domingo, 13 de julio de 2008

EL PASADO DE BABENCO

Cada uno hace lo que quiere con una película, total son pocos los que puedan hacerla, ya sea porque tienen los recursos o porque realmente les da la real gana hacer una película.En fin. Parece ser que Babenco en uno de sus viajes a Buenos Aires compró el libro de Paul, El pasado y como a varios le resultó una buena novela, con aventura, amor, droga, psicodelia, morbo, pintores y un amor al estilo zorrinito, en cada ocasión difícil de Rémini, aparecía Sofía.

Les voy a contar algo, yo no me la imaginaba así a Sofía pero cuando terminó la película acabé encariñándome con ella, su cabello, su voz de cámara hueca y sus frases chanchitas. La traductora... es difícil ser guionista e intentar condensar más de 700 páginas en dos horas de película. S e basan en los núcleos narrativos, pienso yo, en los núcleos que no pueden dejar de estar porque sino el film perdería algo importante del libro original. Sin embargo, una vez que me senté y pulsé play me dejé llevar y a la media hora de transcurrida la cinta noté que a ese ritmo, la película no iba a alcanzar a narrar todo lo que a mi me parecía significativo, a saber: la historia del pintor Riltse y los episodios europeos, los más emocionantes y cinematográficos pero se ve que mi punto de vista como director de cine es malísimo.

Babenco decidió quedarse en la zona. Buenos Aires, lluvia, casa, gimnasio, una buena viejita cachonda ultra caliente que pedía una botella a gritos en el libro de papel.

El pasado me presentó el mundo de Babenco y uno no debería tener tantas espectativas al momento de ver una película basada en una novela tan larga y brillante.

Y porque me agarró esa manía, que ahora pasan por la tv, de ver películas basadas en libros me puse a mirar El resplandor y sin haber leído el libro pienso, que importa si Kubrick ignora la mitad del libro original, que importa si dejó de lado un guiño importante, Kubrick se aleja de la literatura y le agrega color, música y personajes estrafalarios.

Me queda algo claro, la literatura puede dar buenas películas.

No hay comentarios:

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs