domingo, 18 de mayo de 2008

LECTURAS

Este verano leí Derrumbe, la novela de Guebel, que tanta promoción tuvo para bien del escritor, no me pareció sobresaliente. A la par leía un libro con historias cortas de Marcelo Cohen que tuve que dejar porque no las podía digerir, una cárcel en la orilla del mar, el hombre que calcula números primos y otras historias con argumentos sofisticados. Con Marcelo Cohen hay que ir despacio, entrar en su mundo, sondear, tantear y después quedarse.
Para mi cumpleaños mi hermano me regaló el vasto volumen de mas de 700 páginas del mismo autor que abandoné en la página 107. Debo confesar que el argumento de Donde yo no estaba, la novela de Cohen, no es rebuscado como los anteriores pero lo cambié por una historia corta y ágil. Es que la novela de Cohen además de ser extensa es un libro físicamente incómodo para manipular, para nada accesible para llevar a la cama, leerlo tomado de la baranda de un colectivo o en la cola del banco. Ese libro, si o si, hay que disfrutarlo sentado en una mesa o de lo contrario, conseguir un atril para soportar su envergadura.
Sobre Derrumbe se puede decir que es una novela autobiográfica sin muchas aventuras.
Ahora estoy leyendo Baroni: un viaje, una narración al estilo Saer ( y no digo nada nuevo) y de Héctor Tizón: Sota de bastos, caballo de espadas. De este último me sorprendió el diario de trabajo que acompaña al relato. En él se narra las peripecias que vivió el escritor al momento de escribir la historia. Es un diario breve pero intenso. Voy leyendo de la historia propiamente dicha tan solo 30 páginas repletas de un castellano rico ( capirote, yescas, baldaquín, tejavana, ensebados, espliego, escardada, techumbre, dornajos, cubetas,búcaro etc) sensorial. Es una narración estimulante y nueva. Cada episodio es un elemento novedoso adjuntado a una palabra que rescata del desuso.¿Podré terminarla o quedará trunca?

3 comentarios:

Roberto dijo...

Ese libro de Cohen que no pudiste digerir, ¿es Los acuáticos? Yo lo leí hace un tiempo, un tiempo largo ya. Y la verdad que me gustó.
Puse algo acerca de Derrumbe en mi blog. Bah, acerca de Derrumbe y de novelas por el estilo.
Yo al de Chejfec lo terminé con cierto esfuerzo, lo admito.
A propósito, muy interesante tu blog, no hay muchos por ahí tan bien escritos como el tuyo. Si te parece, podemos intercambiar links.
Un abrazo.

mariano sandokan dijo...

Buena idea la de itercambiar links. AHora cómo se hace?
Tu blog tiene muchas certezas. Aún no leí tu artículo sobre la literatura del yo.
Sobre el libro de Cohen me refiero a El fin de lo mismo y Hombres amables.
Cohen no es simple a primera lectura.

Roberto dijo...

Fácil, en la parte de edición/Diseño vas al rectángulo que dice "Links", hacés click en "editar" , pones la url (dirección) del sitio y bajo eso el nombre del sitio agregado. Listo.
Yo ya lo voy hacer con el tuyo.
Ta luego.

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs