viernes, 31 de diciembre de 2010

Última del año 2010

Hernán desempolva un disco de Gene Love Jezebel que no es de ninguno de nosotros. La pista arranca con un eeeeeehhhhh ( beyond doubt ) y la segunda  voz es muy socarrona, como de un chupao que clama por adrenalina. Suena el tema al taco mientras, en la esquina, los vecinos  encienden petardos con un cigarrillo.  Darío , en un acto de maldad,  piensa en voz alta : le va a explotar el petardo en la jeta y vivirá sonriente de por vida. Hay pocos petardos y cañitas en nochebuena. Me viene a la memoria la 1º parte de la novela El sueño de Aira. Se trata de una descripción muy iluminada del bombardeo de cañitas voladores, última generación,  que estallan en racimos copados formando figuras atractivas. El sueño es una novela típica de Aira, no se priva de delirios ni asuntos inverosímiles. Si la consiguen podrán corroborarlo.

Se arma en el patio karaoke, se planta un cañón, un ampli decoud de 1000 w y una dell spiron, faltan las luces. Para sorpresa de todos Eze se sabe todo Laura se te ve la tanga con una precisión pasmosa. El público baila azorado al ritmo del chingui. El cursor de la portátil se desplaza sobre un fondo de pajaritos, alguien pide  Magia blanca; a la hora que José toma el micrófono el viento ha comenzado a mover caballeras de mujeres, camisas de bambula, velitas consumidas y las hojas del abedul del fondo ( a propósito de la corteza del abedul, es muy buena para escribir ) . Gise aparece con una jarra de daikiri de durazno y pregunta si es verdad que los rockeros toman calmante para caballo , ignoro, supongo que los caballos deben sufrir como en el libro de McCoy, pero también es cierto que en esa novela los caballos no aparecen. Cantan otra ronda en el karaoke. Me doy cuenta que mi voz es pésima. Me acuerdo de Charo que siempre que hablabamos de Karaoke  tarareabamos el tema de Roxi Music que canta Bil Murray en Perdidos en Tokio. Hernán  intenta con uno de Genesis Home by the sea, si señor, sale para la mona.

Papá Noel realizó su trabajo prolijo, sin ser descubierto por Emilia, Uli y Franco.
Me regalan "Nadie acabará con los libros" de Eco y Carrière. Por el vistazo que le di trata sobre el final del libro, los formatos nuevos, la era digital, los manuscritos viejos, la verdad, etc.

(Encuentro en un exhibidor del súper mercado "Autobiografía médica" de Tabarovsky que mando al changuito de las compras sin recelo. Tendré tiempo para este delgado libro.)

Mientras tanto leo Dublinesca de Vila-Matas. Para empezar la tapa del libro parece ser más apropiada a una edición de Mondadori que a una de Seix Barral. En fin, la fotografía se condice con lo que hay detrás, un cúmulo de referencias a canciones francesas, algo de Beatles, poemas ( hay uno que le da el nombre al libro ), escritores y el mundo Joyce. Dublinesca también es una historia de ciudades: New York, Dublin y alguna otra que se me pasa. El narrador de Dublinesca nos cuenta el ocaso de Riba y las acciones que lleva a cabo para irse feliz de este mundo. Mientras esto sucede innumerables escritores asoman por sus páginas, desde el perfecto señor Auster hasta el creador del poema Dublinesca. Riba vive en la encrucijada del pasado pésimo y el presente recatado pero también vive en el limbo literario y cinéfilo con tipos misteriosos de gabardina y  Deneuve cuando al narrador le pinta. Extraño tipo este narrador gesticulador en demasía. Pensándolo bien,  el libro del catalán y el de Eco tienen un punto en común: la muerte de la Galaxia Gutenberg. 
De los autores que he leído Murakami le pone música a sus historias, Vila-Matas pone letras, universo de escritores que van desde Borges hasta Auster pasando por su invención Vok. Aún no terminé con Dublinesca pero hasta donde voy no asomó Gerty McDowell.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El libro de Vargas Llosa y Vila-Matas son de la biblioteca popular.

La tapa del libro de Munro tiene su onda.

8 comentarios:

Carolina dijo...

Feliz año, Mario.

R. dijo...

¡Hola Mario!
Primeramente, te deseo un Feliz Año!
Que este 2011 sea mucho mejor que el año anterior para ti, tu familia y amigos.
Muy sugerente la portada del libro de Alice Munro.
Qué bueno que te hayas animado a subir una foto con los libros que estás leyendo, sólo ojeando, o que te llaman cual canto de Sirena.
Un abrazo,
R.

Richard dijo...

¡Feliz Año, Mario! Espero que tengas otro año de lecturas placenteras en 2011 (por mi parte, debo decirte que tres libros argentinos figuran entre mi lista de los mejores 13 del año). ¡Saludos!

e. r. dijo...

¡Feliz año, MArio!

mario skan dijo...

Todavía no tengo un balance de lectura del año que pasó pero puedo adelantar que Pynchon con su Arco iris... fue todo un descubrimiento.
saludos Caro, R, Richard y Ever.

Andromeda dijo...

Dublinesca es un libro que quiero leer especialmente ahora que estoy con Ulises; además espero que me lleve a la reconciliación con Vila-Matas...
Sigo pendiente de tus comentarios sobre esta obra. :D
Feliz Año, ¡un abrazo, Mario!!

Teresa dijo...

Mario, feliz año. Me gusta el cambio de tu blog, lo veo más bonito y limpio, digo limpio porque lo veo más claro.
Siempre veo Dublinisca en todos los sitios, pero no sé porque no me animo a leerlo.
Intentaré este año.
De nuevo feliz año
Teresa

mario skan dijo...

Andrómeda, estoy ansioso por la reseña del Ulises. En qué traducción la estás leyendo? te cuento que conozco la de Valverde y la de Salas Subirat. saludos


Teresa: como dicen los chinos hay que comenzar el año nuevo con algo nuevo. También dicen que hay que comenzar el año sin deudas, eso no lo pude cumplir, ja.
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs