sábado, 18 de septiembre de 2010

La suerte con Big sur y Carver

 Compré el libro de Carver ( Catedral y otros relatos, Pag/12-Anagrama ) en el kiosco de la esquina. De paso le dije a Andrea, la dueña,  que me desencargue el librito de Baricco, no me gustan las selecciones de textos aunque una vez incurrí en la lectura de uno , se trataba del libro  Peleando a la contra de Bukowski (Anagrama).Ahora que lo pienso, ese tipo de libros me vendría al pelo porque la mayoría de las veces hago vuelos razantes sobre los títulos.Por ejemplo ahora:
Big sur de Kerouac en AH, novela tirada al pasar en una conversación con el profe Kalamicoy, mate de por medio. Cuando voy en busca del ejemplar de Kerouac a la biblioteca pública doy con un librito de Libertella ¿cómo dejarlo pasar? . El paseo Internacional del perverso (Héctor Libertella, Grupo Editor Latinoamericano, premio Juan Rulfo 1986 ) tiene una gran foto del autor,  muy joven, en  la contratapa cuyo parecido con Shakespeare es sorprendente, digo, a las ilustraciones que nos legaron los dibujantes del dramaturgo inglés. El librito de Libertella es breve pero su contenido da para mucho y también para después.
Big sur parece haberme tendido un  anzuelo. Ayer, mientras estaba en una clínica esperando, leí 65 páginas más 15 p. en la recepción.  Jack parte por unos días de recogimiento a una cabaña metida en los riscos, acantilados, bosques, océano pacífico cerca de Monterrey. Está ahí el tiempo suficiente como para escribir de los moscardones, un ataque a lo Juan Ramón Jimenez con un asno llamado Alf y escritura in situ ( en la orilla del mar de noche, cruzando un puente elevado, metido en un bosque de pinos, en la mesa de la cabaña acompañado de mapaches, ratones y sabandijas de todas las especies ).No dice cosas banales. Si las dice su prosa se encarga de embellecer. Las imágenes del océano y el bosque son muy vividas. De vuelta a la ciudad, Jack sufre de ampollas. Un ranchero se apiada de su alma en el camino y lo lleva hasta la parada de colectivo. Llega a Frisco. Recibe una noticia pésima: su gato Tilke palmó. Para ser verosímil la situación transcribe la carta en la que su madre le transmite la nueva. Su tendencia al alcohol se ve potenciada por la muerte de su gato. Se pierde en una orgía de chupi por días. Hasta ahí llegué. 

La lectura que hacía en el sanatorio era interrumpida todo el tiempo. No estaba en una banca, sino parado, en un pasillo. Cuando salió el doctor me escribió unas recetas y prácticas que yo metí, cuidadoso, entre las páginas de Big sur.

Vuelvo al principio: Carver. Dicen que el estilo forjado y celebrado por todos pertenece a la goma de borrar y a la estilográfica (que usó para tachar las lineas de más) de su editor. No importa, sus cuentos me parecen buenos. Stephen King escribió un artículo donde señala que era un mantenido, entre otras cualidades incorrectas. No importa, el mejor libro de él: Catedral. 
Siempre tuve mala suerte con sus ejemplares . A Quieres hacer el favor de callarte lo presté y me devolvieron, dos años después, ¿De qué hablamos cuando hablamos de amor ? cuidado y con las iniciales M J.
Con Catedral no hubo permutación sino vacío. 
Porque todos los prestadores de libros estamos expuestos al encariñamiento de libros que no nos pertenecen, sabemos lo que prestamos. Lo confieso, total ninguno de mis amigos de por acá leen estos post, tengo Ulises de Joyce, Las sirenas del Titán y Final del juego de algún  olvidadizo. Por mi parte perdí Respiración artificial, Derrumbe ( este último reciente ) cartas de Carl Marx y un cassette de Zitarrosa con una versión de El violín de Becho, en vivo.

Estoy medio apretado con el tiempo. Tengo que leer y elaborar documentos para el trabajo y eso me quita horas de navegación en la blogosfera.
Seguiré con Big sur cuando pueda meter la cuchara y el gran libro de Pynchon, metido en una bolsita de librerías Yenny, espera en un peldaño de la escalera

12 comentarios:

Carolina dijo...

Hola, Mario, aprovecho tus búsquedas para pedirte un dato. Hace tiempo leí un cuento de Carver en el que el personaje principal está desempleado y echado en un sofá, sin ánimo de nada. No recuerdo otra cosa de ese cuento, sólo esa atmósfera densa y derrotada de quien ha perdido toda la voluntad. Si encuentras a este personaje y esa situación (ya sé que la mayoría de sus personajes son fracasados), pero necesito el dato de ese cuento en particular, digamos que su título. A veces ando como el personaje de Nueve reinas, preguntando si alguien recuerda aquella cantante y aquella canción.
Saludos, y espero que tu chequeo médico haya salido positivo.

anonimo lector dijo...

Big Sur lo leí mal , no lo recuerdo mucho la imagen que tengo es de un tipo que creo que era Kareauc , caminando por un acantilado o algo asi.
Carver , mi preferido es catedral , las nadas de Carver , similares a las nadas de Hopper

mario skan dijo...

Hola Carolina: el cuento de Carver al que te refieres, creo, es CONSERVACIÓN y comienza así:" El marido de Sandy se había instalado en el sofá desde hacía tres meses..." una especie de Onetti improductivo y sin bufoso con que apuntar al ojo de la cámara. La artroscopia se la hicieron a mi hijo de 15, en la rodilla, ahora está mirando MTV ( las chichis que asoman ahí ) y cada cierto tiempo dice, esto si que el malísimo.
saludos

mario skan dijo...

Leox: leí un cuento de Carver que me impresionó mucho que trataba de una fiesta en la que todos estaba en pedo entonces la mujer del narrador decide acompañar a un amigo de no sé quién, si de ella o él, y en el camino tienen sexo, entonces el marido le reprocha todo el tiempo que porque lo hizo con ese fulano que es un gil y toda la bola. Luego de haber leído el artículo de Stephen KIng me parece que Carver vivió una situación similar, él quería ser independiente pero su chica debía estar atado a él. saludos

Elena dijo...

Cuando termines con el Big Sur de Kerouac, te recomiendo el libro del mismo título de Henry Miller. Es una especie de diario, apuntes, reflexiones, de los años que Miller pasó en ese lugar (que de hecho casi descubrió él). Miller es siempre vital y su lectura, un placer.

Carolina dijo...

Vale, Mario, gracias. Y saludos al quinceañero y a las malosillas de MTV...

marichuy dijo...

Mario

Pues sí, no quedará más que robarle instantes al tiempo para leer en las escaleras, en la parada del bus, en la sala espera del Médico, en el Metro, etc.

Yo sólo he sido victima: muchos de los libros que he prestado jamás volvieron a mí. Sólo espero que sus nuevos dueños los hayan valorado.

Saludos

PS Qué bella la portada de Big Sur

oesido dijo...

Libertella, hummmm. Busco en internet, me entero de algo, releo entrevistas, me cae bien; en España no veo que las grandes cadenas vendan nada de él. Seguiremos esperando; como Frogwill (de éste venden sus cuentos completos, demasiado). Me gustan los relatos de Carver y los de Richard Ford. No sabría recordar ni una línea de ninguno. Eres una fuente inagotable de hispanoescritores desconocidos en la patria de El Quijote. Un saludo. 15 años, chichis, una mezcla explosiva.

mario skan dijo...

Elena: siempre me pareció que conocía a este libro de alguna parte y ahora que me mencionas que hay uno de Miller que se llama igual me acordé de la edición de Losada, con las páginas pegadas. Gracias

De nada Carolina.saludos

Marichuy: y los libros que presté y no recuerdo, esos no cuentan, por ahi me cae una ficha y digo: yo tenía ese libro pero lo presté y lo peor de todo es que no se a quién . saludos

De Richard Ford leí Día de la independencia. Me parece que Ford, Franzen y otros se paracen bastante en sus formas. Por supuesto que Carver los primeríó. Los relatos de Ford los tengo en la compu, para después.
saludos

Andromeda dijo...

Hola, Mario, siempre leo comentarios elogiosos acerca de Carver pero no lo he leído; tengo algunos de sus relatos en e-book, voy a tratar de leer al menos Catedral. Tampoco he leído a Kerouak, por lo que sigo atenta tus comentarios.
Qué bueno que tus conocidos no leen estos posts, que de otra forma tendrías que desprenderte al menos de alguno de esos libros, ji ji.
Yo sigo con Ulises, aunque temo que me va a llevar un año..
¡Saludos!!

Richard dijo...

¡Hola Mario! Aunque no he leído a Carver y pienso que Kerouac es sobreestimado, es siempre un placer leerte. Big Sur el lugar es hermosísimo (vengo de California y lo extraño mucho). ¡Un saludote!

mario skan dijo...

Andrómeda, lo que te sucede con Ulisses me pasa a mi con pynchon, una lectura tan apabullante que no se como atajarla. saludos

Richard, qué bueno que conozcas ese sitio, ahora que dice que eres de california, que tan cierto es que allí están las mejores muchachas rubias ?
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs