jueves, 6 de agosto de 2009

La vuelta a un Thomas


-->Hubo un tiempo en que estos dos escritores estaban en mi lista " para leer".Esos escritores se llaman igual Thomas Pynchon y Thomas Bernhard. 
Comencé la busca de algunos de sus libros en la biblioteca pública y no hallé nada. Decidí hacer una visita a la biblioteca central de la UNCO. Ahí di con un ejemplar de cada uno: el primer tomo de El arco iris de la gravedad, en una publicación de Grijalbo, que me pareció genial hasta la página 100 y después comenzó a declinar mi interés hasta abandonar la lectura. Se trataba de una lectura condicionada ya que el tomo 2 no estaba. El idilio con Pynchon se terminó cuando compré Masson y Dixon. Algunos críticos, no sé si en su sano criterio, equipararon esa novela con el Quijote. Para mí es una exageración.
Paralelamente, de Thomas Bernhard sólo había encontrado un volumen titulado Extinción, publicado por Alfaguara que, según me enteré después, fue la primera editorial que tradujo la obra de Bernhard al español por una recomendación de Javier Marías ( Pérez Soldán ) El libro me pasó como arena entre los dedos, inasible desde todo punto de vista.
Las continuas referencias a Thomas Bernhard en lecturas posteriores de autores que entre sí no compartían ni la editorial ni la década ni nada, inocularon nuevamente la curiosida por el escritor austriaco. Acceder a parte de su obra no es difícil, varios de sus libros están en la web .
En varios blogs amigos leí reseñas del libro El sobrino de Wittgenstein. Mario Levrero también lo comenta en su diario de la beca ( primera parte de la Novela luminosa ). Mi primer impulso fue seguir ese camino pero me arrepentí. Por qué no comenzar por su autobiografía novelada? una lectura, dos propósitos cumplidos, conocer su vida y su prosa, no tomé una mala decisión.



El origen: una indicación. Autor: Thomas Bernhard. Traducción: Miguel Sáenz. Edita: Anagrama.
Se puede leer de la pantalla pero las letras, la densidad del texto más la extrañeza con la que uno va a recibir dicho texto deja perplejo a todo lo que se le acerque; mejor tener el libo en la mano, para volver mil veces sobre las líneas. Pero atención: recién comenzada la lectura uno se da cuenta que en un párrafo se repite cinco veces la palabra suicidio y en el párrafo siguiente, dos veces más que en el anterior. Acaso no nos enseñaron que no se deben repetir las palabras? es el traductor un badulaque que trabajó sobre el texto con varias copas encima? Es una licencia que se ha tomado nuestro escritor Thomas Bernhard, darle fuerza a la idea, remachar el asunto.
El texto avanza y pasa por varios puntos de su infancia y adolescencia, es decir, por su escuela primaria y secundaria y toda la carga emotiva que de ellas emana con el condimento espeso de la segunda guerra mundial en una ciudad gobernada por el nacionalsocialismo. Además están: los bombardeos, la destrucción de la ciudad, las sirenas de alarma, la muerte de conocidos, etc. El libro es como un estrado donde se despotrica, con altura literaria,sobre la familia, la guerra, la ciudad y el suicidio, temas que lo señalaron como un escritor controvertido, según leí en otro artículo de prensa.
Como dice la canción ochentosa "no quiero pensar mil veces las mismas cosas ni contemplarlas sabiamente..."el escritor Thomas Bernhard las piensa y dice rabiosamente.

14 comentarios:

Andromeda dijo...

Hola Mariano, no he leído a Pynchon y, por lo que dices, no se me antoja mucho que digamos.
Con Bernhard empecé por "El sobrino...", curiosamente también me pareció repetitivo en algunos aspectos. La frase "por decirlo así", aparece una y otra vez.
Me imagino que la palabra "suicidio", como dices, se utiliza para enfatizar el asunto, pero eso de las repeticiones debe ser un rasgo característico en él (por lo que veo...)
Anoto este título que me parece muy interesante gracias a tu reseña. Por cierto que tengo Tala por aquí.

¡Un saludo!

marichuy dijo...

Mariano

Al primer Thomas no lo conozco; al otro, a Bernhard, un poquito.

Creo que tienes razón, pese a mis reparos con las traducciones españolas (ja, como si yo hablara alemán), creo que Thomas Bernhard si tiende a ser muy repetitivo. No porque no sepa que no debe repetirse tantas veces la misma palabra en un párrafo, sino porque es obsesivo, le gusta remarcar.
............

Hace tiempo me encontré en un periódico mexicano, con un texto sobre Arthur Rimbaud escrito por Bernhard cuando tenía 23 años.

Dice el escritor austriaco:

"En él [Rimbaud] está todo lo que le falta a los contemporáneos: belleza y reverencia, en el sentido más profundo de la palabra [...]"

........

Me atrevería a decir que de Bernhard, quizá resulte más digerible "El aliento".

Saludos

Ojaral dijo...

Ojo, puede causar adicción. Y es un escritor que te contamina el estilo. Pero qué placer leerlo! En cuanto a las traducciones, Miguel Sáenz es muy bueno, yo creo, y en parte el dueño de Bernhard en español.
Saludos!

María dijo...

Me quedo con la última recomendación; el origen de Thomas Berthard...y me llama también la atención lo de asegurarse con la repetición, un determinado suceso.

No conozco a ninguno de los dos Thomas...libreta a mano...tomo nota.
Saludos!!

Angry Girl dijo...

Javier Marias recomienda Thomas Bernhard? uhm... abra que buscar... pocas recomendaciones veo por ahi de Marias.

El sobrino de Wittgestein lo trate de leer hace varios años (en epocas de aficion al filosofo) , y no, no. Me lei mas bien algunos lirbos o partes de libros deWittgestein que si es fabuloso, hasta me lei unas carats del filosofo

e. r. dijo...

hola, mariano.
Está bueno leer a bernhard y pynchon ni qué decir.
y está muy malo también.
depende del humor, supongo.
un placer, sin embargo muy acostumbrado, leerte.

Humanoide dijo...

Anagrama ha reeditado la pentalogia autobiógrafica de Thomas Bernhard en un solo volumen. Creo que es la reedición más feliz en lo que va del año.

Saludos, camarada.

mariano skan dijo...

Andrómeda: un autor que me faltaba pispear y que decididamente habrá que leer todo lo que encuentre.

Marichuy:me falta El sótano todavía. El estilo no me pareció empalagoso sino que me desconcertó. A fuerza de leídas uno va metiendo el ritmo del escritor. Creo que llegaré a El aliento.

Ojaral: Javier Marías piensa igual, altamente adictivo, será porque su estilo es inusual desde el cualquier punto que se lo mire.


maría: podés echarle un vistazo desde el link que dejé en la pantalla, ahí podés corroborar si está o no bueno. A mi me sirvió.

Angry: pues es asi, Javier Marías admira a Bernhard y según Edmundo Paz Soldán, en uno de sus post, dice que por recomendación suya Anagrama comenzó a editar al austríaco.


Ever:el humor condiciona a lectores, es verdad, ni en pedo leer a Onetti si se está de bajón, uno termina tirándose de un puente,
pyncho o bernhard, para el tiempo conveniente.


Humanoide: busco en la web y no ha dato alguno sobre la reedición de las cinco partes de la autobiografía, pera ya llegará el tiempo.

saludos a todos

taparoja dijo...

Thomas Mann. La muerte en venecia!
pendientes: La montaña mágica. ud lo leyó?

Leox dijo...

Thomas Bernhard es un escritor , que se viene repitiendo mucho en el panorama blogger , que visito diariamente.
Para leer tengo un niño , pero creo que es un tomo de su autobiografia , ¿ se puede leer solo? , lo intentare.

Otra pregunta que no viene al post,
¿ Que paso con la el periodista deportivo?

saludos colega

mariano skan dijo...

Leox: buen rollo tiene ese Bascombe no? que la chica que sus hijos, su ex, el amigo gay que se mata, el último levante con la chica de la oficina, el reportaje que no escribió, la policía.
Lo leí por etapas pero nunca me cansó. Sé que la "saga" continúa, pero Anagrama me saca los ojos.
abrazo

Taparoja: Thomas Mann, thomas de quincey, tomas de aquino,dylan thomas, cuantos thomas con y sin h.
Tengo La montaña mágica pero la deje justo cuando aparece settembrini y la muerte en venecia ya ni recuerdo donde la dejé,tal vez algún día...
abrazo

Strika dijo...

Hola, Mariano:
Pues no conozco los textos como para opinar, pero por más malo que un traductor sea no creo que se va a permitir esas licencias de repetir tantas veces una palabra... ¿O quizá sea que en alemán haya muchas forma de decirlo y en español sólo una? Ja, ja, ja. Es broma.

Un saludo,
Strika

Richard dijo...

Hola Mariano: Sólo conozco el nombre de Bernhard, pero me gustó tu uso de la palabra "lecturatura" en cuanto al libro del tipo. Estoy decidiendo entre Musil y Sebald como mi próxima lectura "europea", pero siempre regreso a los españoles, los franceses, y los italianos cuando no puedo llegar a una decisión definitiva (por eso, gracias por la recomendación). ¡Saludos!

mariano skan dijo...

Strika: Borges decía que el alemán era un idioma muy rico, quién te dice? ja, ja. Según críticos, uno de las características de Bernhard es la repetición, bueno tampoco hay que ser muy avezado para darse cuenta.
Saludos

Richard: de Musil no pude leer nada, si leí algo de Sebald,Los anillos de Saturno, un libro copado y extraño, a mi me gustó. Y Bernhard. por qué no?
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs