sábado, 5 de abril de 2008

LECTURAS


Me pasa, siempre me pasa que leo más de un libro a la vez y no termino ninguno. Pero esta vez acabé con Kamchatka, de Marcelo Figueras, Alfaguara, 2003. Es un ejemplar que mandó la CONABIP a la biblioteca Rivadavia de la ciudad de Cipolletti sino, hubiese sido extraño que estuviera en sus estantes.
380 páginas de ficción, estaba en mente leerla después de haber visto la película homónima. Ya van tres veces que la veo, una por iniciativa propia y dos con alumnos de quinto grado. Resultado final: bien¡¡. Pero es un triunfo sin alegrías de película de happy-end. Algunos dirán que tiene todas las mañas de una película yanky, que es una copia, que no tiene valor etc. Otros no se preguntan nada de esto y miran películas como si toda la vida hubiese existido el cine y es la única forma en el que puede existir. Otro intento de hacer algo con una cámara forma parte de la vanguardia, la locura de los artistas per se y hasta ahí llegaron las indagaciones.
Kamchatka libro y Kamchatka película fueron concebidas al mismo tiempo. Es lo que se desprende luego de leer los agradecimientos. ¿Cuál es la diferencia entre ambas? Para mi la película es superior. Al menos hay relaciones que se establecen en el film que la novela no tiene y viceversa, pero las de la cinta aportan más significados a la trama que las del libro.
Hay un capítulo de la novela que me gustó sobre todos:77 una visión. La ausencia de la casa en presencia de un sapo, la quietud de las ventanas, los ruidos, toma tonos de una historia fantástica.
Sin embargo la película tiene un punto en contra, las imágenes están pasados por el tamiz de la cámara. Nunca me hubiera imaginado el campo de Dorrego como el que aparece en la película. Pero la idea se respeta. Prófugos del horror, tratando de no convertir la vida de los chicos en una salvaje corrida.
El tono del narrador es intimista. Vuelve siempre a un mundo particular lleno de referencias : marcas de productos, historietas, películas etc. El mundo literario se despliega cuando comienza a narrar historias de astros, dioses, guerreros, magos y reyes. La escuela siempre tiene mucho material para aportar que no tiene que ver con los que impartió. Y es que un niño sólo tiene en mente el juego y la escuela, aunque ésta nunca le hubiese gustado.
Hay libros que para apreciarlos se debe haber vivido algo similar o en una época determinada. Creo que todos aquellos que vivieron su infancia entre 1976 y 1983 , encontrarán más que ecos, cascadas y paisajes reincidentes. El propio TEG guiña la primera vez que asoma en la páginas o el vaso de Nesquick.
Acabé el libro Kamchatka salteando páginas. Algunas las hallaba aburridas. Pero luego volví a ellas y no eran lo que pensaba.

2 comentarios:

mythos dijo...

Hola Mariano S. Acepto con mucho gusto tu invitación a la visita de tu blog. Por lo que he leido tienes algo en común conmigo, muchisimas veces he comenzado a leer varios libros al mismo tiempo y en raras ocaciones llegaba a terminar uno, pero cuando comence por la historia romana la cosa cambió. Creo que podemos encontrar puntos en común para conversar, si tu quieres, o discutir, no se. Creo que he sido afortunado. Gracias por tu mensaje.
Mythos.

Daniel Rico dijo...

Hoal mariano:

Muy bueno tu blog, no te preocupes si al principio no tienes tantas visitas, te recomiendo empezar contándoles a tus amigos y conocidos y veras como pronto se formara uan cadena de lectores.

Yo, ahora mismo estoy leyendo una biografía de Atanacius Kirchner, en el colectivo al trabajo; Dali por dali, a la tarde y al irme a dormir el pabellón dorado de Mishima.

un abrazo y no cejes.

De un paseo por los blogs

De un paseo por los blogs