viernes, 24 de julio de 2009

El salto cualitativo, reseña del enigma.


El enigma de París, 281 páginas divididas en cinco partes, cada parte consta de 10 capítulos breves.

El deseo del hijo de un zapatero porteño de convertirse en asistente ( adletere ) de uno de los doce detectives más importantes del mundo se pone en juego desde la primera página de la novela. El joven, asiduo lector de las publicaciones periódicas que difunden los casos renombrados que los detectives resuelven a puro método , decide concurrir a la academia para aprender. El mentor, Craig, es un notable investigador perteneciente al grupo de los doce, vive en Buenos Aires y posee el prestigio y la fama para conducir con éxito a los jóvenes aspirantes a detectives.

Por circunstancias de la profesión, Salvatrio, asi se llama el hijo del zapatero, debe viajar a París en representación del detective argentino, coorganizador del evento que se va a llevar a cabo en la ciudad luz, en coincidencia con la muestra mundial durante el año 1889. La reunión de los doce detectives junto a sus adleteres tiene un propósito único: dar a conocer al mundo las armas que luchan contra el crimen.
Una vez instalado en París en un hotel digno de Ismael ( Moby Dick ) no por lo desvencijado sino por la cofradía allí reunida, comienzan las discusiones y exposiciones de los detectives. Los doce héroes de la investigación son un grupo cerrado con leyes propias que mantienen al margen a sus adleteres ( ayudantes tipo Watson ), son como dos castas diferentes e intransferibles.
A este punto estamos casi en la página 100 y el enigma no ha aparecido pero la escritura es amena y no me importa. Por momentos hay un desfile de relatos de casos resueltos como una especie de decamerón detectivesco, supuse que ahí estaban los enigmas de París, disparados por sus actores, además comienzan a despuntar rencillas entre ellos, viejos rencores profesionales, chicanas y todo se convierte en un conventillerío seudo-filósofico. La parte académica se dá cuando se exponen cuatro teorías del enigma.
El ambiente de la novela está muy bien logrado. No hay muchas noches con neblina ni lluvias copiosa ni demasiados banquetes, creo que hay uno a dos en toda la historia y no son precisamente banquetes sino simples comidas rápidas. Los ecos que me llegaron de la lectura fueron Marcel Schwob, por sus escenarios tétricos en El rey de la máscara de oro, a lo mejor no tiene nada de común, pero volví a buscar el viejo ejemplar de Bruguera que tenía guardado.
Imposible que una novela de misterio no tenga un elemento de la iglesia católica o cristiano, para ser más abarcativo. Enumeremos: código da vinci, los templarios, los recontra templarios, las novelas de Benítez, la novela de Guillermo Martínez, Crímenes imperceptibles y creo, el iniciador de todo eso: Philp Kendrix Dick y su versión flower power de jesucristo traficante de hongos alucinógenos ( La transmigración de Timothy Archer ). Me olvidaba de las damas, aparecen y son muy inteligentes y determinantes.


Los detectives que conozco de la literatura argentina son pocos: el de La pesquisa de Saer, que es francés, un asesino de ancianas; el detective de Soriano, que lo es a la fuerza de circunstancias. Ambos son tipos raros. Salvatrio, el narrador de esta historia era ayudante de zapatero, lector de revistas sensacionalistas ( con un pizca de Silvio Astier: lector de folletines y fundador de un club).
Esta es la historia de su salto cualitativo.

10 comentarios:

e. r. dijo...

Hola, mAriano
ayer pregunté el lugar donde vi el libro de de santis y me dijeron que la semana que viene lo tienen de vuelta, así que lo leeré, porque ya me interesó. ayer compré otra de detectives ($3, me encanta presumir los precios, jeje), llamado Demonio Episodio Amaestrado, de un tal R. Leicester, argentino también. Parece muy interesante, por lo poco que leí hasta ahora. Pero no puedo seguir leyéndola porque esoty con Cohen. El caso es que es buenísimo que conozcas a Schwob! Tengo el rey en espera, pero me leí otro par y es un genio y borges una basura con su historia de la infamia que no es más tan genial después de vidas imaginarias porque le debe una exageración. En fin, gracias por la reseña. Saludos

marichuy dijo...

Mariano

Tienes razón, si por algo se distingue "El enigma de París", es por la bien lograda ambientación. Por ejemplo, me gustó la forma en como describe la casa de Grialet (tercera parte, cap. 8): "no había libro alguno"... pero había toda una pared llena con los versos de un poema de Gerard de Nerval: "El Desdichado".

Saludos

María dijo...

Interesante...de investigación, con un fondo de Paris...tendré que buscar en la librería para ver si me hago con un ejemplar. Dudo que en la biblioteca lo tengan (lo intentaré también).
Saludos!!

Richard dijo...

Hola Mariano:

Aunque me gustó tu reseña más que la novela bajo consideración, lo del ayudante de zapatero (un detalle de que yo había olvidado por completo) me hizo reír. ¿Por qué? Como pregunta un personaje de Arlt en Los siete locos: "¿Vd. no se ha fijado qué predilección tienen los zapateros por las ciencias ocultas?" Favor de perdonarme por dejarte este comentario "enigmático", pero no pude resistirlo. ¡Saludos!

mariano skan dijo...

e.r: quizá sea un cuelgue mío para a mi me gustó mucho el ambiente, el fondo, lo que se percibe detrás, por momentos y en algunos episodios hay remembranzas a Schowb.

Marichuy:Grialet y su secta de locos está muy bien lograda, hemos puesto el ojo en las mismas partes, esta es la parte en la que engancha a los cristianos como anzuelo.

María: si la tiene un amigo pedísela para leerla el finde o en el medio, es una novela bastante rápida y buena, quién te dice que en la biblioteca no esté?

Richard: genial tu apreciación y comentario de Arlt, me pareció que en el inició la novela tiene mucho de silvio Astier, es un referente al que siempre se vuelve.

saludos a todos

R. dijo...

Hola Mariano!

No me disgustó El enigma de París; pero de Pablo de Santis me gustaron más "Filosofía y letras" y "La traducción", por no irse tanto por las ramas. De todas maneras me gustaría leer otros libros del argentino.

Muy buena reseña!
Saludos,
R.

"La belleza es la gran inspiradora de los crímenes, aun más que el dinero."

Strika dijo...

Suena bien, o quizá sea la reseña que es muy divertida. Algún día lo leeré y lo corroboraré...
:)
Saludos

mariano skan dijo...

R: la cita pertenece al comedor de opio, thomas de quincey?. Nunca pude terminar sus libros, por alguna razón los abandonaba, o al revés.
Más adelante intentaré con los otro títulos.saludos

Strika:una novela para leer en aeropuertos, como los discos de Eno. o en vacaciones. saludos

Andromeda dijo...

Me encantó tu reseña, tal parece que esta novela conjuga varios elementos interesantes y ¡oh sorpresa!, la tienen en mi librería (últimamente no encuentro nada de lo que busco, caray).

¡Un saludo!

mariano skan dijo...

Yo diría que puedes hacerle una entrada sin temor a la novela de De Santis, y es verdad lo que dices de las librerías, ando en busca de libro de Thomas Bernhard y en los estantes no hay nada Por qué?
el misterio de las librerías,no

saludos Andrómeda

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs