viernes, 3 de diciembre de 2010

Títulos entre signos.

No sé cuando comenzó esta novedad o si alguna vez fue primicia, pero los primeros títulos que leí entre signos de interrogación fueron los de Carver con :  Quieres hacer el favor de callarte, por favor ?, De qué hablamos cuando hablamos de amor? Por su parte, Murakami se encargó de homenajear al gran Carver con De qué hablo cuando hablo de correr . Después están los otros títulos: Un tranvía llamado deseo, El invierno de nuestro descontento y se me acabó el repertorio. Con el libro de Horace Mc Coy ¿ Acaso no matan a los caballos ? me apunto un título nuevo.


                                                         ----------------------------------------
 
Es viernes,  tres de la  tarde. No trabajo y hace calor. Paso a la biblioteca pública a devolver Diario de un mal año y al entrar advierto que el vestíbulo está poblado con caballetes y tablones y sobre ellos una colección de libros Austral de hojas amarillas y olor picante. El vendedor de saldos me dice : cuánto te vas a gastar Mario? El primer libro que veo es ¿ Acaso no matan a los caballos? traducido por Estela Canto,  una de las musas inspiradoras de J L Borges. La edición es en papel mate con sello de Cuba.( Venga para adentro ). También me agencio : Diarios de Renard, La abadía de Northanger  de Austen ( según Biber, la primera novela escrita   y la último en publicar ) Los campesinos de Chejov, Los anales de Tácito y para finiquitar la compra y hacerle caso a la recomendación de Katrina me traje La lámpara maravillosa de Valle - Inclan.Total de la compra $16 algo así como 4 dolares.

¿Acaso no matan a los caballos? es un libro corto que intercala la sentecia de muerte de Robert con la historia que vivió junto a su compañera de maratón de baile, Gloria. Ella y él buscan suerte en Hollywood pero todo está tremedamente difícil en la década del 30 entonces deciden anotarse en un concurso. El escenario de la novela se traslada a la pista de baile, rodeada por gradas. Inmigrantes asesinos, mujeres de la liga de la buena moral que aplican sus principios acartonados, estrellas de cine , casamiento en pista, patrocinadores que  promocianan  la cerveza que no engorda,  todo se hilará de manera que la lectura sea una panorámica de la depresión.

Gloria, por su historia  de vida, desea la muerte todo el tiempo hasta llegar a pedirle a Robert, una especie de proto-personaje del extranjero, que le dispare en la cabeza. Por su parte Robert, tiene un recuerdo de la infancia que le evocará un flash similar ( no tan similar pero con un caballo ) al que enloqueció alguna vez a Nietsche, la visión del caballo castigado por un bruto, en alguna calle empedrada.
Por momentos la crueldad de la maratón me recuerdan a esas péliculas donde  la muerte es el espectáculo como en un circo romano.
Horace McCoy trabajó como guionista, desafortunado, en Hollywood. Su historial dice que formó parte del staff de King Kong. Su experiencia en Los ángeles la volcó en ésta y otras novelas. Yo recuerdo a Barton Fink.

6 comentarios:

oesido dijo...

Hey Mario, ya me contarás del diario de Renard: es un viejo cabroncete envidioso e insatisfecho, pero interesante. La novela de la que hablas yo creo que dio lugar al film Danzad, danzad, malditos de Sydney Pollack aunque no estoy seguro. Por 4 $ me parece que hiciste buena compra, pero te has echado encima unos cuantos deberes más.

e. r. dijo...

Hola, Mario, estupenda compra! Los diarios de REnard deben estar interesante, aunque por momentos puede tener un profundo espíritu cursi-solemne, tiene algo del resentimiento de Bloy, pero hay que ver. Lo de McCoy parece ideal para película. Chejov y Austen siempre son buenísimos, hasta en lo malo, y lo de Tácito me deja de piedra, casi tanto como Valle-inclán. Me son profundamente desconocidos. espero que los leas así contás. Un abrazo!

mario skan dijo...

Así es, deberes a patadas, pero avanzo saltisfactoriamente con Los campesinos de A. Chejov, libro del que estoy maravillado por lo perfecto de la narración de las historias. Tienes razón con lo de la película, está basada en la novela. Los libros que consigo por poco monto a veces tienen otro fin, ser regalos, y no por barato sino por la sorpresa. El año anterior consegui un ejemplar de Wernicke por 2 pesos y estaba siendo reeditado por 40.
saludos

e.r: mi camino siempre es el conocido como el dicho, ahora me doy cuenta, soy un maldito conservador. Creo que las pocas veces que leí un libro de un desconocido fue The Kensington garden, de un español, me gustó, aunque ya ni recuerdo el nombre, sé que era español. Lo loco de esa novela era que había sido publicada el mismo alo que la de Fresan y ambos pensaban que se había plagiado. Algunos dicen que por más que se hayan robado no sirvió de mucho. saludos

María dijo...

Interesantes títulos...El de los caballos, me llama mucho la atención. También el de Chejov. Y el de Austen es el menos me gustó de ella, pero...nunca se sabe...hace tiempo que lo leí. Buenas lecturas para afrontar el calor...por aquí hace menos frío pero llueve de lo lindo.
Un saludo!!

lammermoor dijo...

Iba a decir, pero se me adelantó Oesido, que efectivamente Danzad, danzad, malditos está basada en ese libro. Te recomiendo que veas la pélicula; en realidad, debería verla yo también.
El único libro que leí es el de Jane Austen, de Chejov algunos cuentos pero no esos.

e.r. si no conoces a Valle Inclán te recomiendo que busques algo suyo. Es entre tr

mario skan dijo...

María: el libro de Austen lo quiere leer Biber, a ella le interesa porque vio varias películas y series y quiere corroborar. De Chejov seguiré buscando.saludos

Lammermmor: que bueno que pases por acá. Te cruzo siempre en lo de R. y visité varias veces tu sitio. Si, se que existe esa película que al parecer es más conocida en la web que el propio libro. A valle-Inclan lo tengo en la mira.ç
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs