viernes, 30 de abril de 2010

Los libros de Aldo


Aldo se pregunta entre la pila de libros que están sobre la mesa, pila que hace una torre donde a los chicos les gusta jugar y ocultar soldaditos, se pregunta Aldo si el ejemplar de Mascaró de Haroldo Conti no tiene mucho de Sueñero en sus descripciones, que se publicaba en la revista Fierro, guión y dibujos de Breccia . Una pila de libros en cuya cúspide gobierna Cachafaz de Copi en la edición de Viterbo, librito que lo abre y lo cierra como si ese fuera el verdadero fin y no precisamente la de poner los ojos en los parlamentos e imaginar la situación , sólamente entregarse a la lectura pura y no alverre. Abajo de Cachafaz está Máscaró y después, el libro de Libertella, hallado en una compra-venta por 5 kopecs. No le pregunten el título a Aldo que salió en la foto con la cabeza apoyada de coté sobre la mesa, examinando la pila de libros, con modorra, la taza de capuchino o debería decir capuccino como la vez que un tipo le preguntó a un chofer de colectivo de larga distancia que andaba rápido con una carpeta de hule y aire de importancia, como si llevara bajo el sobaco de camisa celeste y chaleco azul de cachemira el proyecto sobre la merma del sobrecalentamiento global, preguntó el tipo qué colectivo hay que tomar para ir a Villa Reyina, arrastrando la yi. El chofer lo miró, desvió la vista buscando la complicidad de su compañero de ruta y los dos, al unísono, contestaron: claro, claro, Reyina, ja. Porque debería haber dicho Regina con la g de gato, contestan tácitamente,  bueno, sandeces, pigmalión local. Aldo, que no tiene nada que ver con el narrador, prosigue su enumeración literaria, Copi, Conti, Libertella, Briante, Wernicke, capo canioneri, Laiseca. Acá me detengo, en la base de la torre, no es una estructura muy elevada, Los Soria tiene el grosor de cinco de los volúmenes . Como ya le pasó una vez con el Ulises, Aldo decide que lo más conveniente para leer Los Soria es utilizar un diario de lectura , por ejemplo:

Martes 12 de mayo. El perro me rompió la retama. Pràcticamente cabalgó sobre ella y la meó, letal. El invierno revivió mis juanetes, no puedo usar las caterpilas. No hay mejor capuccino que el que prepara Aranxa.
Capítulo 1: Los Sorias son un par de rompe huevos de 1º. Iseka, alter ego del barbado. Aunque se lee en el prólogo que esta novela es un novelón por cualquier lado que se la mire, el asunto es leerla, eso no dice Piglia, eso lo agrego yo. Piglia dice que Los Sorias es la mejor novela argentina de todos los tiempos, hasta ahora. Pero para mi que fue un envión, un marketing académico. Fogwill también dice admirar a Laiseca y a Cohen con la obra maestra El fin de lo mismo y a Gandolfo, ahi me cagó. Un amigo dice que la obra maestra de Gandolfo es haber sido amigo de Levrero...

Aldo vuelve a su torre de libros, la cámara con el automático puesto, La rivera, Kincón ( Briante lo escribió a los 17 años ) Copi, capo canioneri, la música de la velvet, los cigarrillos.

5 comentarios:

e. r. dijo...

Sigo con ganas de leer más relatos tuyos, como escritos por cumbiancheros consumidores de lsd.
Un placer visitarte, Mario!
Saludos

julio e. dijo...

me parece la cosa mas sana que he leido en muchos blogs la "falta de respeto" que tenes por los libros y los autores, dejan de estar en el panteon para ser compañeros de ruta, con sus cosas buenas y sus cagadas, o sea compañeros de ruta (y quien haya hecho dedo, autostop, carona o como le digan sabra de que hablo)

marichuy dijo...

Mario

Qué lindo relato. Como estar platicando contigo, o bien ser testigo de tu relación con los libros, una que no se parece casi ninguna que yo conozca.

Saludos.

PS la foto del gato es genial

María dijo...

Imagino la casa llena de libros por doquier. Muy buen relato...una forma amena de contarnos que libros andan por tu casa...
Saludos!!

mario skan dijo...

e.r: Cumbiancheros pasados de ácido en busca de la experiencia luminosa, jo

Julio: la visión desacralizadora de la literatura, de los libros y sus autores no era mi intención pero si se entiende asi, golazo, comparto.saludos

Marichuy: estoy con el libraco Los Soria y ayudado por este ficcional post voy a encarar un diario de lectura. saludos

María:hay muchos libros por la casa, 5 siempre son de la biblioteca pública, los demás son los que estoy pispeando en el momento.
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs