sábado, 19 de septiembre de 2009

Con libros



Los días pasan más rápido que las hojas del libro que leo, lo que me lleva a pensar que se puede estar toda una vida o al menos, una generosa parte de ella con un solo libro, con la expectativa de una batalla, un acercamiento, una venganza o un suicidio. Varias veces escribí sobre las lecturas paralelas, inherentes a todo lector compulsivo y hedonista. A veces, la lectura no inocula la dosis de sustancia que enerve al lector entonces se la busca en otro lado, un yonki desesperado revuelve estantes, blogs, libros en PDF, fotocopias, bibliotecas públicas o privadas, etc. Es en estas ocasiones donde usualmente se dan los descubrimientos personales. Se resignifican las compras de libros que una vez compré y fueron a parar al estante más lejano de la biblioteca, o a la segunda sala de lectura que está en la zona de la casa que jamás se visita, digamos: un altillo con poca luz que sólo es operativa los días nublados en los que la luminosidad es lechosa.
La mente está predispuesta a recibir cualquier estímulos que se relacione con los libros que se hizo acopio pensando en un futuro inmediato de lectura. Pongo un ejemplo: hace días Ever subió un post sobre un libro freak de Rodolfo Wilcock, claro, de este autor tengo tres libros en casa, y por qué no los leí, qué mecanismo de marketing puso a Sudamericana a publicar estos ejemplares: El esteroscopio de los solitarios, Los dos indios alegres y El libro de los monstruos. Ahora pongo atención a la solapa, dice Wilcock: "Entre mis autores preferidos están Robert Walser y Ronald Firbank y todos los autores preferidos por Robert Walser y Ronald Firbank y todos los autores que éstos , a su vez, preferían" palabras que refrendan el adagio, los amigos de mis amigos también son mis amigos. Pero mi fanatismo no llega a extremos de abandonar la lectura principal para perderme en los afluentes del río caudaloso, conozco mis meandros y ando con carta de navegación.
Como Uds. habrán comprobado, hay libros que están escritos para leer lentamente, como si uno estuviera pasando las páginas de celofán de un álbum de fotos. Wilcock ayuda a ejercer esta dinámica.
Otro libro que compré, al divino botón, fue Cartas de Tolkien. Esta manía no tiene fundamentos en la vista, tal vez con la espátula de algún analista puede comprender razones que me empujan a comprar las correspondencias de escritores, este libro de Tolkien de cartas no es el primero sino el segundo que compro de ese rubro. Anteriormente había adquirido cartas entre Hannah Arend y Mary McCarthy, libro que me llevó a reconocer a Dorothy Parker, nombre que había escuchado en un tema de Prince y no por su obra literaria. Hablo del álbum de Prince " sign O`the times" del año 87, en su conocido y extraño tema: la balada de Dorothy Parker, disco doble, regalo de un amigo que no tenía bandeja para escuchar vinillo.
Las temas proliferan como un entramado sin fin, como las enredaderas de Jumanji .
La lectura principal a veces deja un intersticio para que alguna rayita de luz ilumine otras paginas.






El libro de McCourt, Las cenizas de Ángela, me prometían una estadía placentera en su seno.
Diez novelas y sus autores de W. S. Maugham, editado en Túsquets, en un extraño diseño, es para pasar por alto, a primera vista. Tal vez la intimidad prolongada con el libro me sacude de la solapa.
La novela de Faretta, Tempestad y asalto, un signo de interrogación.






La guerra del fin del mundo va configurando su escenario de muerte. Los personajes enseñan sus matices que otrora estaban incompletos. El sertón irradia el calor y la desolación a cada página. El ejército de la república ha ingresado al estado de Bahía y se dirige a todo pitoto hacia Canudos, pueblo de insurrectos y atrevidos miserables cegados por la palabra de un orate que, la mente de un escoses, seguidor de Proudhon, halla sentido en toda la parafernalia del fin del mundo, la igualdad, la justicia, el amor, la no existencia de la propiedad privada. El buen escoses de cabellos de fuego, frenólogo de oficio, escritor de panfletos revolucionarios, ha cometido un hecho detestable que le permite entender la mente de un pistero del sertao, ¿acaso los hombres tengas núcleos básicos comunes? no importa el lugar dónde estén, cuántos kilómetros debieran recorrer para beber agua.
Imagen de fin de siglo en latinoamérica: británico infaltable, oliGARCA presente, fuerzas armadas en su incipiente formación para monstruos. Sin embargo la fuerza de la palabra del mismo dios del antiguo testamento, severo e inflexible, colocará piedras, sembrará la esperanza en el amor y la justicia. Y un anarquista tratará de poner los pies sobre la tierra antes que el fuego purificador se lleve todo.


19 comentarios:

marichuy dijo...

Mario

Creo que cuando estamos en medio de uno de esos grandes libros; esos que, bien dices, parecen estar escritos para leer a lo largo de toda la vida, necesitamos un toque de ligereza y es entonces, cuando los lectores desordenados -como yo comprenderé- nos adentramos en otro tipo de lecturas, casi como para atemperar el impacto que el otro, “el gran libro” nos está causando.

Oye, tú párrafo sobre "La Guerra del fin del mundo", te quedó maravilloso; me encantó como transmites la sensación que produce esa historia, como se nos va adentrado-.

Saludos

e. r. dijo...

(...) Los días pasan más rápido que las hojas del libro que leo, lo que me lleva a pensar que se puede estar toda una vida o al menos, una generosa parte de ella con un solo libro, con la expectativa de una batalla, un acercamiento, una venganza o un suicidio (...)

Hermoso.
Saludos

Richard dijo...

¡Hola Mario! Voy por la mitad de la novela de Vargas Llosa, y ahora no quiero distraerme con los otros libros para concentrame en el tema de la campaña de Canudos. El único problema con este plan de ataque es que el personaje que más me interesa hasta este punto es ese periodista miope, y eventualmente tendré que leer más de Los sertones para averiguar las diferencias entre el personaje y el hombre histórico, ¿no? Bueno, gracias por la entrada. ¡Saludos!

Strika dijo...

Pues a mí me gustaría pasar toda la vida en los libros que más he disfrutado y evitarme los que sólo me hacen perder tiempo precioso.

Saludos, Mario

Leox dijo...

Yo me identifico con:
"La mente está predispuesta a recibir cualquier estímulos que se relacione con los libros que se hizo acopio pensando en un futuro inmediato de lectura"
El futuro inmediato de la lectura puede ser mañana o un par de años.

mario skan dijo...

Si Marichuy, la guerra del fin del mundo se pone cada vez más candente, se me cae el libro de las manos.
Al final del libro podré dar un juicio personal sobre el calibre de la obra, un juicio menor seguro, pero válido.
Lo que sí sé es que aprendí mientras leo, varias cosas de Canudos, Brasil, VLL, Nélida Piñón y otros asuntos relacionados con la escritura de la novela.
saludo enorme

e.r.gracias Ever.

Richard: están buenos las entrevistas que le hacen a VLL sobre la escritura de la novela y los personajes, las leíste? están acá:http://www.geocities.com/boomlatino/vobra06.html. Disfrute amigo.
saludos

Strika: eso está muy bueno, el problema es saber qué libro es el indicado. Tengo algunos en mi lista. En la adolescencia: Rayuela, también Crimen y castigo.

saludos


Leox: El comprador de libros compulsivo busca indicios por doquier para verificar que su compra no fue en vano. Entonces se apoya en comentarios, blogs o
simplemente en la exploración-
saludos

Cristian dijo...

Hola Mariano,

A mi me está sucediendo algo similar: ver cómo los días pasan más rápido que las páginas. Me pregunto, ya que vi una referencia a Vila-Matas en tu blog, si ya leiste a Bartleby y compañía...veo que hablás de Wilcock y de Walser.

Abrazo

PD: Ando en campaña en pos de recuperar a mis lectores y de recuperar, a su vez sus lecturas.

taparoja dijo...

libros al divino botón!
uf...miles...
saludos!

mario skan dijo...

Hola Cristian: leí una parte del libro que mencionas, la otra parte la tengo que imprimir. LOs libros de Vila-Matas escasean en las librerías argentinas.
Siempre te leo pero no siempre te dejo comentarios.
Abrazo

Ufff Taparoja, muchos libros que compro y no sé si voy a leerlos, por ejemplo de Alvaro Pombo o la última mudanza de Felipe Carrillo.
saludos

R. dijo...

¡Hola Mario!

Te cuento que me has hecho buscar la ficha técnica de la película Guerra de Canudos, cuyo afiche nos muestras, y que más de una vez la pasaron por cable pero nunca pude verla completa. Apenas vi algunas escaramuzas entre personajes demasiado correctos en el vestir, diría hasta sobrealimentados -no necesariamente por gracia divina-, con un falso desaliño que dejaba ver la condición atlética de los actores, y la figura de pasarela de ciertas actrices. En suma: ninguna Jurema, ningún Galileo Gall convincentes en la pantalla, ni creo que los pudiera haber.

Saludos,
R.

Ojaral dijo...

El de Felipe Carrillo es horrible, no lo lea. Y Wilcock es un genio, no sé cómo se aguantó tanto tiempo sin leerlo, ud que es un lector tan sofisticado.
Saludos!

Angry Girl dijo...

Mariano te digo la verdad, no pude seguir leyendo tu blog desde que cambiaste de letra, que idiotez pero asi es.

mario skan dijo...

Qué bajón Angry¡¡¡la letra es la de blogger, original. La que tenía antes correspondía a Word, escribía ahí y después pegaba.
Mientras, sigo deleitándome con tus fotos, qué buenas composiciones¡¡¡
saludos

Ojaral:Ud. me está cachando, jaja.
no soy un lector sofisticado, más bien, diletante. Wilcock: interesante.
saludos

R. supongo que la mujer que aparece en la primera plana, con las pechugas al aire es Jurema, parece sonia Braga y galileo GALL debe ser brad Pitt. jaja
saludos

primeraedicion dijo...

Muchas gracias por pasarte.
Es fascinante Lolita, sin duda, de mis favoritos.

Andromeda dijo...

Me encantó la entrada, Mario; desde la primera reflexión, con la que me identifico por completo -ya que suelo combinar lecturas- hasta el último párrafo sobre el libro de Vargas Llosa.
¡Saludos!

mario skan dijo...

Primera edición: seguiré pasando por tu genial blog de reseñas.

Andrómeda: compartimos la misma manía de leer varios libros a la vez. Creo que es una buena disciplina.

saludos

María dijo...

Como siempre, escribe y no sé muy bien a donde nos lleva hasta el final. Pensé que iba a ser una reflexión sobre las lecturas, sin hablar de libros y de pronto me encuentro con las "Cartas de Tolkien". Hace poco mencione el libro, porque lo adquirió una amiga mía, y me dice, que no lo suele "leer" a menudo.
Hay libros que no he vuelto a mirar, pero...sé que están ahí, para cuando vuelva a ellos, a Sábato, a Gabriel García Marquez, a Borges, a Esquivel, Allende, Cervantes,...a muchos autores que he dejado en la estantería...
Y me han forjado.
Saludos!!

mario skan dijo...

Hola María: si, arranco para un lado y salgo para otro, es falta de desciplina. Las cartas de Tolkien las compré para leerlas de manera interrumpida, me llama siempre la atención la vida de un escritor.

saludos

Clara Castillo dijo...

Hola! Ya que te gusta leer te invito a leer mi libro Toc Toc. Saludos!

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs