sábado, 4 de junio de 2011

Con pájaros y camioneros

Abandoné por un momento la lectura de libros gruesos y me adentré en la velocidad de los relatos. Conseguí el libro de Samanta Schweblin y lo liquidé en tiempo más que bueno. Ensayé varias reseñas anteriores a ésta, no tenía en claro a dónde apuntar. En el impasse, leí algunas notas que la joven escritora, ganadora del premio Casa de las América, dio a revistas y blogs. Resalto una en la que la escritora pone énfasis en la velocidad del relato. El cuento debe tener tensión sino se vuelvo un bodrio, se abandona, se aniquila con la indiferencia. 
Observo que ésto último cumple su cometido, la velocidad corre por las hojas  de los cuentos de Schweblin. Por momentos es tanta que dan ganas de saltearse las lineas que la narradora pone en el medio para crispar al lector, ir directamente al final, pero éste es abierto, entonces hay que desandar, volver a tomar esas lineas que había salteado para lograr un cierre.
Los relatos de Schweblin  tienen broche de oro, el momento de clarificar o enrarecer. Y es ese procedimiento común que acostumbra al lector al desenlace, lo automatiza. No son los relatos de este libro del tipo costumbrista, inclasificable, descriptivo. Son narraciones que abren con una situación conflictiva y cierran, por más que ese desenlace sea un no-cierre.
Un enano al estilo Diane Arbus, una semilla de concepción postergada, mariposas como las de  Silvina Ocampo a la salida de una escuela, el pintor que rompe cabezas para sublimar su problema,
el hombre que cuenta la historia a cambio de cervezas acodado en la barra de un bar de carretera, un niño que ve como su padre le da una piña a papá Noel, la chica y el chico dominado por la madre o el hermano, alguien que hace cosas sin propósito alguno. 
Narrado en un estilo seco, sin giros inesperados en la estructura de los relatos, Pájaros en la boca es el tipo de libro que enseña sus virtudes en posteriores relecturas.
Algunos emparentan el estilo de Scweblin con Salinger, Carver y Cortázar.
Si de breves se trata, ahora leo El caso Malarma, de Alan Pauls, en la edición de Eloisa Cartonera, la historia de un camionero carnero ( rompe huelga ) que sufre erecciones con la droga que lo mantiene despierto. Algo malo a hecho Malarma que está por abandonar su trabajo de camionero.



8 comentarios:

Stuart Flores Herrera dijo...

"Pájaros en la boca" es un libro verdaderamenet bueno.

e. r. dijo...

HOla, MArio!

Yo tengo un libro de la escritora, que tiene un perro en la tapa. Leí cuento de alguien que tenía que matar a un perro y despuès lo extravié, el libro, claro, no al perro, creo que a éste lo mataron en el cuento, aunque no sé si está bien contarlo, porque podría darse que justo alguien quiera comentarte algo sobre el mismo libro, mientra lo lee, y se encuentra el final de relato. en fin, mario, así nos va.
saludos

Carolina dijo...

Hola, Mario, a Samanta no la he leído, pero me atrae la historia del pintor que rompe cabezas y el enano al estilo Diane Arbus. En cuanto a erecciones, empiezo a leer "La magnitud de la tragedia", que va de una sostenida erección en toda la novela. Ya sabes, es Quim Monzó, a él le gusta la joda.

Valeria dijo...

Hola Mario, re interesante el libro que comentás, no lo conocía ni a la autora.
A pesar de ser un poco acartonado y super académico, Pauls me gusta bastante como escritor, lei El Pasado, Historia del Llanto e Historia del Pelo. Este que estás leyendo no, pero creo que a la larga voy a ir leyendo todos sus libros.

Richard dijo...

¡Hola Mario! No sabía nada de Schweblin, pero tengo un libro de Pauls en el tintero. Me encanta la polémica contra éste. Un saludo.

mario skan dijo...

Stuart:en mi opinión en un libro que tiene buenos relatos algunos que flaquean. Pienso que una segunda lectura me dará una mejor perspectiva. saludos

Ever:ya salió tu libro ? tengo intenciones de hacerme de un ejemplar. EStaría bueno echarle una ojeada al primer libro de relatos de Schweblin, leí por ahí uno, en una revista y parecía muy bueno. saludos

Carolina:Me dijeron que MOnzó es un chanchito medio bukosvki. Por acá no es muy difundido ese muchacho. ya llegará su hora. saludos

Valeria: te confieso que EL pasado es un libro que se puede decir: me partió el mate, creo que es una de las mejores novelas de los últimos tiempos escrita en la argentina. Pauls, un genio.saludos

Richard: si va a leer algo de Pauls y ese libro es EL pasado, es un golazo seguro. saludos

María dijo...

Como siempre, tengo pendiente hacer un hueco a estos escritores que nombras. Casi siempre, por no decir siempre, suele pasar que no he leído nada de ellos.
Saludos!!

mario skan dijo...

María es que tenemos lecturas diferentes pero también compartimos a grandes autores. saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs