domingo, 29 de mayo de 2011

Libros, fotos y gata

 En la foto dos libros: el de Schweblin presto a ser leído, el de Gamboa: primer encuentro halagüeño.


La tapa del libro de Santiago Gamboa, El cerco de Bogotá tiene el mismo aspecto que el de un libro poco confiable o podría decir lo contrario, es toda una invitación para adentrarme en una historia bélica linealmente sosa. Fue esta razón por la  que estuve este tiempo mirando la tapa con desconfianza, mientras el libro yacía incólume, en el anaquel de la biblio pública. Sin embargo el nombre del escritor me sonaba, lo recordaba con una lejanía propia del olvido.  Una tarde decidí sacarlo a préstamo. 

El relato El cerco de.... con el que comienza el libro,  imagina una Bogotá sitiada por la guerrilla, destruida y en las manos de dios. En ese escenario asoman los personajes que deben aparecer en un relato de corresponsales de guerra: las drogas, la traición, los reporteros, la joda, las putas, etc. Breve historia de amor con fondo de guerrilla, obuses y rayas de cocaína.
 
De este libro me parece más logrado el relato Tragedia del hombre que amaba a los aeropuertos. Fantástica encerrona lograda por la corporación de azafatas y personal de a bordo a un reportero gráfico que creyó en sus propios encantos. Esta vez, la venganza como contragolpe no alcanzará. La soledad enseñada desde los aeropuertos y hoteles.

En La vida  está llena de cosas así, es la terrible visión de una chica de flia bien que atraviesa la ciudad para socorrer a un presunto epilépticos y se encuentra en medio de un barrio de malhechores ? ladrones ? 

Muy cerca del mar te escribo  y Urnas  son los dos relatos que me faltan nombrar de este libro.

El cerco de Bogotá, Santiago Gamboa, ediciones B, año 2003 es un libro que reúne experiencias de un reportero, la visión de una Bogotá violenta que se escabulle inexorable a la guerrilla.

-----------------------------------------------------------------

Mi gata debajo del calorama. A pesar de haber nacido en argentina sus ojos dicen lo contrario.

------------------------------------------------------------------
y por último, círculo de amigos-libros reunidos para el flash. Al libro de Pynchon lo llevo por la página 360/1337, la biografía de Althusser quedó en Argelia, el libro de Kazuo me aburrió sobremanera y el de Haruki aguarda en la página 341/905.

5 comentarios:

Oesido dijo...

Una vez mas dos autores desconocidos para mi y un gato que observa el futuro con inquietante mirada. Por estos blogs todo el mundo tiene gatos. Yo soy mas de los perros; He convivido con terriers y cockers. Todo muy británico. El gato es mas oriental. Ishiguro debe ser una mezcla de perro y gato. A lo mejor por eso no funciona.

Valeria dijo...

Buenas lecturas. Mi marido dejó también el libro de Ishiguro por aburrimiento. Yo le terminé, pero la verdad que la peli está mas lograda. El de Murakami tardé meses en terminarlo, creo que leí un par en el medio, pero está bueno. Yo no me puedo poner las pilas y leer cuentos, estoy entancada con las novelas hace años!!! No sé que me pasa, para colmo tengo buenisimos libros de cuentos en casa (Munro, Carver, Ford, que se yo... un montón...). YA llegará el momento.

Valeria dijo...

Ah...y la gata es bella, pero si la ve mi beagle: ¡guerra! jajaja

mario skan dijo...

Tengo un perro llamado Gandolfo no muy listo. Dicen que los perros adoptan la personalidad de su dueño, sin comentarios.
Los gatos siempre me protegieron del otro mundo. Ishiguro no funciona porque es un plomo.
saludos

Valeria: tengo varios libros de relatos. Carver me sorprendió hace años, ahora lo hace Nabokov con esa solemnidad y justeza increible. Ahora estoy leyendo a Schewblin: gran dosis de Cortázar fluye por ahí.
En cuando a Gliguer, la gata, es una gran compañía a la hora de levantarse.
saludos

María dijo...

Qué bueno eso de las encerronas de los aeropuertos...qué razón!!
Bogotá...mmmm!! Anotado! y Murakami, tengo alguno por casa, a ver sí dejo que esta vena aglófila me deje un rato para leer otras cosas.
Un saludo!!
Bonito cambio de look en el blog!!

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs