viernes, 19 de diciembre de 2008

Regalate un libro.


Estuve mirando los estantes de una librería concurrida, todos pensando qué regalar para navidad, hurgando las cajas de cds y dvs, hojeando tapas de comics y la lista de best-seller que nunca falla. Señoras atildadas, muchachas frescas y maduros encorvados, tratando de leer con la cabeza inclinada el título del libro que está en el último estante de latinoamericanos. De pronto una vendedora se acerca, veo su rótulo de plástico "Yantal", lo puedo ayudar en algo, of course, mire, ando en busca de algo de Philip Kendric Dick, vamos hacia un rincón, saca un teclado de un hueco, acomoda el LCD y tipea, asoma una lista nutrida, y ¿Ud. cuál quería? No leo los títulos, veo los precios, ay Philip si supieras lo caro que están tus libros, es inaceptable. Ubik, balbuceo, uuhh pero en este momento no tenemos ese ejemplar, menos mal pienso, $95, ni en pedo. Gracias, rumbeo para otro sector del local que, sin quitar méritos, como han laburado estas chicas, trepadas sobre escaleras tijeras, atando piolines, vistiendo viejos canosos, apilando libros de Auster, Allende, Aguinis, Martínez y no pude memorizar a otros yankys. En el local prevalece el enchapado en roble por lo que se puede respirar un ambiente pulcro de absoluta legalidad para un asalto a los consumidores. El piso está cubierto por una alfombra azul, da gusto pisar y sentirse devuelto hacia arriba como en bandeja. En una esquina hay un mueble con varios títulos de libros de bolsillo, tienen su onda, son prácticos, se pueden llevar a la cama, no se rompen, caben perfectamente en una canasta con el termo de agua caliente, el mate y los bizcochos y lo que es importante, su papel tono mate no refleja la luz. En eso andaba cuando desde uno de los fabulosos bafles de música comienza a sonar un tema de Diana Krall, que no es de ella pero qué importa, Fly me to the moon, y la chica con la etiqueta de Yantal, camina hacia mi con cara de quiero bailar y la música se presta, entonces meto la mano derecha en su cintura de casi teenegers, con temor, y ella acomoda las suyas donde deben ir y gira la cabeza mirando los cristales que dan al exterior donde una rubia escotada vende C4( Citroen) con labia propia del espíritu santo y damos varios vueltas.  Es un baile inocente pero placentero aunque pensándolo bien, soy prejuicioso y hasta me da un poco de verguenza hacerme el gentleman, todo esto pienso, porque no miro a la chica, ella debe andar enfrascada en lo suyo, ¿qué pensará?, me parezco a su padre, un tío o un profesor de derecho romano. Esta música es genial y la pieza está por terminar, miro hacia abajo, buscando mis zapatos pero calzo Adidas de tenis, mejor elijo Spider, le va a gustar., no lo leí pero parece ser un buen libro


LAS FOTOS NUNCA SON MÍAS

15 comentarios:

Strika dijo...

Gran rola la de "Fly me to the moon". Es de mis favoritas, pero sobre todo interpretada por Frank Sinatra.
Muy divertida tu entrada, Mariano.
Un saludo
:)

Cordelia dijo...

"Fly me to the moon" por Frank Sinatra, quién más podría interpretarla así.
No sea prejuicioso! Qué importa que se parezca al padre, al tío o al primo segundo?
Prácticos los libros de bolsillo, si los hay, y acompañados de mate y bizcochitos, un lujo. Y las Adidas ni hablar...mucho más cómodas que los zapatos. Relájese.
Muy buen relato. Qué tal el libro, ya lo empezó?

e. r. dijo...

jaja. buenísimo. le recomiendo corrientes para regalar libros! hay ejemplares fanatasticos a precios irrisorios. es imposible saber cómo es que se acomodan los precios, por cierto. 40 pesos en el ateneo y 5 por ahi. de paso le cuento que sobre pueyrredón un librero de usados me regaló ubik, je, bastante hecho pelota pero regalo al fin. linda imagen la del baile. saludos

Cristian dijo...

Hola Mariano,

Anecdotario fabuloso. Es el espíritu de la navidad y el desconocimiento de las "Yantales" que pueblan las librerías contemporáneas. El librero quedó para esas librerías con olor a encerrado, como las de la Avenida de Mayo.

Buen texto
Abrazo

R. dijo...

Tranquilamente puede Ud. Mariano, prescindir de fotos propias, ya que sus posts son ricos en imágenes.

Saludos,
R.

Andrómeda dijo...

Muy bueno, tengo varios títulos pensados para regalar (de bolsillo), pero resulta que siempre quiero regalarME:
La muerte de arturo, de Thomas Malory, o Viaje al oeste, las aventuras del rey mono (ambos de Siruela). Ahora he de meditar si regalo o me regalo... Mmmm, creo que tengo unos bizcochitos que se verán muy bien envueltos en celofán. :)

Saludos!

mariano skan dijo...

Strika: no me vas a decir que la rubias Daiana no entona la cancióna al pelo?

Cordelia:el libro era para regalo, la empleada de la librería muy eficiente y todo lo demás es imaginería. De todos modos no se puede decir lo mismo de la practicidad de los libros de bolsillo.

e.r: soy de sur,de Cipolletti, las librerías están buenas pero en baires están las factorías y hay mucha gente que deja de leer y vende sus libros en parques y plazas.

Cristián: hace poco cerró una de esas librerías que tenían un gato remolón que se paseaba por toda la vidriera y dormía todo el dia con fondo de cuartetos de Mozart, le dedicaron una página en un pasquín de la zona.

Gracias R. pero las imágenes le dan otro sentido, no sé si al texto o a la imágen, o a los dos y esto se convirtió en un trabalenguas.

Thomas Malory? investigaré. Los títulos que Ud. nombra son sugestivos.



saludos a todos

María dijo...

Qué risa con lo de los precios!! 95$...¿en serio? Bueno, ni que los precios aquí fueran más bajos...La librería debía de ser preciosa, pero menos abarrotada. Me ha gustado mucho la lectura de esta entrada. Tiene ritmo y engancha...
Saludos y Feliz Navidad!!

Ojaral dijo...

Pero qué cacho de elegancia, don Mariano! Ese pasaje de la compra al baile es una maravilla, digno de Nabókov, mire lo que le digo.
Los libros, como dijo Ever, siempre usados o en saldo.
Saludos!

Cordelia dijo...

Pero, claro, no dudo ni por un instante de su imaginación.
Lo mío era puro sentido del humor pretextando que todo aquello fuera cierto (aunque en la mía, en mi imaginación, lo era)
Un beso.

Bárbara dijo...

Fly me to the moon debe ser uno de mis temas favoritos, "déjame jugar con las estrellas...por favor, sé real". Muy buena tu entrada.
Saludos!

Cristian dijo...

Mariano,

Decime cuál librería cerró para hacerle los debidos honores.

Leox dijo...

Segui tu consejo y regale Chiquita el ultimo premio alfaguara.

Humanoide dijo...

ay, su post me toca de manera personal y no sabe cómo... uf... librero, menuda profesión vine a elegirme... ojalá en la librería en la que yo trabajo pusieran a diana krall, aunque sea cantando una canción que, inevitablemente, me remite a evangelion. Pobre sinatra, qué diría si me escuchara. Philip Dick, menudo engorro. Philip Dick es el estigma de mi bolsillo. Le odio, le odio. No tiene idea del dinero que me ha hecho gastar ya. ¿Ubik $ 95? Quisiera decir que no y no, pero, la verdad, se los vale. Ubik. Librazo.

Bueno, nada. Aguanten las vendedoras teenagers que se prestan pa la joda.

La próxima vez, invítela a un brindis.

Saludos.

mariano skan dijo...

Ando con problemas en la compu, se llenò de troyanos y virus, un buen momento para instalar todo de nuevo, asi que asi ando, en algunos sitios puedo escribir algo en otros la màquina se emperra y no hay caso.

gracias por pasar saludos a todos y felicidades

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs