martes, 28 de octubre de 2008

PLAN DE LECTURA


--> --> --> -->
Hace tiempo que los libros se vienen apilando en la mesa de trabajo y no hay lugar en los anaqueles como para depositarlos que no sea de una forma alterada y azarosa.

Mientras tanto leo desordenadamente cuentos, novelas y artículos de diversa índole y me planteo la posibilidad de encauzar la lectura de ficciones hacia una senda acotada, como otrora tenía, la de leer escritores que escriban en castellano
Es cierto, no tengo amigos que vienen a mi casa y le dicen a mi mujer que, acabe con tanta cerveza y asado, todo lo contrario, ellos alientan mis prácticas espurias del vaso y la verba en detrimento de mis lecturas que, al fin de cuentas solo son bálsamo para mi alma, porque señores blogueros ¿es la lectura una práctica social liberadora? ( ¿qué pasaría si nuestro único material de lectura, por exclusividad y elección, fueran best sellers livianos y revistas cholulas?)O la pregunta debería tomar otra dirección. Es cierto que la gente cree que leer mucho confunde la mente, la atiborra de fantasmas y lleva a un universo paralelo.

Un funcionario del ejército, en tiempos de la dictadura, declaró ante las cámaras y por ende, para toda la posteridad, que las drogas se daban en los ámbitos estudiantiles porque allí se leía demasiado, ergo lecturas=drogas y todo los que el imaginario le atribuye al mundo de los alucinógenos, etc., etc.

Un tiempo atrás vi una película sobre la vida de Reynaldo Arenas, escritor cubano encarcelado por Castro por motivos antirrevolucionarios. El primero y principal de esos motivos era su condición de escritor. Aparentemente, Arenas se las ingenió para sacar de la cárcel un manuscrito entero vía el ano de un travesti- ¿qué lectura alucinada podría hacer un potencial lector de la pluma de un preso político del gobierno de Castro? ¿Cuán profundo y peligroso podría ser? ¿Acabaríamos, los lectores, enloqueciendo cuales Quijanos?

Como siempre, cada vez que comienzo a escribir un post con una idea acabo en otro lado. Pero me vino al dedillo, “Celestino antes del alba” libro escrito por Reynaldo Arenas, es un texto cargado de poesía e imágenes de un país tropical preparándose para un cambio. No lo estoy leyendo ahora, me vino de lejos y se instaló.

9 comentarios:

Strika dijo...

Últimamente los libros sí son una droga para evadirme de la realidad. Espero no terminar enloquecida como Quijano.

Esa película de la que hablas, "Antes que anochezca", me gusta muchísimo. Desde hace tiempo quiero leer el libro en el que está basada.

Un saludo

R. dijo...

A mí me diagnosticaron Literatosis... Me gustaría saber si deja secuelas o daños irreversibles; si se hereda, o se hurta.

Saludos,
R.

...

"Vivir las vidas que uno no vive es fuente de ansiedad, un desajuste con la existencia que puede tornarse rebeldía, actitud indócil frente a lo establecido. Es comprensible, por ello, que los regímenes que aspiran a controlar totalmente la vida, desconfíen de las ficciones y las sometan a censuras. Salir de sí mismo, ser otro, aunque sea ilusoriamente, es una manera de ser menos esclavo y de experimentar los riesgos de la libertad."

Mario Vargas Llosa, La verdad de las mentiras

Marina! dijo...

lo bueno de la adicción a la lectura es que no es perjudicial para la salud. Y puede ser desalienante, hasta de nosotros mismos. Que suerte tiene su mujer, que no le tiene que andar diciendo que afloje con la cerveza y el asado, ja.
Me gusto leerlo,
Saludos.

Ojaral dijo...

Yo no sé si la lectura sirva para algo más que para procurarnos un placer inigualable. Yo no busco otra cosa. De todos modos, prefiero la confusión y la mezcla a las lecturas ordenadas.
Un saludo Mariano!

Me debo un Arenas.

mariano skan dijo...

Strika: yo conseguí únicamente Celestino antes del alba; en la película hacen referencia a esta novela.

R. Si, Vargas Llosa es ese fragmento tiene razón; la apertura de cabeza que dan los libros está demasiado probada, sino recordemos las grandes quemas de libros.

Si Marina, hace dos semanas que ando con un ataque de hígado de grosso tuve que hacer un parate. En cuanto a la lectura es como el dulce de leche, no se puede parar.

Ante todo soy lector un hedonista decía Borges, en gran medida todos lo somos.
Ud. tiene razón DOn Ojaral, el orden ¿para qué sirve en las lecturas?

saludos a todos y nos estamos leyendo

María dijo...

Lecturas desordenadas...vivimos el mismo momento!! Desde mi punto de vista, la lectura da libertad...en muchos sentidos. También escoger lo que leemos, con actitud crítica, nos determina. Yo lo veo como conversar con un amigo o amiga. De cuando en cuando buscas a alguien "peleon", otras veces que te cuente cosas que ya sabes y con quién te encuentras muy a gusto. En otras ocasiones, disfrutar de afinidades y reencontrarte y conocerte mejor...No sé...a mí la lectura me parece uno de los mayores placeres de este mundo. Saludos!! Me encantó la entrada y que se desviara de lo que era en un princio...(también fue sorpresa para ud.)

Andrómeda dijo...

Vaya si me hiciste reír con el segundo párrafo...
Yo tengo los anaqueles ordenados (hace poco mandé hacer uno bastante grande y al fin tengo todo por orden alfabético -separé la literatura hispanoamericana de las traducciones-), pero mis lecturas son completamente aleatorias; dependen de mi estado de ánimo, y de muchos otros factores.
Y yo feliz de dejarme llevar por fantasmas y mundos paralelos, a ver si no termino enloquecida..., (procuraré evitar las novelas de caballerías). :)

mariano skan dijo...

María:es cierto, cada libro tiene su momento aunque haya sido elegido al azar o porque te gustó la tapa.

Andrómeda:lecturas aleatorias, para agregarle un condimento matemático a nuestro caótico mundo pero no por menos feliz de las elecciones literarias.

nunca se los dije, pero esos íconos que tienen como identificación están muy buenos.
saludos

LEOFUMOPIO dijo...

Estimado:

Este es un mal que viene arrastrando hace varias entradas, lo mejor creo yo es leer de a poco. Cuando uno lee varios libros y no termina ninguno se enfrenta a esa sensación de vació , por no terminar ningún libro

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs