martes, 8 de diciembre de 2009

Otro viaje de Chejfec.


Mis dos mundos. Sergio Chejfec. Anagrama. Buenos Aires. 192 p. 24x15 cm.

A continuación copio algunos párrafos extraídos del cuaderno Rivadavia,
escrito con una Parker que poco resistió el continuo uso de quitar y poner el capuchón de plástico, ahora fisurado y sobre la línea de quiebre, un hilo blanquecino de La gotita que intenta reparar la ya innegable rotura.

.........................................
Abro el libro, que tantas veces abrí y abandoné por otro y, sin pensar que esta vez es la definitiva , me enfrasco en la lectura hasta el final. Las primeras cincuenta páginas me son familiares. Cada nuevo barrido de mi retina por sobre los caracteres abre un espacio conocido. Un escritor visita una ciudad del sur de Brasil, pasea por el parque de la ciudad, se pierde en su geografía, observa el hormigueo de la gente por los terraplenes, jardines y veredas, observa un robo e hipotetiza sobre los diferentes tipos de vendedores ambulantes, y callejeros, se aloja en un hotel, recibe un e-mail intimidatorio, etc.

El desafío del narrador es conocer a fondo la zona verde de la ciudad. Adquiere un mapa desplegable y con ayuda del conserje del hotel se
ubica mentalmente en el espacio.
Si hay una aventura en la narración de Mis dos mundos, ella es la concomitancia que hay entre un recuerdo y su estímulo. A saber: dos mujeres eslavas con aspecto de campesinas que le piden la banca donde está sentado en un parque de una ciudad alemana es el resultado de un anciano que le solicita un lugarcito en la banca en un parque brasileño donde disfruta su paseo brasileño. Presente y pasado dividido por un línea fácil de trasponer.



[...]
Mis dos mundos es una novela contemplativa, una visión del mundo y un desarrollo de las habilidades narrativas con las que el escritor nos envuelve ante la aparente nadería de la trama. Narración fundada en la pura y densa prosa de Chejfec cuyo eje es el recorrido por un espacio que está entre el pasado y el presente.


Otro apunte de otro día:
En ocasiones la descripción de un fenómeno físico, como la visualización del efecto de las gotas de agua en la vegetación abundante, o el sonido que se expande por el espacio en equis circunstancias, llevan al texto a un plano contemplativo.

Narrador errabundo dispuesto a descargar sus más íntimas reflexiones sin temor a que el lector, inmerso en el mundo de la lectura, le reproche su pasividad ante el desalojo de las mujeres eslavas de una banca de parque, o la verguenza que le ocasiona sacar un cuaderno para escribir en un café, verguenza que se sustenta en el qué dirán, en un ojo grande como una casa que no tiene rostro.



última anotación: me falta historia del llanto y termino los libros que comencé con entusiasmo y se me picho en bote inflable.

10 comentarios:

Ojaral dijo...

Aunque no leí este, la descripción que hacés de los libros de Chejfec es perfecta. Una prosa que aburre o entusiasma, sin medias tintas. A mí, en gral., me gusta. Aunque sospecho que haber leído uno de sus libros es lo mismo que haberlos leído todos.
Saludos!

marichuy dijo...

Mario

A mí lo que me sorprende es la claridad, de tus notas manuscritas. No sé si tengan muchos tachones, pero es admirable la puntualidad con la que resumes lo leído, con todo y análisis.

Saludos

Richard dijo...

¡Hola Mario! No sé mucho acerca de Chejfec, pero tu post me ayuda mucho en que soy un seguidor de los libros publicados por Anagrama (¿como todo el mundo?). De todos modos, estoy leyendo Javier Marías y Petronio ahora antes de regresar al tu rincón del mundo (Puig y Roa Bastos me esperan). ¡Saludos!

e. r. dijo...

Hola, Mario
si estuvieran en contratapa de los libros de ch tus comentarios, venderían más, de seguro.
por lo pronto solo tengo a mano su blog, y está bueno, ya llegará un libro.
saludos

Strika dijo...

Hola, Mario:

No conozco a este autor. El libro suena a que podría interesarme por lo de la exploración de una ciudad forastera. Si algún día me lo topo, recordaré que lo recomendaste.

Un saludo

Andromeda dijo...

¡Hola, Mario!
Nunca había leído algo sobre este autor, sin duda mi ignorancia no dejará de ser proporcional a lo que leo, en este mundo literario infinito.

Esos apuntes tuyos estan bellamente cargados de la esencia de la obra. Tomo nota.

Un saludo.

mario skan dijo...

Ojaral: la cadencia de Chejfec no cansa al lector, bueno, ese es un punto de vista, pero crealo, es un libro copado.

Marichuy: el cauderno de notas está lleno de tachones, soy lo que se dice un tachonero de notas. mi primer versión de un escrito suele ser corregible a mango.

Richard: Roa Bastos es una cuenta pendiente en mi haber.
En mi opinión, creo que Chejfec te va a gustar.

e.r: mis reseñas suelen ser positivas porque si hay un libro que no me engancha lo abandono. sigo pensando que sus reseñas son superiores.

Strika: un libro interesante de este autor es "Baroni, un viaje", si tenés la oportunidad de leerlo,te atrapará.

Andrómeda: como le dije a Strika, Baroni es un buen título para leer de este autor, con una prosa muy candecionsa-


saludos a todos

María dijo...

Me encanta la descripción que haces del libro. No leí nada de Chejfec, pero anoto sin duda este libro. Sus anotaciones del cuaderno...me encantan!!
Desde luego, finalmente el libro cayó rendido a sus retinas!!
Un saludo!!

taparoja dijo...

siempre interesante pasar por aquí. saludos.

mario skan dijo...

Contesta algo tarde, es que fin de año me tiene atareado repleto de papeles, un armado de una red doméstica y otras faenas que me sacaron de la blogosfera.

taparoja: lo mismo digo de su blog y su radio.

María: el libro de Chejfec necesitaba esa lectura de iniciación. Mis dos mundos es el tipo de libro que abriéndolo en cualquier página está bueno.

saludos y gracias por pasar

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs