domingo, 24 de agosto de 2008

Pasó una semana y no escribí nada. Todo el tiempo pensando en lo mismo, escribir, como cuando se está enamorado y todo lo que se hace te lleva a pensar en el objeto deseado, y entonces olvidás, por ejemplo, los lentes en la heladera, pero eso fue hace mucho tiempo, digo, lo de estar torpemente enamorado.

Hay un disco de Spinetta que lo asocio con la Elíada. Siempre tiendo a relacionar música con libros o aromas con mujeres, para volver a mis tiempos de muchacho enamorado (un suéter, una bufanda). Ahora un olor puede ser una tarde de verano en un local con aire acondicionado mientras afuera hace 40º, y les aseguro que pasa.

La herida de Paris es el tema de Spinetta que me recuerda al capítulo de la Elíada que menciona el catálogo de las naves, aunque en sí, naves y Paris, no tienen una relación directa ¿o si?. La canción de Spinetta dice más o menos así:" Lenta bruma cansada de dar al muelle, no veo paisaje mas que este mar, que su viento devuelva la vida y la calma que vea sus barcas volver veloz .Tu sombra hiende la distancia es como un pétalo de sal..." y la canción sigue inmejorable, es uno de los temas que más me gusta de "el flaco". Una década más tarde Spinetta y Páez grabarían una canción utilizando esa frase:" furioso pétalo de sal ....."

El tema de Seru Giran, Eiti Leda, también alude al mar y las barcas y a una pasión que se desencadena como una tormenta en el océano, " no ves mi capa azul, mi pelo hasta los hombros, la luz fatal, la espada vengadora, no ves qué blanco soy no ves, no ves qué blanco soy no ves." y para liquidar todo: "quiero quemar de a poco las velas de los barcos anclados en mares helados ..."Héroes, muchachas, espadas, fulgores , parece un poema gótico,¿ existe una clasificación así? Charly, mientras tanto, la remata con "Quiero verte desnuda el día que desfilen los cuervos que han sido salvados"
Es una gran canción, de mar, hielo y fuego.
La foto blanco y negro del disco de Seru Giran muestra a un vagón de tren. No es casualidad, la placa se graba en plena dictadura, y hay temas como "Autos, jets, aviones,barcos, se está yendo todo el mundo..."

Pero me fui de tema.

Escribir, no hacerlo, libros, memoria, en eso andaba.

El capitán Ahab, Robinson Crusoe; en la literatura argentina hay pocas novelas, de las que he leído, que suceden en un barco. A ver: Los premios de Cortázar, El náufrago de las estrellas, ¿qué otras?

Por ahora me quedo con el recuerdo de las canciones y el mar.


8 comentarios:

LEOFUMOPIO dijo...

Lo premios de Cortazar, la leí hace un tiempo y me gusto mucho. Yo tampoco he leído otras novelas argentinas , que tengan como escenario un l barco. En chile podemos encontrar los libros de Coloane o Algunos de Melville que utiliza algunos escenarios del país. No es literatura Argentina, pero creo que el faro del fin del mundo de Verne esta ambientada en Argentina.

En música yo me quedo con Jaime Sin tierra.

Strika dijo...

No sucede en un barco, pero el barco está ahí presente: La invención de Morel.
Saludos :)

mariano skan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mariano skan dijo...

El libro de Melville que repara en las costas chilenas ¿es Benito Cereno?

Claro, La invención....
¿y el libro de Wombrowicz, Transatlántico, que menta Piglia?

Ojaral dijo...

Transatlántico no sucede en un barco, sino en Argentina. Está "Japonés", un buen relato de Fogwill. Pero ya dijo Sarmiento que cuando un gaucho se tropieza con un río, lo vadea. No nos gusta mucho el agua, che.
El de Melville, es Benito Cereno, sí.
No sé si habrá pensado mucho en escribir una entrada como esta pero le salió buena. Me gusta ese divagar de la conciencia por la superficie de las cosas, relacionando temas aparentemente lejanos.
Saludos.

Mónica dijo...

Escribir, dentro de un barco, marea. En la playa, con un trago en la mano y mirando el mar, evoca. como tu entrada.
Saludos,

Angeles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angeles dijo...

Perdón, un pequeño problema con mi "teclado". Decía que así son los pensamientos, de pronto aquí, luego allá.

Me agrada.

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs