viernes, 7 de mayo de 2010

Diario de Lectura: Los Sorias




Día del trabajador. La ropa tendida en el alambre:camisas y pantalones colgados hacia abajo como si fueran prisioneros de un ejército invisible , los bolsillos son lenguas cansadas, la tv en el living vacío proyecta milan-fiore, cero a cero, parece mentira que la parra aún esté cargada.

Zumba el cooler del cpu. El ampli Decoud descansa a la izquierda de mi pie. No puedo tocar la guitarra porque Biber y Emilia apoliyan una siesta de otoño pero puedo imaginar el sonido concreto salir del amplificador chillón .La guitarra acústica me trastea: cuerdas 5 y 6, en el tercer casillero, poing¡¡ clinc¡¡ suena como un sitar. La telecaster de mi hijo Tomás brilla: clavijas y perillas.Busco en el winamp en tema de Lou Reed, duduuduuu, minimalista walk on the wild side, leo una traducción de la letra y me acuerdo de Resumen porteño.

Voy del cuarto a la cocina y de la cocina al cuarto regreso con el mate. Hay una explicación a todo esto. El libro de Laiseca es simpático, mi hija de tres años se esconde detrás de él o hace que lee y me pierde la página. Cuando voy a la cama su peso me oprime el pecho y me acuerdo que tengo que dejar de fumar. Hay que leer ese libro sentado en una mesa.
Leí, en un blog, una crónica sobre Foster Wallace y sus contradicciones estéticas, el atlético escritor tenía en su habitación una toalla de Bernie, amaba a Alanis Morrisett y usaba bandana

-----------------------------------------------------------------------------------
días después: pasó el 1º, comimos mucha torta, pizza, chip y unas cervezas. Era el cumpleaños de Biber. Ella se juntó el espeso cabello castaño en la nuca con uno de esos palitos chinos y un mechón rebelde tuvo que ser acomodado detrás de la oreja.
Ayer por la noche arremetí con el segundo capítulo de Los Sorias. El delirio en la literatura argentina es Laiseca. Acá se nos presenta la topografía de la historia y algunos de sus personajes beligerantes. Están los Sorias, especie de rompe-pelotas, el territorio del monitor: deidad.
El señor Iseka confluye en una avenida para participar de un acto tipo nazi donde habla el monitor. El señor Iseka no deja de fabular. Utilicemos la anticipación: será este el tono de la historia? es decir, de los delirios recontra esquivos de Iseka .
Avanzo hasta el capítulo 5. Todo lo que leí hasta ahora es en tono de broma. Un discurso que se hamaca entre suposiciones, conjeturas sobre, cartas de, gobiernos que, contrabando de fósforos a pila. Por momentos creo estar leyendo un episodio de historias de cronopios y famas, cuando los cronopios saltaban y cantaban salenas salenas y bailaban catala. ¿ No será una joda de Piglia y Fogwill que Los Sorias ES LA MEJOR NOVELA ARGENTINA DE TODOS LOS TIEMPOS ? Claro, después me entero que Piglia tiene un capítulo titulado ¿ existe la novela argentina ? ja. Es como decir, salí 2º, corríamos dos. No me quedo tranquilo, me pica, me arde. Googleo en busca de la crítica a Laiseca. Leo una que dice más o menos lo siguiente: si te la bancas, tanto delirio tanta locura, es un buen libro. A mí la lectura me parece copada, no me dan ganas de tirar el libro a la bosta, me divierte. También me pregunto si estaré preparado para darme cuenta si Los Sorias es de calidad descomunal.
------------------------------------------------------------------------------------------------

6 comentarios:

marichuy dijo...

Mario

Si tu hija de tres años ya se acerca a este tipo de libros, sin duda será una gran lectora.

Necesito leer algo con sentido del humor, pues en los últimos días éste ha estado lejos de mi.

A diferencia tuya, yo tuve un Día del Trabajo terrible: me la pasé en la oficina, trabajando hasta casi las 8 de la noche... y en sábado.

Saluods

PS. La viñeta es genial

Carolina dijo...

Hola, Mario, difícil de encontrar esos "Sorias". Laiseca no se encuentra por estos lados; apenas un cuento suyo aparece en la publicación de Anagrama "Buenos Aires. Una antología de narrativa argentina", en ese libro se publicó su cuento "El checoslovaco".
Saludos.

oesido dijo...

Mario, te veo lleno de creatividad y con un estilo propio y personal de escritura (ahora se dice "voz propia") que es muy atractivo. Me entretienen los giros bonaerenses. saludos.

Gww dijo...

¡Qué magnífica entrada! La he leído un par de veces para disfrutarla. Com dice Oesido, tu estilo es cada vez más personal.

Saludos.

oesido dijo...

He buscado a Laiseca y por aquí en España, ná de ná. En cambio encontré un Fogwill, el de Los Pichiciegos, aunque el tema de Las Malvinas me echó para atrás. Me pica Los Sorias; buscaré...

mario skan dijo...

Marichuy: no era el libro sino la película que está muy loquilla, debe verla.

Carolina:en la web hay varias de sus novelas, como por ejemplo Las aventura de un novelista atonal y otras, hay que echarle una miradita.

Oesido:Fogwill es todo un descubrimiento, debes leerlo, su castellano es toda una novedad.

GWW: me alegro de que haya gustado.

saludos a todos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs