sábado, 7 de marzo de 2009

Mis lecturas de Compactos-Anagrama



-->
Yo pensaba que la capacidad de leer rápido se me había ido pero el secreto no es la rapidez sino como el tiempo se prolonga para meter la mayor cantidad de páginas en un determinado segmento horario.
Comencé a leer una tarde fría en las postrimerías del verano. Me senté junto a la ventana y abrí el volumen de tapa colorada con una ilustración de unas ruinas, un dibujo similar hice yo para la clase de plástica en el secundario pero con un fondo de arena ocre y el cráneo de un chivo. La contratapa tiene un comentario de Marcelo Cohen , entre otros, son líneas alentadoras.
El país de las últimas cosas ( 1987) de Paul Auster es una ficción sobre un tiempo sórdido, de una tierra arrasada y en permanente destrucción. La industria de la muerte es un hecho, la gente no sólo se mata una a la otra sino que paga para destruirse a sí misma. El motor de la historia es la búsqueda de un hermano que obviamente no está por ningún lado. La potencia de Auster radica en sus continúas referencias hacia otros textos  de la literatura norteamericana.
Sin embargo en esta historia no hay autores salvo la referencia mínima al Quijote, Auden y alguien más que no recuerdo ahora. El peso de la historia en El país de las últimas cosas se da en la sucesión de hechos que le ocurren a Anna Blume, sucesos aciagos, en un mundo donde todo se va al garete, las vidas no pueden ser si no miserables.
Opinión aparte, la idea de ascetismo, en las novelas que leí de Auster, es recurrente. Aparece en El palacio de la luna y la trilogía de N Y.
Según Piglia, la literatura de Arlt se funda en un asesinato o en un robo. La literatura de Auster se basa en el desencuentro, la muerte, la miseria, la casualidad y el inexorable camino del hombre hacia la degradación.

Mis deseos de leer no estaban saciados por lo que tuve que correr hasta la biblioteca pública donde sé que hay más libros de la colección Compactos- Anagrama y pedí prestado Factotum (1975) de Charles Bukowski, en la edición de tapa verde con una imagen de una botella de vino tinto chorreando un acolchado y en el reflejo del espejo una mujer en tetas, una síntesis de la obra del poeta disoluto.
Factotum es la guía de cómo conseguir trabajo en la USA de la postguerra y ser despedido a las pocas semanas. Chinaski hace un recorrido por New York, Filadelfia, Miami y otros sitios, buscando trabajo y ganando experiencias y alguna que otra chica fácil, gorda y guaranga, como le gustan a Henry. Su afición a la bebida y al vagabundeo hizo que su padre lo echara de la casa. Los libros de Bukowski siempre narran el lado oscuro de la sociedad pacata norteamericana y lo hace con humor y desprecio por los valores del sueño americano. Lo único importante para Chinaski es beber y follar, como reza la traducción de Berlanga.
Se puede trazar un paralelo con la novela de Auster, en ambos libros, la esperanza no existe. Hay un mundo circundante opresivo que selecciona y divide a los seres humanos en útiles y escoria. Quedé un poco deprimido con las lecturas. Al fin y al cabo son simples historias, me tomé unos mates, recordé que el lunes debo ir nuevamente al piquete y que en el mundo real, la matrix, te manda a los calamares.

13 comentarios:

e. r. dijo...

jajaja, buenísimas las lecturas . yo siempre recomiendo pulp del buko, así que lo extiendo hacia ud. también. yde auster la invención de la soledad, que el único libro que hasta ahora me gustó realmente. le mando un saludo, encantado con los que escribe como siempre

Andromeda dijo...

Sólo he leído el de Auster, coincido con lo que dices; es una obra que me impactó profundamente.
Anoto el de Bukowski... :)

¡Saludos!

Cristian dijo...

Hola Mariano,

Yo no te puedo explicar la velocidad con la que leo en estos días. Coincido con lo que dices de Auster. Factotum no la he leído pero a Kerouac le pasó algo similar en On the Road.

Abrazo

María dijo...

Dos libros!! Qué bien!! Le admiro...ya quisiera ser más rápida y que el tiempo que dedico a leer no se me escape el pensamiento...constatemente he de llamarle la atención (a mi pensamiento)
Auster, aún no me he animado a leerle...Pero por lo que cuentas, parece que leído uno, leidos todos? ¿Por cuál de sus obras sería recomendable comenzar?
¿Mucha miseria y búsqueda de uno/a mismo/a?, ¿muerte?

El de Bukowski...decididamente le dejo para otros tiempos. Lo anoto.
Saludos!!

R. dijo...

Hola Mario! Acá me tienes comentando después de tiempo.

El país de las últimas cosas es una de mis novelas preferidas de Auster. Ya me resigné a leer su último libro cuando lo editen en Compactos Anagrama.

De otro lado, de Bukowski hasta ahora no he leído nada completo. De qué me estaré perdiendo?! En cambio, apenas terminé mis lecturas pendientes (Calicalabozo de Caicedo y Gomorra de Saviano), espero acometer la Trilogía involuntaria (De Bolsillo, 2008) de Mario Levrero (La ciudad, París y El lugar), que será mi primer acercamiento, por partida triple, a este escritor uruguayo, de quien sólo he escuchado elogios.

Saludos,
R.

Leox dijo...

Auster y Bukowski , linda forma de recorrer América de costa a costa. Desde Nueva York a Los Angeles.
Auster me ha entregado muchas horas de entretención, siempre me gusto todo lo que escribía Paul , hasta viajes por el scriptorium

De Bukowski recomiendo el cuento “esto es lo que mato a Dylan Thomas ”, que aparece en el libro , Se busca una mujer.

mariano skan dijo...

e.r:iré a por ellos como reza la canción del mundial de la selección española.

Andrómeda: Bukoswki tiene su onda, te recomiendo sus poemas.

Cristian: On the road me gustó muchísimo sobre todo la parte cuando está en Frisco.

María:La trilogía de New York está muy buena, si la podés conseguir, dale para adelante.

R: Hola, tanto tiempo, se ve que te tomaste unas vacaciones de perlas.Te cuento que de Levrero estoy leyendo el diario de la beca, un buen retrato.

Leox: de Buko me faltan varios libros por leer, en cuanto los consiga, caigo sobre ellos.

saludos

Katrina Van Dassos dijo...

Ya te digo!
Menudos dos autorazos, aunque ese de Auster no me lo he leído (sí en cambio: Tombuctú, El palacio de la luna, Mr. Vértigo, La noche del oráculo, El libro de las ilusiones y Brooklyn Follies. Mis preferidos Tombuctú y La noche del oráculo). Quiero decir, que tengo base pa decir lo siguiente... que es una lástima no haberme encontrado éste entre las manos cuando todavía le leía. Luego se me ha ido haciendo repetitivo. Y con lo que hizo con Viajes por el Scriptorium me pareció que se había ganado una colleja. ÉL, ÉL, ÉL. Así que dudo que lea más de ÉL.

En cuanto a Buk (predilección), éste es de los que más me gustan junto con Mujeres. Toda su esencia. Podría hablar y no parar...

Muchas gracias por la visita, y felicitaciones por la entrada.

Un beso!

Ojaral dijo...

Una de las razones que me alejan de la lectura de Bukowski son esas traducciones de Anagrama que parecen perpetradas por Gila. Pero si ud dice que está bien, así ha de ser. Porque conozco pocos lectores más perspicaces y lúcidos que ud, don Mariano.
Saludos!

Carla Maliandi dijo...

Hola. Recién entro y conozco tu blog. Me gustan tus lecturas.Justo estoy leyendo Brooklyn Follies, una novela de Paul Auster. En lugar de dedicarme a leer lo que debo leer, para el estudio y el laburo, me pasé la tarde tirada , atrapadísima con esa lectura.Esas historias de personajes fracasados y al mimo tiempo víctimas de su propia esencia, llenas de pequeños altercados cotidianos, gente sola y abatida que intenta zafar inventando teorías tristemente absurdas para justificar su existencia. Además, me sentí ligeramente identificada con una de los personajes protagonistas. Un tipo que había sido promesa universitaria, orgullo de la familia, a quien de repente se le termina el genio, (o se le enciende otro, vaya a saber uno), y su carrera hacia el doctorado en letras se va al carajo. Termina cumpliendo 30 años manejando un taxi, alejado del mundillo universitario, viviendo en un sucucho diminuto y maloliente. Toda su mejoría consiste en comenzar a trabajar en la librería de un gay ex convicto. Es difícil no deprimirse un poco pero a la vez se me renueva algo muy adentro cuando leo a Auster.
Hace dos días abrí un blog: www.frutaextrania.blogspot.com Tiene poco aún pero ire poniendo cosillas. Saludos.

Lluís Salvador dijo...

Hola:
Me interesa mucho una cuestión sobre Bukowski: ¿sigue siendo ese autor que escandaliza, que transgrede? ¿o la literatura ya lo ha superado en sus límites y ahora ha quedaddo como un simple narrador más, mejor o peor?
Te supongo (les supongo) más jóvenes que yo, y por eso me interesan estas opiniones provenientes de una generación distinta a la mía y la anterior a la mía, que compraba los libros de Bukowski casi como reacción social (y de haco eran los principales exponentes de eso que se llamó "contracultura"). Si podéis iluminarme en ello, os quedaré eternamente agradecido.
Un saludo!

mariano skan dijo...

Katrina: hasta el momento llevo leído de Auster cuatro libros y este último, El país de... me pareció que tiene pocos puntos de contacto con los demás. Coincido con vos con Mujeres.

Ojaral: gracias por el elogio pero creo que va demasiado lejos, siempre lo dije, soy un lector de la superficie, me cae la ficha al tiempo.

Carla: si te parece podemos intercambiar links, muy interesantes tus poesías.
Los personajes de Auster siempre arriesgan todo por nada, una nada llena de significados.

Lluis: la verdad que tu pregunta no es sencilla. En Argentina Bukoswki se dió a conocer alla por el año 84 u 85, el destape argentino, revistas pornos en los kioscos, películas subidas de tono,etc; el proceso militar había acogotado a todo el mundo.La literatura de Bukowski representó en su momento todo lo que estuvo prohibido. Nosotros, en la secundaria, nos pasabamos la edición de Anagrama de Mujeres por sus relatos seudo pornos.Mucho después presté libros de Bukowski a compañeros con hábito lector que se sorprendieron por lo guarro que es.
Creo que el nudo central de su literatura sigue intacto y que lo mata, en gran medida, la traducción.
Lluis, no creo que nos llevemos muchos años, soy de 71

Lluís Salvador dijo...

Hola, Mariano:
Bueno, nos llevamos diez años, yo soy del 61 :)
Y bueno, por lo que veo todo país tiene su historia y esta es paralela en todas partes... Con Bukowski (y el destape, y el resto...) nos sucedió en España lo mismo, pero a finales de los 70.
Sólo lo preguntaba por esa curiosidad, y es que he escuchado a gente de más o menos mi generación, que ahora son críticos o comentaristas de libros, y todos hablan de lo maravilloso, desvergonzado y libre que es Bukowski, pero a todos , no sé, se les nota como si la lectura que hubiesen hecho de él fuera la que dices: la de su adolescencia en secundaria, y no se hubieran acercado a él ya nunca más. Quería sencillamente ver si alguien lo había revisitado después de esa lectura (que era liberadora, eso no hay ni que comentarlo; y necesaria; y hasta diría que mejor, cuánto mejor leer Bukowski que no otras piezas coyunturales escritas en la época de destape). Me sigue quedando la duda, pero gracias por la interpretación y la historia. Me ha hecho pensar en que los países y los pueblos se parecen, por fortuna. Y por desgracia, también las dictaduras se parecen.
Un saludo!

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs