domingo, 25 de mayo de 2008

DÍA DE LLUVIA


Intermitentemente llueve, lo que hace que las calles, primero, comiencen a ponerse brillantes como si se les hubiera dado una mano de aerosol plateado. A las tres asomó el sol por un hueco que tiene el cielo. No es la primera vez que aparece por ahí , es como si un herrero con un soplete hubiese echo un boquete para nada prolijo y los bordes quedaron manchados de hollín.


Por suerte cerca de casa hay un parque con juegos.
Arenero, hamacas, toboganes y calesitas de cadenas, esas que giran en un eje cuidadosamente remachado con una pieza que parece un sombrero de latón.
Los chicos se reúnen en una especie de construcción mega juegos que consiste en dos semicírculos enterrados en la arena que se cruzan, como las órbitas de un modelo atómico. Debajo de la bóveda invisible que forman esos hierros se erigen dos escaleras opuestas que se comunican por un pasillo de aproximadamente cinco metros tapizadas por planchas de acero estriado para evitar resbalones, es que esa torre está a dos metros del suelo lo que debe ser un verdadero flash para los niños. De manera que el semicirculo está conformado por un pasillo y toboganes que se desprenden de los costados. Son tres y uno de ellos es curvo. Debajo del pasillo hay un hierro grueso que soporta las cadenas de unas hamacas para bebes.
Ese es el centro de juegos.

Pero la arena con la lluvia se ha puesto pesada y se adhiere a los zapatos convirtiendo al calzado en un mazacote de barro y ladrillo molido proveniente del cantero de las rosas.

El cielo no tiene formas de nubes. Es un tapiz grisáceo con tonalidades diferentes desparramados a lo largo del lienzo claro que despunta tiras de marrón cuando la vista se topa una alameda.

Domingo de lluvia. La hojas amarillentas que no crujen son objeto de examen de unos chicos que la quieren hacer navegar en un charco de aguas color té, infructuosamente.

yo cierro el libro en la parte en la que el giboso vuelve a la casa montado en una mula y a la luz de la lámpara de sebo vuelve a montar a la joven muchacha que es su esposa.

No hay comentarios:

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs