miércoles, 4 de febrero de 2009

La lectura rápida de Luciana B



-->
La muerte lenta de Luciana B, dos puntos, ya me lo había escrito mi amigo de Viedma en uno de sus mail esporádicos que a esta novela la comenzó a leer a las 14hs y la terminó a las 21hs ¿o estoy macaneando ?pero la idea se correspondía con la lectura más que de corrido. Bueno, alguna vez tuve en mis manos una novela de Martinez y no se produjo en mi un efecto de aceleración tal como ahora, que si pongo hora de largada de lectura diría 15hs y siendo casi las 19hs voy por la mitad; uno debería leer con el reloj de los basquetbolistas y separar el tiempo en quintos sólo para ser impar .A medida que avanzaba en la lectura de La muerte…iba anotando palabras claves para entender el texto, abuso de técnicas pedagógicas, tengo en dicho listado algunas palabrillas, entre ellas: cainitas, secta de seguidores de Caín, trazando un paralelo con su anterior novela, Crímenes imperceptibles, añado que Martínez se está acostumbrando a mechar en sus novelas , elementos gnósticos como el signo del pez o a los cainitas, siempre da resultado y mucho misterio, se lee en las novelas de Dick o de Benítez; anotación: creo que intento ser suspicaz y no me sale, el asunto es que las novelas de lectura rápida generan sospecha como una novia joven casada con un decrépito, pero esta novela está muy bien escrita, no hay frases hechas ni lugares comunes ni léxico acotado ni nada que un lector común y silvestre se arroje a descubrir. Ante este tipo de novelas, llamémosla de misterio, tiende a ser un juego descubrir quién es el asesino y el mérito del escritor es haber ocultado al culpable hasta casi el final de la novela. Alguna vez me puse a pensar cómo hacen los especialistas de la intriga para solapar lo "chic"del contenido y creo recordar una tesis expuesta por un amigo, Gustavo, murio asesinado, que reza : se idea el texto del principio al final luego se invierten y separan los hechos que darán verosimilitud al texto y sólo hace falta escribirlo. Claro, este es el mérito de Martinez, escribe bien, es ordenado, respeta ciertas normas de la vida clase media argentina y no soy clasista ni nada por el estilo, no hay marginalidad, todo se mueve dentro de cánones normales ¿pero qué está diciendo Ud. Skan al respecto? Si, digo eso, y me sale una risa cuando leo " hasta cierto punto le había creído, tal como puede creerse en la revolución mientras se lee El manifiesto comunista o Los diez días que conmovieron a mundo. " ese orden está sólo en la ficción, amigo blogger creo que me fui muy al carajo. Ven, en ese sentido Martínez es tan diferente a escritores como Pauls, que orillea lo impúdico, mete la narizota en el tarro de la basura o Cohen que no es tan exhibicionista pero su prosa te saca de cuajo del mundo chiquitito y cuadradito.
Digregaba un tanto al pasar hasta que llegó la hora del final, un epílogo que abre más el panorama antes de cerrarlo. En fin, asunto de los thrillers. Cierro el libro y me quedo mirando a un bicho bolita que intenta mandarse adentro de la maceta donde habita el ficus. El señor Martínez nos engañó , primero en hacernos creer que esta novela está escrita sobre el mismo molde que Crímenes imperceptibles, segundo, que los elementos matemáticos que sostienen la verosimilitud son intrincados para un lector regular, azar, serie, patrones; que los elementos gnósticos tienen un peso borgeano y dan un hálito poseso y por último, es posible que en cada novela haya un episodio erótico como así un capítulo de reflexiones sobre las pistas que asoman o que el narrador sea un profesor de universidad de provincia que viaja a un pueblo donde todos juegan al tragaperras? Estas son las piedras de distracción, acá es cuando uno comienza a tirar hipótesis, el asesino es la amante, no, el killer es la hermana, no, el asesisno es la máquina, bueno Matrix.
Si que disfruté de la lectura de La muerte lenta de Luciana B, hacía tiempo que, paradógicamente, no leía un libro tan rápido, ¿es una ilusión del tiempo bergsoniano? por decir una sandez. Creo que Martinez advirtió este ítem. Ahora, me gustaría proponer a este texto como una pieza literaria, estoy exagerando ya sé, pero no es trabajo desmesurado ocultar, solapar, descubrir, exponer, denunciar y todo eso con elegante prosa? Martínez es mucho más osado que Bizzio, superior a Andahazi, en las antípodas de Chejfec, menos aburrido que Figueras y más rentable que Fogwil que dijo de él cositas.

16 comentarios:

Humanoide dijo...

Pues, tendré que desoír mis prejuicios y darle una chance. En alguna parte de mi biblioteca sé que tengo "crimenes imperceptibles". Bueno, saludos, colega.

ericz dijo...

"La lectura rápida", muy buena acotación.
Para mi, el peor libro de GM lejos, y ojo que leí todos porque supe ser su admirador (lean Acerca de Roderer).
Después del tercer capítulo, ¿no pierden verosimilitud los personajes? ¿no salen de la clase media argentina para entrar a la mala literatura?

Y sobre todo, después de terminar, no me interesaba lo más mínimo revisar las claves, averiguar como podrían haber sido los hechos, controlar la trama, y menos que menos repasar o releer. Ni en ese momento ni nunca más.
Y coincido en que escribe bien, con elegante prosa como ud dice.

e. r. dijo...

Hola Mariano, yo de Martínez dejé de lado rápido Crímenes porque no pegaba nada. Después leí un libro de cuentos de él, que en cada relato me dejó como un: pudo hacerse esto o aquello. En fin, pero anoto lo que dice de éste último porque parece interesante. Además, qué buena la nota. Saludos

mariano skan dijo...

Un gustazo Humanoide y Eric tenerlos por aqui, veo que son reacios a Marinez. e.r ud. también parece haberse desilusionado con él, bueno, como el narrador de La muerte de...comenta por alli, sobre las novelas taquilleras, todos apuntan a matar. En mi caso me gustó más esta última que acerca de Roderer.

saludos a los tres.

CAS dijo...

Ay Mariano Skan Ud me va adisculpar la expresión pero aparte de lo interesante de sus dichos lo mejosr de todo es ese humor que Ud tiene que... me hace cagar tanto de risa la verdad. listo. lo dije! es que es posta ¿vio? me voy a comprar ese libro, considerando aparte que quiero matar a mas de una Luciana mire. Gracias por la data y el relato pero sobretodo por la risa. leerlo es como...¿ se acuerda del mil caritas que todaviiia circula por la linea D?

Ojaral dijo...

Qué cositas dijo Fogwill de él?

María dijo...

De momento, creo que los crímenes los dejo apartados...pero si dice que engancha, lo tendré muy en cuenta para más adelante, cuando la fiebre anglófila se vaya desapoderando de mí.

Saludos!!

mariano skan dijo...

Ud.Cas me halaga, es bueno despertar risas y si, nunca logro ponerme serio cuando escribo.
El señor Fogwill dijo, indirectamente, que Martínez escribía pelotudeces entre otras cosas, pero ya sabe como es este ambiente, uno se entera cuando alguno se ofende y publica una nota, como el caso de Bizzio en Ñ.
María, deje que la fiebre se le pase sola, no tome antifebriles, además es calorcito interesante.

saludos a los tres

Cordelia dijo...

Las novelas de lectura rápida generan sospechas, cierto, pero no vienen mal de vez en cuando.
Me la anoto, un beso.

Andromeda dijo...

Tras leer esta reseña en un sin parar (no creo que el libro pueda ser más trepidante), me lo apunto. :)

¡Un saludo!

mariano skan dijo...

Cordelia: Si, de vez en cuando es bueno leer una novela rápida más si está bien escrita como es el caso de La muerte lenta. A Martínez no se le alega que escriba mal, lo suyo es una cuestión de contenido, estructura, etc.
Andrómeda:es el típico libro que una vez terminado invita a una revisión de claves, pistas y muchas veces uno quiere cerrar el libro y basta.

saludos

Strika dijo...

Bueno, si se lee rápido es que al menos entretiene, ¿no? Y a veces es bueno entretenerse. Lástima que no tengo tiempo para entretenimientos.
:(
Saludos, mi estimado Mariano

Cristian dijo...

Hola Mariano,

Lei tu comentario y me pareció un poco extraño, partiendo del "Ud." hasta el reclamo por las revistas culturales y el café como si quisieramos borrar evidencias claras de un modo de vida que lleva décadas. El hecho de que yo viva en un lugar y viaje a otro no significa que idealizo. Baires es mutante y loca y viva, hay mucha mierda pero tiene cosas fantásticas que ciudades (y he vivido en unas cuantas) como NY jamás tendrán.

mariano skan dijo...

Strika: es un libro muy entretenido como para un verano caluroso, debajo de la sombrilla,la lectura no da respiro.

Cristian: leí varias veces mi comentario en tu blog y trato de encontrar donde puse lo de borrar evidencias. solo dije que visitarías bares y leerías suplementos culturales. De igual modo aclaro en tu blog.No soy propenso a criticar modos de vida y menos de bloggers conocidos y asiduos visitantes.
saludos

Carla Maliandi dijo...

Hola Mariano otra vez. Esto ya parece una amistad. Yo también leí este libro de Martinez extremadamente rápido (debo decir que soy un persona de tiempos leeentos)Su lectura me llevo dos días, en los que sufrí su interrupción por unas visitas en casa. Es una novela atrapante (otra vez ese adjetivo medio pelotudo, pero no se me ocurre otro) el procedimiento es impeclable pero en cuanto al uso del lenguaje he marcado varias cosas con mi lápiz en el libro. La repetición constante de los "como si" por ejemplo, me molestó un poco. Que sé yo, la trama y mecanismos están buenísimos y es lo que hace que su lectura sea como tirarse de un tobogan. Me quedó sin embrargo una fea sensación, quizas acrecentada por mi condición femenina. No te parece Martinez un poco misógeno?

chaly2 dijo...

Me leí esta novela en 1 día. El pasado jueves la empecé a las 8:30 am, y haciendo varias pausas en el día logré finalizarla a las 11 de la noche. ¿Buena?, yo digo que sí, entretenida, buen suspenso, un poco desconcertante, en general, me pareció bien escrita, pero sí, se lee en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, aun sigo pensando porque al final cuando cerré el libro no me arrancó una sonrisa como me ha pasado con otros libros que también considero buenos. Saludos.

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs