan dijo...

Si lei El enigma de Paris, un policial al estilo clásico que me gustó bastante. De los que nombrás creo haberlos tenido alguna vez para leer pero nunca se conretó. La playa en invierno con mucha frazada, chocolate caliente y lecturas, ahí si. saludos

Andrómeda: Las babas del diablo también fue llevado al cine por un director italiano. El cuento es, como todos los de Cortázar, genial. Ahora mismo me dio ganas de pegarle una leída.
saludos

María dijo...

Tomo nota. Las playas en invierno también tienen su encanto. No para vivir cerca, (al menos yo), pero sí para visitarlas.
Hay inviernos que he disfrutado de castañas mirando el mar.
Saludos!!

mario skan dijo...

Es cierto María, el invierno debe tener su atractivo en la playa, sobre todo la soledad de las extensiones de arena. CLima y espacio propicio para leer.
saludos

oesido dijo...

El paseo invernal por la playa, con frío, olas, arena que se te viene a la cara, espuma de mar que trae el viento .... tiene su punto literario. Por lo menos no hay turistas con sus carnes braseadas expuestas a la vergüenza pública. Hasta las gaviotas son más risueñas. Un saludo.

mario skan dijo...

Playa desierta fuera del bullicio y rostizado de cuerpos.
Las veces que fui a la playa en invierno recuerdo que hizo mucho frío, un frío diferente al de la meseta. También recuerdo que en uno de los paseos por la playa a una chica la picó una mosquita y comenzó a hincharse como un globo, el labio, los cachetes: de urgencia a la sala. saludos

Richard dijo...

¡Hola Mario! Parece interesante este libro, pero tengo demasiado otros en el tintero para considerar leerlo ahorita (de hecho, gracias a vos, justo compré un ejemplar de Sobre héroes y tumbas en línea para leer en algún momento en nuestro verano acá). ¡Saludos!

mario skan dijo...

Uyy todos estamos igual con la lista de espera de los libros. Por una parte están los libros que esperan apilados en la mesa de luz por otro los comenzados y abandonados pero con una oportunidad más y después los que uno realmente quiere leer. El barullo se hace grande y en mi caso leo muy poco.
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs