miércoles, 25 de marzo de 2009

Trapos sucios, novela ligera

Al final Campos de Londres me lanzó a un costado del camino faltando 100 páginas para la meta y me quedaron un par de preguntas sobre la historia, a saber: ¿muere Nicola? ¿quién, cómo y dónde asesinan a Nicola? ¿logran los pretendientes acostarse con ella? ¿se desata una catástrofe climática sin precedentes en el hemisferio norte? y otras preguntas que van por fuera del argumento de Campos de Londres, ¿ es Martin Amis un novelista latoso? ¿siempre son más significativas las páginas laterales que las que encauzan el argumento? ¿podré con otra novela de Amis?Esta última pregunta tiene respuesta segura: si.
Tentado a recurrir a mi último método para saciar expectativas referentes a una lectura: leer de atrás hacia adelante, seleccionando los nudos y obviando las digresiones, me quedé con la espina. En otra oportunidad entonces.

Trapos sucios, David Lodge, Anagrama. 145 páginas de una obra de teatro adaptada a novela, es la primera vez que me pasa, leer este tipo de éxitos. Recuerdo una película traducida como Ropa limpia, negocios sucios del inglés Stephen Frears, en realidad pensé que se trataba del libro que luego se convirtió en película, guión, pero no. Es una novela muy charlada y por lo tanto, ligera que se ambienta en Londres . El mundo literario mezclado con la tv y los semanarios tabloides. Algo bueno para leer. ¿Qué otra cosa habrá escrito Lodge?




Abandonar la lectura de Campos de Londres me liberó. Así que hace dos noches, cuando aún no la había dejado del todo, me propuse leer el primer cuento de Alguien que anda por ahí de Julio Cortázar. Uno tiende a comparar, y este Cortázar es diferente al de Final del juego, Bestiario y Las armas secretas, es un cronopio más resuelto a darle forma al final que al cuento mismo. El segundo cuento, aún sin terminar pero bastante avanzado, ya no me gustó desde el argumento, matrimonio aburrido decide innovar a la europea, pero Cortázar es un maestro. Un gran maestro.

10 comentarios:

Bárbara dijo...

Hola Mariano, no leí nada de Lodge ni de Amis; con Plataforma estoy a 60 páginas del final y luego veré, creo que me voy con Proust o algún otro, tengo El castillo, de Kafka sin leer en casa así que ya veré.
Del comentario que dejaste en mi blog te digo que creo que lo único interesante políticamente que está pasando en el pais es el laburo en común y los proyectos a pequeña escala que se dan por todas partes, del resto no espero nada.
Saludos y suerte.

Strika dijo...

Hola, Mariano:

David Lodge también escribió "Terapia", que no está mal.

Un saludo

marichuy dijo...

Mariano

Ya le decía que no he leído a Amis, pero a su paisano Cortazar, lo adoro... como escritor y traductor. Ahora estoy releyendo la historia de Julien Sorel (Rojo y Negro), pero a ratos lo alterno con una de Julio: "Modelo para armar".

Ya nos contará como le va con "Alguien anda por ahí"

Un saludo

e. r. dijo...

Así que dejó la novela???
Y yo que me esperaba el ahorrarme el leerla con usted. En fin, ya seguramente alguien le comentará el final aquí como respuesta.
A mí el cortázar que más me gusta es el de Final del Juego. Sigue siendo, a pesar de demasiadas lecturas, genial. Los últimos libros, como Queremos tanto a Glenda, e incluso Alguien que anda por ahí, en conjunto, son un poco como la remake de una buena película pero que no salió tan buena como la primera y no dice qué estúpido hacerla pues ya era suficiente y ahora tenemos que hablar de la peli mencionando siempre esta mala segunda parte porque de lo contrario ya no sería completo nada de lo que digamos. Pero bueno, uno no puede andar escribiendo cosas geniales todo el tiempo, verdad? Así que seguramente también Martin Amis puede tener algo que sea, al menos, soportable hasta el fina. Saludos

Koalbiter dijo...

Yo me perdí un circulo de lectura de Cortazar que comenzó la semana pasada, me hubiera sido muy grato conocer mas puntos de vista sobre la obra de Cortazar; lamentablemente es a horas laborales en jueves.
De Lodge y de Amis no he tenido el gusto.
Y respecto a lo que esto leyendo, estoy con "El Proceso" de Kafka y ya comencé "Travesia del Horizonte".

Saludos,
Hugo

Ojaral dijo...

Hizo bien, don Mariano. No hay que seguir con un libro si eso lo pudre. En cuanto al final, no se lo voy a contar porque es sorprendente. Como todos los escritores que abusan de la ironía, Amis hace trampa. La última frase de sus libros podría ser, siempre, una cita del Chapulín Colorado: "No contaban con mi astucia!"
Saludos!

María dijo...

Entonces, ahora...Cortazar...me gusta mucho el título. Tampoco he leido nada de los que cita. Pero aprendo y anoto.
Creo que hizo bien en dejar el libro...hay veces que hay que escapar y si el libro no vale ni para eso...pues entonces, habrá que dejarlo.
Saludos!! Y espero que esta lectura sea más amena.

mariano skan dijo...

Bárbara: Las partículas elementales fue uno de los pocos libros que lei directamente del monitor. Me enganchó totalmente. Con respecto a Kafka un grosso .

Strika:Me gustó mucho su obra. Una comedia ligera pero con excelentes reflexiones sobre el egosismo, lo femenimo, la seducción, copado.

Marichuy: cuando puedo me llevo a la cama el libro de Cortázar a la cama a devorarme un cuento. Sabe una cosa? nunca leí Rojo y negro, deberé entrarle.

e.r: mucha razón tiene, todo el tiempo escribiendo cosas geniales sería también algo demasiado envidiado, mejor asi.

Koalbiter:El proceso es un mundo genial. Un sueño cargado de neblina y temor. Disfruté mucho esa lectura.

ojaral: intenté leer del final para atrás y no saqué nada en limpio. Ya le dije a la bibliotecaria: volveré.

María: ni bien abandoné la lectura de Amis me enfrasqué bastante en una historia de un escritor llamada Pablo Ramos, una historia de infancia, muy buena y por supuesto Cortázar por la noche


saludos

R. dijo...

Cortázar, un grande!

Bueno Mariano, yo espero más comentarios de su parte sobre "La novela luminosa" de Levrero; libro que cuando me propuse comprarlo, ya se había agotado en librerías (quedé fascinado con la Trilogía involuntaria). Espero que algúna día la repongan.

Saludos,
R.

mariano skan dijo...

R: con La novela luminosa tuve un ataque de ansiedad y no pude terminar de leer su diario, me fui directamente a la novela propiamente dicha y la leí. Un texto en la que la regla general es respetar la buena escritura por sobre el argumento, hasta Levrero lo dice en uno de los pasajes de su diario, y la historia, tal vez sin quererlo, también es genial. Balance sobre las lecturas de Levrero positivo total.
saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs