miércoles, 15 de diciembre de 2010

Un libro, un retrato y una localidad.

Hacía un calor bárbaro ese lunes en Baires. Yo tenía que pedir un certificado de permanencia en la comisaría del barrio ( Constitución ).  Le pregunté a la chica que trabajaba en el hotel:  dónde queda la unidad policial más cercana, ella me respondió, primero ladeó la cabeza para un lado,  luego colocó los brazos en jarra, hay dos comisarías  equidistantes, da lo mismo que vayas hacia el sur o  el norte, hay que caminar ocho cuadras mas o menos. Opté por el norte.  Caminé dos cuadras hasta Brasil y por ella, dos más,  hasta Uruguay la que encaré hasta el destino. Pasé por el patio trasero de una escuela, como maestro conozco el característico sonido de un patio, supongo que como pintor o armador de hierro la suspicacia hubiera sido la misma. En el trayecto me topé con un travestí que apoyaba sus tacones en la pared, calzaba botas negras muy altas y llevaba un conjunto de colegiala, tableado. La mina flirteaba con un tipo que venía por la vereda del frente, trajeado, manos en los bolsillos, sus signos corporales lo hacían ver que se salía de la vaina. La mina le tiraba besos y murmuraba palabrotas, el tipo decidido la encaró. Ignoro en qué lugar consumaron. La zona estaba repleta de casas de puertas altas y pasillos largos. Caminé hasta llegar abajo de la autopista. Alli la calle era empedrada. Un cana vigilaba la entrada de la comisaría. Bajé una escalera sin pasamanos. La luz del interior era mortecina. Un uniformado salió de atrás de un biombo, enseguida estoy con Ud. dijo. En la sala éramos cuatro. Había dos escritorios simples, enchapados en madera oscura. El techo  de viguetas retumbaba al paso de los autos. Las paredes estaban pintadas de blanco. Junto a un archivero de metal, se disponían retratos de policías . Reconocí la  fotografía de uno de los uniformados pero no recordaba en qué lugar. Ahora que leí Operación masacre de Rodolfo Walsh puede asegurar quién era el hombre del cuadro: el general Valle, el que se sublevó a la revolución libertadora.
Otra circunstancia con respecto al libro de Walsh. Un conocido me cuenta que para las fiestas va a ir a visitar a sus padres que viven en Florida provincia de Buenos Aires, zona norte. Le pregunté si tenía algo que ver con la localidad que aparece en el libro Operación masacre,  no sé, me dice, voy averiguarlo.
Operación masacre me dejó tecleando. La capacidad para investigar, la pluma del narrador-periodista, el tono con el que narra los purulentos sucesos de una junta militar que venía de moral y eran un desastre. Walsh describe y también vaticina a las sangrientas juntas militares que asomarían después. Define con claridad a la oligarquía nacional a la que no le importa nada.
El libro de Walsh tiene un doble valor: el de ser una novedad como formato literario y el de denuncia. Literatura, historia, no-ficción, policial, crónica. Un libro con varios frentes.

10 comentarios:

ojaral dijo...

Es la misma localidad. Partido de Vte. López. Yo de metido. Pero hay una sola localidad con ese nombre aunque tiene dos estaciones de tren: Florida del Mitre y Florida del Belgrano. La del Mitre está en la misma línea que José León Suárez, donde fusilaron a los protagonistas del libro (aunque con Troxler no pudieron; tuvieron que esperar veinte años más).
Saludos!

ojaral dijo...

Me olvidaba: qué bueno lo de Valle, aunque suena increíble. Ud. sabe, para nosotros los perucas es un héroe. Hay una placa en la esquina en que lo fusilaron, donde estaba la penitenciaría y que ahora es el Parque Las Heras.
Eso nomás.
Saludos de vuelta.

María dijo...

Interesante relato, Mario!! Me recuerda mucho a cuando usted nos contaba historias medio ficcticias.
Las echaba de menos.
Tendré en cuenta a este Sr. Rodolfo Walsh.
Un saludo!!

mario skan dijo...

Hola Ojaral: lo de la comisaria es cierto, sólo cambio el nombre de algunas calles, en vez de Brasil es Garay y la calle Uruguay es otra que no recuerdo, puede ser Salta o Santiago del Estero. La comisaría está justo debajo de la autopista 25 de mayo y el cuadro de Valle está colgado. Te cuento que recordé tu post, lo saqué por la cara y lo visité una vez que terminé con la lectura de Operación masacre. Lo que me decís de Florida acerca de las dos estaciones me lo dijo Aldo, que es el flaco del que hablo en el post, sus viejos son de ahí y me resultó loco que no supiera nada, bueno, yo no conocía a Valle.Gracias por tus aportes saludos.

María:tenía al libro de Walsh en estado de latencia pero cuando me activé para leerlo se dieron un montón de circusntancias que me ayudaron a comprender aún más ese tramo de la historia argentina. Te cuento que Walsh además de ser un periódista avezado era un gran cuentista, amante del policial intelectual.

saludos enormes

Teresa dijo...

Mario,siempre es un placer leerte y conocer nuevos libros.
Vengo a desearte unas felices fiestas.
Seguiremos leyé3ndonos.
Un saludo
Teresa

María dijo...

Feliz Navidad Mario!! Para ti y tu familia...qué paséis una Navidad llena de momentos maravillosos!!
Saludos!!

e. r. dijo...

Mario!
Feliz año!
Eso nomás.
Saludos

oesido dijo...

Jo Mario, lo la comisaría, suena a estado policiaco .... cuidate, aléjate de los uniformes.

mario skan dijo...

Muchachas y muchachos que tengan un comienzo de año de perlas, repleto de libros copado, copas de buen vino y confites alucinantes.

Abrazo gigante

Andromeda dijo...

¡Feliz Año, Mario! Tomo nota porque no conocía a Rodolfo Walsh; esta obra parece realmente trepidante.
¡Saludos!!

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs