jueves, 17 de diciembre de 2009

Cosas que se escriben


Hace dos semana que estoy con La historia del llanto de Alan Pauls. Leo con variedad de ritmos y de acuerdo al clima interior del libro que transite puede que avance cinco páginas o cuatro renglones. Las condiciones del tiempo no han sido buenas, en todo sentido, ya sean internas o externas, el calor agobia.
La cosa queda así, voy por un poco más de la mitad del libro. Por ahora sin opinión.

Pienso, de todas formas, que la lectura que hago del libro de Pauls pasa por otro lado, no detenida en la linea argumental ni en la bruma psicológica de los personajes sino en las ondas concéntricas que se abren en las aguas de la memoria tras la piedrita de la lectura. Siguiendo una de esas curvas doy con una figura que vi en una película y que después leí en un libro. Esa similitud es la comparación que hacen los respectivos narradores de Kanchatka y La historia del llanto entre los milicos represores de la última dictadura con los extraterrestres, los invasores para ser más exactos. ¿Ayuda a la comparación la serie televisiva homónima que daban por esa época ?( creo )

En otros de los anillos concéntricos que generó la lectura de La historia del llanto está la mención a los disgustos musicales o caracterizaciones caricaturescas a la que someten los narradores a distintos músicos de fama considerable. Cito:

  1. En la novela El testigo de Villoro, el narrador dice:
"Hay cosas que se detestan y otras que es posible aprender a
odiar. Supertramp llegó a su vida como un caso más de rock basura,
pero esa molestia menor encontró una refinada manera de
superarse. El destino, ese croupier bipolar, convirtió las voces de
esos castratti industriales en un imborrable símbolo de lo peor que
había, no en el mundo[...]"
luego agrega "[...] el día en que Supertramp dejó de
ser un simple grupo infame con sinusitis crónica[...]" las comparaciones son geniales por lo que tuve que poner en el winanp algo que me hiciera recordar la voz del barba que canta en la banda y no llegué más lejos con you tube. Mi opinión con respecto a Supertramp siempre estuvo asociado a las cuerdas vocales y los nódulos. Punto de contacto si se quiere: The Bee Geess, no por su estilo musical sino por la intervención quirúrgica que recibió uno de los famosos barbados.
Trazo otro parangón: en argentina, los cantantes barbado suelen ser figuras populares de voz grave, diferimos en algo al mundo de la música.

2. En la historia del llanto, el narrador procede a una crítica intensa y despectiva de uno de los cantantes de protesta de la década del 60 y 70 en argentina llamado Piero. El nivel de comparación es similar al libro de Villoro.

3. El caso de Levrero con Beethoven no tiene los ribetes pilosos anteriores pero el uruguayo también se agrega unas cuantas palabritas en su haber en contra del compositor alemán. Si quieren consultar La novela luminosa en la parte del diario, hallarán lo que les digo.Creo que habla acerca de la marcialidad de la música del teutón, algo por el estilo. Levrero menciona a otro escritor que no gustaba de Beethoven, es que el afamado compositor es potente y porque debería agradar a todo el mundo. Un poco contra la corriente supongo.


Buena manera de despacharse con los músicos aunque como dijo Macedonio no todo es vigilia la de los ojos abiertos.

Estas son algunas de las cosas que se escriben cuando no se sabe qué.

Revisando libros en busca de una factura encuentro:
  • Comencé con los de Saer y Puig que son lo que tengo a mano pero no por ello más leídos y estos fueron los hallazgos: boleta blanca en la que figura la graduación de mi vista, señaladores de librerías, tikects de peaje, un billete de 10 pesos.
  • Adentro de Los Soria, un mamotreto enorme de mil páginas, una tapa de Mas que humano.
  • Adentro de otro libro, un mapa de las rutas argentinas de Pirelli, un papelito con el turno del dentista, tres hojas consecutivas de un cuento de Cortázar pertenecientes al libro Alguien que anda por ahí.
El post quedó en la nada y estas son las cosas que se escriben.

11 comentarios:

María dijo...

Encontrar hojas, tikets, anecdotas...dentro de los libros, hacen que tu mente vuele a otros momentos ya pasados.
Bonito post. Como siempre, un maestro de las palabras.
Me he reído largo rato con lo de Supertram y los nódulos. Gracias
Saludos!!!

e. r. dijo...

Hola, MArio
como siempre quedo encantado, conla sonrisa feliz, después de leerte; ni la melancolía del texto borran la sonrisa.
Con los diez pesos da para un vino rico.
Y después dice que hay leer antenta y completamente los libros para encontrar algo en ellos. ¡Qué tontería!
Espero más noticias de Pauls.
Saludos

marichuy dijo...

Mario

Si algo caracteriza a Juan Villoro, es que en medio de sus narraciones y sin perder el hilo conductor de sus historias, es capaz de incorporar anécdotas que casi sonarían fuera de lugar. "El testigo", novela que busca rescatar el olvido una parte de la Guerra Cristera, uno diría ¿qué carambas hace ese grupo Super Tramp?

Hace unos días que leía -ya no recuerdo si aquí en tu blog o con Ever- algo sobre Enrique Vila Matas, donde decían que era mejor escritor de libros que articulista, me acordé que Juan Villoro tiene una columna semanal -publicada los viernes en un diario de circulación nacional- que me encanta leer. Pese a no ser textos harto profundos, las pequeñas historias que relata siempre resultan gratas y bien contadas (hasta cuando habla de futbol, deporte del cual es un gran aficionado -que aprendió a odiar al Real Madrid cuando vivió en Barcelona, por cierto)

Saludos

PS Como Ever esperaré tu relato sobre Pauls

Richard dijo...

¡Hola Mario! Lo irónico es que quiero leer a Pauls y Villoro, pero nunca puedo encontrar los libros específicos que los estoy buscando por ellos. ¡Gracias por el post y saludos desde el frío de Nueva Iglaterra(-9 C hoy pero se siente como -14 C según Weather.com)!

mario skan dijo...

María hallar objetos en los libros es otra de las cualidades que éstos tienen. Hallar y guardar.y de super tramp había uno o dos temas que me gustaban.

Hola e.r, la lectura del libro de Pauls se me está haciendo cuesta arriba pero algún día lo terminaré.De él leí El pasado, un libro grosso, hacía tiempo que no caía rendido ante un ejemplar así.

Marichuy, de Villoro comencé a leer desde la pantalla de la Toshiba el texto El testigo, pero está en formato bloc de notas y muy lindo para leer de ahí no es. Si por lo menos estuviera en PDF, pero lo poco que leí me gustó. Ya tendré la oportunidad de leerlo en libro.

Richard, por estos lados del sur amainó unos grados el calor. Allá si que hace un rosquete de novela.
De Villoro quiero leer El testigo, ya que no tengo referencias de otra novela y de Pauls, ahora me gustaría leer un ensayo sobre el diário.


saludos a todos y gracias por pasar.

Strika dijo...

La de cosas que uno encuentra adentro de los libros. Habría que escribir un relato al respecto.

La verdad es que a mí Supertramp sí me gusta. Es decir, no soy una fan, pero tienen cosas buenas que me recuerdan a una época.

¡Saludos, Mario!

Andromeda dijo...

Hola, Mario, estoy totalmente de acuerdo en esto que dices sobre el clima interior del libro; yo a veces no avanzo por más que intento.
Me llama la atención el título, también estaré atenta a futuros comentarios.

Buenoooo, ahora voy a buscar algo sobre la intervención quirúrgica de uno de esos barbados...

¡Saludos!

mario skan dijo...

Toda la verdad, supertramp marcó una época, sus recitales con saxo y varios tipos arriba del escenario.Me olvidaba del piano.
saludos Strika

Andrómeda: uno debería ser todo terreno y menos proclive a las inclemencias del tiempo en cada libro. Una especie de piloto automáticos, pero todavía no puedo.
saludos

R. dijo...

¡Hola Mario!

Pasaba para contarte que ya tengo mis ejemplares de Historia argentina (la versión corregida y aumentada de Anagrama) y El fondo del cielo, de Rodrigo Fresán. Por cierto, ¿tendrás preparado otro post sobre esta novela?

Villoro es dueño de una expecional prosa. Sus artículos no tienen pierde. Sus crónicas de Dios es redondo son muy inspiradoras. No me satisfizo el final de su novela El testigo.

Y bueno, deseo que pases una ¡FELIZ NAVIDAD!

R.

mario skan dijo...

Hola R: sobre El fondo del cielo escribiré otra entrada cuando decante la lectura y vuelva a agarrar el libro. Joya con tu adquisición de Historia argentina.

Yo también te digo: FELIZ NAVIDAD. SALUDOS

María dijo...

FELIZ NAVIDAD Y FELICES LECTURAS!! Espero y deseo Marío que pases una muy feliz noche...como dice...qué lo pase joya!!
Un abrazo.

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs