jueves, 23 de abril de 2009

De Levrero a Márai


Mientras leía el diario de la beca de Mario Levrero, publicado en La novela luminosa, diario que, por otra parte, dobla en extensión al texto otrora nombrado, digo, mientras leía una entrada correspondiente al día x del año 200x, me quedé pensando en la energía que, el escritor uruguayo, aplicaba a los temas referidos a la computación del estilo: crear un mini-programa que funcione como alarma, programar un discador telefónico para entrar a Internet, paginar un texto y la lucha habitual contra el solitario, tetrix y otros. En general, los sistemas operativos ( MAC, WINDOWS, LINUX, ETC) fueron evolucionando, y ese avance no significó que el usuario aprendiera más del asunto, sino que la modernización se tradujo como un acercamiento al usuario medio a través de la:¡ simplificación? de los procesos que antes se realizaban a mano, es por ello que las ventanas y el mouse darían el batacazo, ya no sería necesario tipear comandos desde la pantalla negra del "dos" ni ninguno que se le parezca. EL último bastión de los románticos de la informática es y sigue siendo LINUX, cómo amaría a linux Levrero.

El diario de Levrero es una breve muestra de lo que es la vida de un escritor obsesionado por asuntos inusuales ( observación de palomas, reflexiones acerca del uso del aire acondicionado para soportar el verano rioplatense, interpretación de sueños, disputas, talleres literarios, etc) que convierte al escritor en un hombre freak. Tal vez esta condición se deba al tenor de sus confidencias plasmadas en el diario pero ¿qué es un diario de un escritor sino una gran puesta en escena del desnudo del autor? Los relatos cotidianos acercan y hasta se asemejan a lo que nosotros hacemos a diario,¿ así que Leverro se colgaba con el solitario hasta las 4 de la madrugada como Biber?


Otra lectura que estoy haciendo es la novela del escritor Húngaro Márai, La mujer justa, justa para qué dijo mi cuñado cuando vio el libro encima de la mesa, y no estaba tan errado, porque no se refiere a Justo de justicia sino de oportunidad, coincidencia, que viene al dedillo, justo lo que necesitaba. Que buen título¡¡¡ o que buena traducción del título. Márai resultó ser un fenómeno de editorial hace casi tres años y la verdad que no ha decepcionado, es un excelente escritor, como todos los escritores europeos- post guerra fría-, el húngaro salió a la luz varios años después.Volviendo a la novela, me resulta ( porque aún la leo) entretenida, inteligente y placentera. Pone en boca de una de sus narradores reflexiones interesantes y la fluidez de sus palabras convierten a la historia, aparentemente simple, en un cúmulo de reflexiones sobre la moral, el pecado, la individualidad y afines. Es que la novela está planteada sobre la intimidad revelada, los secretos más cuidados que salen a la luz, un psicoanálisis hogareño de burgueses de mediados del siglo XX.
La fuerza de la confidencia, el enigma de lo privado, la exposición de los sentimientos más profundos aquellos que jamás se develarían por razones también extravagantes son recitadas al oído del lector, cómplice de la narración en primera persona. Estoy seguro que voy a terminar esta novela que me tiene intrigado.

Y me quedé sin tinta en la Parker.

12 comentarios:

María dijo...

Breve comentario: qué buena pinta tiene el libro que de salamandra..."la mujer justa", creo que me lanzaré en breve a ojearlo.
Saludos!!

marichuy dijo...

"¿qué es un diario de un escritor sino una gran puesta en escena del desnudo del autor?"

Ni más ni menos, Mariano.

Dice Amélie Nothomb (la de la jefa Fabuki) que los escritores "son los seres más impúdicos que hay"

Y sobre Sándor Márai, coincido contigo: es un muy buen escritor. Aunque de lo poco que le he leído (la que estás leyendo, "Divorcio en Buda" y "La hermana"), me ha quedado la impresión de un hombre que miraba al mundo con un cierto desencanto.

De "La mujer justa", guardo un par de citas que, a mi entender, ilustran un poco ese sentir (el mío sobre Márai)

"No es cierto que el sufrimiento nos purifique y nos haga mejores, más sabios y comprensivos. Nos vuelve demasiado lúcidos, fríos e indiferentes."

"La mayor parte de la gente no puede dar ni recibir amor porque es cobarde y orgullosa, porque tiene miedo al fracaso."

Saludos

PS Me encantó esa máquina de escribir que ilustra tu entrada.

e. r. dijo...

Hola Mariano!
Eso de colgarse con el solitario hasta las cuatro de la mañana, casi que me hace sentir escritor! Aunque, claro, lo único que faltaría sería escribir.
Tengo cierto pudor a leer cartas, autobiografías y ese tipo de cosas de escritores, aunque antes de ayer leí las cartas de amor de Joyce a Nora (la mujer de él), y aunque en las primeras páginas me sentí como un lector malintencionado y chismoso, me encantó hacia el final. Bueno, me encantó dentro de los límites que puede conseguir un libro de cartas. Joyce como personaje de sí mismo.
Mirá, yo siempre vi las autobiografías como puestas en personaje del mismo autor. Como que desplaza su mundo narrativo y lo adecua a sí mismo, con fines tan estéticos como cualquier relato o novela.
De Márai tengo unos tres libros que todavía no empecé, pero la encuadernación es tan linda que de seguro estarán buenas. Saludos

Ojaral dijo...

Mariano: no sabe cómo lo admiro.
Yo todavía me debo algo más de Levrero. EN cuanto a Marai, siempre me da la sensación de que los gallegos son capaces de poner de moda a cualquier opaco escritor de Nueva Zembla. Basta que se lo propongan.
Saludos!

Strika dijo...

¡Hola, Mariano!

Ahora que me estoy volviendo en toda una informática (ja, ja, ya quisiera) con mi chamba de localización, igual y me animo un día de estos a entrar al mundo LINUX. ;) Ya buscaré el diario de Levrero.

Un saludo

taparoja dijo...

la novela luminosa, el diario por momentos medio embole, palomas, aire acondicionado movil y salidas con ¨compañeras¨ por el barrio de montevideo, ahora si la novela luminosa por si misma: Un encanto, igual si, los hace más humanos, más cercanos a nosotros mismos.
no?

mariano skan dijo...

María: para mi el libro de Màrai no tiene desperdicio, es una buena lectura.

Marichuy: pinta medio bajón en su concepción de la vida, sobre todo la de los burgueses a los que ve medios avinagrados.
El manejo de los personajes para ponerle voz, muy bueno.

Ever: lei algunas cartas de Joyce a Nora Bernacle y la verdad que pinta a un irandés chanchón e íntimo, sobre todo cuando la nombra mi dulce pajarida cogedora.

Ojaral: de acuerdo con vos Ojaral, los editores españoles ponen de moda lo que se proponen, pero algunos son bueno.

Strika: en la biblioteca tengo linux en una distribución de Mandriva, en un entorno tipo Windows pero con funciones diferentes que lo hacen más seguro y menos permeable a los troyanos y virus. Lo más copado es que sus programas son de distribución libre.

taparoja: por momentos se pone denso don Levrero pero siempre hay una cuota de humor. Sin duda la novela luminosa es superior.

saludos a todos

Cristian dijo...

Hola Mariano,

Y yo pasé de un libro de cuento de Villoro (que te recomiendo) "La alcoba dormida" a la Luminosa de Levrero. Te cuento más, porque recuerdo tu post de cuando la compraste, la conseguí nueva a 31 pesos, es decir medio pernil.

Abrazo

loslibros dijo...

Muy bueno, desde que lei Divorcio en Buda, trato de leer todo lo escrito, y cada vez me gusta más.

Leox dijo...

Mis Márai:

Divorcio en Buda
La mujer Justa
El ultimo encuentro.
La herencia de Ester.
Confesiones de un Burgues

Dato Márai: En la biblioteca las personas que piden en préstamo , los libros de Márai , tienen algo de los personajes del autor.

mariano skan dijo...

Que suerte cristian¡¡la verdad que lo conseguiste a buen precio, ahora estoy esperando un libro de Villoro saludos.

Los libros, gracias por pasar, pasé varias veces por tu blog.
saludos

Leox: buen dato, este libro de Márai me resulta muy interesante y ahora con esa data, mas.

saludos a todos

Carolina dijo...

Hola, Mariano, hace poco leí "La novela luminosa", que como bien apuntas es más breve que el diario de beca que viene adjuntado. ¿Qué te puedo decir?, tengo opiniones encontradas con respecto a este libro. El diario lo dejé en la página 200 (recuerda que tiene más de 400 páginas) para dar paso a la lectura de la novela en sí. De la novela me gusta ese constante reflexionar sobre la escritura y el lugar del escritor, el ingenio ameno del narrador, y el detenimiento sobre eso que él llama experiencias luminosas. Lo que no me gustó, y esto tiene más que ver con el diario, fue la excesiva repetición. Claro aún cuando sea ficcionado es un diario y ¿qué tantas cosas interesantes pueden pasar en la vida de alguien a diario? Lo otro que no me atrapó fue su prosa, un poca perezosa para mi gusto. Sin embargo, es un escritor que le gusta algo más experimental que una escritura convencional. En fin, como dije en principio tengo mis posiciones encontradas con este libro.
Saludos.

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs