miércoles, 31 de marzo de 2010

La experiencia Fogwill

Con la publicación de los cuentos completos de Fogwill, Alfaguara, mini-prólogo de Elvio Gandolfo, supe que desconocía gran parte de la literatura argentina, la narrativa de Fogwill. Leí Los pichiciegos, esa visión de la guerra alucinada, recientemente reeditada y algunas notas acerca de la escritura de la novela: prácticamente Fogwill la escribió en simultáneo con la guerra de Malvinas. Sin embargo, creo que este no es un hecho que sume a lo literiario sino a una especie de sociología al estilo Alvin Toffler, proyectando sucesos.
El ejemplar con la foto granulada de Fogwill sobre un fondo celeste aguardó a que terminara dos novelas de Murakami y una de Irving, espera injustificada ya que, lo confieso, la lectura de los cuentos de Fogwill es una maravilla que debe vivirse , no exagero.


Hace unos cuantos días atrás, en el blog de Richard, él hizo mención a un cuento de Fogwill: Muchacha punk, uno de esos títulos famosos en sí mismos más que por la obra.Recuerdo que le pregunté si Muchacha punk era una novela o un cuento, a vuelta de comentario me respondió: no, es un cuento. Cuando decidí comenzar con el libro empecé por ese.

Muchacha punk narra la suerte de un argentino de profesión dudosa que vive una breve pasión con una chica británica bien devenida a punk, como todo, lo instituyente acaba por ser instituido.
Seguí entusiasmado con los cuentos. Me detuve en Help a él que abandoné para tomar aire, seguí con"camino, campo, lo que sucede gente " y me dije, la pucha, este tipo no sólo escribe de dandys, tipos cosmopolitas, drogones, navegantes, escritores que se encierran en un hotel de Mar del Plata a ver pasar la guerra de Malvinas.
Camino, campo.... y Sobre el arte de la novela plantean una ficción sobre un fondo aparentemente nebuloso pero que irrumpe con potencia devastadora ( peronismo y Malvinas ) y ni siquiera plantea una ficción con las viejas armas sino que entrega al lector una especie de ensayo sobre como las palabras, la lógica de la ficción y un poco de metaburlaliterararia de un narrador jocoso.
Después está el Fogwill porno, duro, con descripciones escatológicas en algunos casos, en otros cuenta iniciaciones sexuales con la fuerza de una carga de profundidad como es el caso de Luz mala y el tubito de carne, la culebra medio podrida, los pendejos borrachines y la escena familiar con fusta y puteada, como diría Biber, este es el Fogwill chanchito que despierta los deseos ocultos del lector solo, junto a la pálida luz del velador, el paquete de cigarrillos despanzurrado y el tetra de cepita de naranja.
Fogwill se despega bastante del pelotón de escritores que cuentan la década del 80 en la argentina porque generalmente narra desde una posición de clase acomodada. Pero lo que más me impresionó de Fogwill es la genialidad en el uso del lenguaje, en la voz que dice choto, qué hora son, no peliés, apoliyé y otras voces que usualmente están al margen de la academia.
Bloggers amigos que desconozcan la obra de Fogwill arribad el boing 747 que sale de la pista.

14 comentarios:

Ojaral dijo...

Fogwill es, por suerte, mucho más que el personaje desagradable que está empeñado en crear. Es un genio, la verdad, ese pedazo de hijo de puta. Un tipo con una libertad expresiva envidiable. Un francotirador. Sueña con ser el nuevo aduanero de la literatura argentina y lo está logrando. Dice que un escritor influye más por lo que manda a leer que por lo que escribe. Traficante de prestigios. El éxito de ese mandato ilumina la obra del mandante y lo eleva. Algo así. Pero no sé por qué cuento esto, si lo que importa, amigo Mario, es el libro que tiene ud entre manos y que yo envidio. Cuánto salió? No andará tuerto ahora? En ese caso, feliz su ojo. A mí me gustan, por razones diversas, Restos diurnos y La liberación de unas mujeres. Saludos!

Gww dijo...

Tomo buena nota de tu recomendación. Desconozco gran parte de la narrativa actual o reciente de ese país y antes o después debo ponerme a ello, así que agradezco enormemente estas pistas para poderme adentrar en ella.

Saludos!

marichuy dijo...

Mario

Fogwill, otro escritor argentino que me es desconocido. Pero viendo el entusiasmo que te provocó leer sus cuentos (leer cuentos es una maravilla, pues nos permite a nosotros los desordenados seguir el camino que mejor nos plazca sin importar el orden de aparición), así como el comentario de Ojaral, me doy cuenta que me he perdido de algo realmente bueno. Ojalá en Gandhi tengan algo de él.

Saludos

mario skan dijo...

Ojaral: cómo va ? me pareció muy certero y a la vez demasiado ego esa declaración que dice que el único que hace para una japi en la literatura argentina es él. Algo de razón tiene. Disfruté mucho la lectura y lo que voy a seguir disfrutando. Sin duda Fogwill da para hablar muchísimos post, por ahora un atisbo.
saludos enormes.

GWW: creo que si lo lees te va a sorprender mucho. Es un cuentista realmente original. En la web hay un par de cuentos suyos como para desquitarse un poco.
saludos

Marichuy:a Fogwill se lo puede reconocer como un escritor duro y bastante original con respecto a las formas del cuento, Por ejemplo, narra uno como si te estuviera contanto un cuento adrede. Hace también una homorada de esa parte de la literatura argentina donde la forma prevalece por sobre la historia, este tipo es todo un caso.
saludos

Leox dijo...

Un amigo me dijo que ya tenia , los cuentos completos de Fogwill. Para mi Fogwill es muchaca Punk y Urbanio que no fue mucho de mi agrado.
Parece que Fo es re miga de Aira-

R. dijo...

¡Hola Mario!
Tengo muchas ganas de descubrir a Fogwill.
A ver si los de Santillana-Alfaguara traen por acá sus Cuentos completos.
Saludos,
R.

Vero dijo...

Hey, pero en Muchacha punk lo más dudoso es la relación con la chica. En un momento dice el narrador que en realidad él jamás pisó Londres, ni se acostó con ninguna muchacha punk, y después sigue hablando de esa ciudad como si nada. Exposición del artificio. Procedimiento literario destripado. Es un cuento genial. Y Help a él quita el aire, sí. Salud.

Katrina Van Dassos dijo...

Ow Yeah! Jerga!
Me lo apunto. Que de jerga Argentina a parte de haberme visto como 3 veces la serie de Tumberos, otras tantas la de Okupas y la peli de pizza birra faso... poquito más.
G.R.A.C.I.A.S.

mario skan dijo...

R: Santillana-Alfaguara no deben tener ningún impedimento de publicar por tus pagos. De la misma colección están los cuentos de Nabokov, esa es otra joyita.
saludos

Vero: no me había percatado de lo que decis pero Fogwill es capaz, narra historias con el manual de procedimientos abierto a todos, otras veces lo oculta pero es demasiado evidente.
Es mucho decir que Help a él me quemó la zabeca ?
saludos

Katrina: si te gusta la jerga pues Fogwill dará mucho pero además sus historias son geniales y sus escenas eróticas y de terror inusitadas.
saludos

Leox:no sé si son amigos, me parecen que en algún momento se lanzaron dardos. Ellos saben que son vistos como referentes, se aprovechan ja
saludos

e. r. dijo...

Hola, Mario!
Solo conozco muchacha punk y después no leí otro de él. Es que hay una regla personal que cumplo a rajatabla: solo comprar los libros que no puedas prestar de alguien. Y pensé: todo el mundo tendrá un tomito de fogwill. La verdad resultó devastadora: solo me prestaron muchacha punk en un tomito raro, letra grande, haciéndolo pasar por novelita al cuento. Y después me olvidé. Ahora, de vuelta, a leer a Fogwill...
Saludos

Andromeda dijo...

Pues pinta muy bien (tu reseña es genial). El lenguaje coloquial siempre resulta muy agradable por ser tan pintoresco.
Tomo nota porque no conocía a Fogwill.
¡Saludos!

mario skan dijo...

e.r: qué cosa son los editores? me pasó lo mismo con una historia corta de Levrero algo como Nick y .... un policial, editado en mondadori, debe tener 100 pag pero cuando abrís el libro te topás con una letra del tamaño arial 18 ja- saludos

Andrómeda: si¡¡¡ Fogwill es imperdible, como dicen las carteleras del cine: dos pulgares hacia arriba con el muchacho Fogwill.
salduos

Anónimo dijo...

Hola Mario. Quisiera ponerme en contacto contigo, estoy realizando un documental sobre Fogwill y quiero utilizar las imágenes que utilizas para acompañar tu texto, quisiera saber de quién son esas fotos, pero no encuentro un correo donde pueda escribirte y por esa razón lo hago en abierto. Mi correo es redaccionnci1@ateiamerica.com
Me llamo Moisés Cabrera, quedo atento a tu respuesta para contarte el proyecto.

Moisés

mario skan dijo...

Hola Moises: las fotos las bajé del sitio Literatura argentina. org. En realidad debería haber nombrado la fuente hace tiempo. Asi que escribe www.literatura.org y luego pinchas en Fogwill y ya está. saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs