martes, 14 de octubre de 2008

LECTURAS

Durante este tiempo estuve leyendo a D F Wallace y a nuestro bien ponderado señor Saer. Lecturas disimiles si las hay pero reconfortantes y novedosa en lo que respecta al primer escritor, recientemente noticia por su univoca decisión de acabar de una vez por todas.

Mis lecturas siempre han sido desordenadas por lo que comencé leyendo los artículos de Hablemos de langostas ( Wallace, Debolsillo) que me han resultado una maravilla, lo recomiendo y sé que no será carga para nadie. No solo se lee de un tirón sino también apunta en una dirección: el desconcierto del lector al intentar clasificar, agarrate Catalina, pero es cierto que cada vez que leemos no estamos con ánimo de clasificar sino de comprender lo que el autor expone y la claridad del texto es tal y su enfoque novedoso, y sus preguntas al aire son dardos que empujan a la sedición, que uno termina diciendo que bueno que hallé este libro, es verdaderamente genial.

Con Wallace el lenguaje y la exploración del sentir norteamericano medio y no tan medio sino un cuarto, adquiere representaciones palpables.¿ Que quiero decir con esta sanata? Que todo lo que vemos por teve es tan cierto como el mismísimo Homero Simpson y, claro¡ con un electorado así de bondadoso cómo no van a gobernar para la mierda a este mundo. Si, el señor Wallace habla de sus compatriotas pero no se queda en ello, también escribe de Kafka, Dostoievsky y la política en el lenguaje. Escribe sobre mucho más y personalmente debo dar varias vueltas sobre los textos.
Acto seguido continué con La niña del pelo raro, relatos. Hay varios blogs que ponderan esos textos mejor que yo, positivamente, así que callaré y solo escribiré que leí tres de esos escritos y seguí con Extinción, otro libro de relatos, muchos más experimentales, mejor planeados y escritos, y si la originalidad del argumento es un carácter que debe tenerse en cuenta a la hora de calificar un texto yo les pongo SOBRESALIENTE.

Saer es palabra mayor aunque todavía no he podido con una de sus novelas del 69, diferente en hechura a El limonero real, Glosa, Lo imborrable y otros textos más o menos difíciles de encarar de prepo. Porque con Cicatrices( ese es el libro al que me estoy refiriendo) no he podido avanzar más que hasta la página ochenta y pico, siendo esta historia de corte lineal, si se quiere calificar livianamente, pero no por eso menos interesante en el universo de Tomatis, Barco, etc.
Saer es algo "serio" y extremadamente detallista como si la realidad estuviera compuesta por millones de puntos "impresionistas" que conforman el mundo de los objetos tangibles y las emociones.

Entonces, a todos aquellos que quieran comprarse un libro de Wallace háganlo sin peros; Hablemos de langostas está muy bien para meter el pie en el agua helada que después bañará tu cabeza y lo digo en serio.

Y con Saer, yo mecho Cicatrices con La pesquisa tal vez agarre viaje de una vez por todas.



8 comentarios:

Ojaral dijo...

Buenas lecturas, che. De Wallace no voy a hablar porque ya lo hice en otro lado. En cuanto a Cicatrices yo creo que lo que puede pasar es que ahí todavía estaba más en deuda con la literatura norteamericana de la generación perdida que con el nouveau-roman. Digo yo, por decir cualquier cosa.
Qué bueno que compartas tus lecturas.
Saludos.

Strika dijo...

Justo hace unos días Ojaral me recomendó un cuento de D F Wallace. Y ahora leo tu entrada. Y bueno apenas hace un mes fue noticia. Así que ya son demasiadas señales. Los voy a añadir a mi "lista de libros deseados".
Gracias por las recomendaciones.
Un saludo.

Bárbara dijo...

No leí nada de Wallace, lo voy a sumar a mi lista de "deseados", veo que no soy la única que hace listitas. Y Saer ya me puse a parlotear sobre él sin decir mucho porque así es la pasión, qué puedo decir, más la explicás más estás hablando de cualquier otra cosa. Lo imborrable también es genial. El primer libro que yo leí de él fue Nadie, nada, nunca y me acuerdo que lo terminé pero me costó muchísimo (hace de esto doce años ya, como pasa el tiempo, acabo de deprimirme) En fin, cuando volví a leerlo me fascinó. A veces es bueno dejar y volver al rato a ver qué pasa con nosotros con el libro.
Bueno, saludos!

LEOFUMOPIO dijo...

Yo estuve a un paso de comprar un de Wallace. Hablando de Wallaces , has leído a Edgar Wallace una maquina.
La foto es de Concepción donde vivo , al lado de esta foto esta la Universidad de Concepción , creo que te gustaría. ¿ Tu conoces Conce?
Saludos Colega , no se en su cuidad , pero por aquí el sol por estos días pega mucho. Ideal para leer en bajo en casa.

Andromeda dijo...

No he leído a Wallace, voy a buscar "Hablemos de langostas". Gracias Mariano. :)

mariano skan dijo...

Ojaral: Buena lectura de Saer, hace poco relojeaba Las cosas de Perec y la verdad que la vida pasa por otro lado, el lugar preciso de la palabra, la realidad como estado puro, y Faulkner es como màs sensación, experiencia, extrañeza.
Creo que me fui al garete.saludos

Strika: si, en el libro de Wallace :Hablemos de langostas hay un artículo titulado La autoridad y el uso del inglés americano, creo que te va a interesar mucho.saludos

Bárbara: Nadie nada nunca me pareció redondita, un poco del noveau roman y otro poco estilo saer, además es una história profundamente desgarradora según palabras del propio Saer. NNN.creo que fue mi segunda novela después de El entenado.saludos

Leo: conozco Cocepción llegué alli a dedo por San Martín de los ANdés y Villa la Angostura, un puente, un río fangoso y ancho, una hermosa ciudad.saludos

Andrómeda; es un libro entretenido y sabiamente planificado además de novedoso e inteligente.
saludos y gracias por leer a todos.

María dijo...

Desconozco a ambos: Saer y Wallace, pero me he anotado títulos...¿me recomiendas alguno por el que empezar? Saludos!!

mariano skan dijo...

Maria: Saer tiene una novela muy buena llamada El entenado creo que con ella es un buen inicio.
Y de parte de Wallace, hay un libro de artículos muy interesante llamado Hablemos de langostas.

saludos

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs