miércoles, 8 de diciembre de 2010

Lecturas

El sábado me decido a leer el compilado de cuentos de A. Chejov, Los campesinos, hago un alto para ir a jugar al fútbol, a la vuelta de la cancha continúo leyendo e imaginando a ese mundo de mujik, mujeres pálidas con grandes aureolas oscuras en los ojos.
Alguna vez pensé leer con velocidad y concentración como lo hice con Los campesinos, qué delicia de narraciones; un hombre que servía en un hotel en Moscú  cae de rodillas en la nieve porque está enfermo entonces decide regresar a su aldea natal, perdida en el medio de la nada, donde encontrará la miseria, la violencia, el alcoholismo y  la desgracia de ser pobre, enfermo e indefenso.
Todo lo que diga de Chejov puede ser usado en mi contra. Todo lo que diga de Chejov es baladí y boludí too.
Los cuentos se presentan solos.

7 comentarios:

Leox dijo...

La colección Austral de Espasa , es maravillosa , en la biblioteca de papa hay varias y fueron mis primeros acercamientos a la narrativa universal.

saludos colega

María dijo...

Los campesinos, por lo menos, a pesar de pasar hambre, miserias de todo tipo, violencias...espero que pasara algo de fresquito leyendole mientras el campesino se pierde en la nieve. A mí Chejov me gusta mucho, pero cómo me cuesta últimamente leer desgracias!!!
Saludos!!!

Leox dijo...

Me gustaria algunos textos o fotos del habitante de la biblio
Al menos yo lo agradeceria

marichuy dijo...

De todos los rusos que pasaron por mi infancia, quizá Chéjov sea mi favorito. Es el único con el que no sufrí. Todo los demás eran puras tragedias, mi abuela (ya te he contado) tenía preferencia por los novelistas rusos. Chéjov es muy disfrutable. Lo primero que leí fue "La dama del perrito", que fue base para un film ruso-italiano, "Ojos negros" protagonizado por Marcelo Mastroianni.

Un saludo, Mario

oesido dijo...

Chejov es Chejov ... y por una foto del blog de Leox, descubrí una biografía suya de Irene Nemirovski, a la que luego leí con placer; esto de pasear por los blogs ... La editorial Austral merece el premio Nobel del aprendizaje lector y de la desesperación de sus pequeñas letras y sus hojas que se iban cayendo, no solo en el otoño.

mario skan dijo...

Estimado colega llegará una foto de mario en su antigua biblioteca pues me traslado a otra, más joven y menos abultada. saludos

María: así como chejov me faltan leer autores bases. Otro ejemplo es Sthendal con el que di un paso certero, conseguí La cartuja de Parma, ahora falta la sentada. saludos

Marichuy: Borges decía que los rusos eran adecuados para la adolescencia supongo que por el espíritu efervescente. Mientras iré por más Chejov. saludos


Oesido: Austral merece un premio retroactivo por su olor picante de las hojas que me hace estornudar todo el tiempo. Ahora leo Dublinescas y noto que VM nombra a Renard, creo que vos también le dedicaste varias entradas al señor Renard. Un tipo extraño.
saludos

Andromeda dijo...

Hola, Mario, yo leí esos cuentos hace años, una delicia, como dices; voy a ver si todavía tengo el libro por aquí...
¡Un saludo!!

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs